30 septiembre 2010

El infierno de Marga

«No sé si Ulises en su bajada a los infiernos se amedrentó tanto». El pavor lo confiesa Margarita Ramírez-Montesinos, que para quienes no lo sepan es la mujer del histórico líder del socialismo onubense Carlos Navarrete. Su escrito sale hoy publicado en la sección de Cartas al Director de El Mundo Huelva Noticias, donde Marga detalla lo que ha visto y temido a lo largo de las eternas semanas que suma ya junto a una cama de la UCI del Hospital Infanta Elena de Huelva capital, acompañando a Carlos. «Un pellizco me agarrota el corazón al observar en un espacio muy reducido seis o siete camas en paralelo separadas por una cortina blanca. En la cabecera de cada una de ellas, monitores de la más alta técnica van informando de las constantes del paciente, y en una mesa reducida, cirujanos anestesistas, intensivistas y todo el personal sanitario adscrito a esta unidad, afanosos, expectantes, solícitos, auténticos profesionales, tratan de espantar la muerte agazapada en la almohada de cada enfermo crítico».
«Son los héroes modernos que realizan contra ella un combate singular en un campo desigual. Pues el recinto en el que se mueven es propio de un hospital de un país subdesarrollado ya que el hacinamiento de las camas favorece el pulular de gérmenes contentos que saltan festivos del lecho de un enfermo a otro, transmitiendo de esta forma infecciones cruzadas. La política institucional de la Junta, en lo que se refiere a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Elena, es caótica. Hay crisis, hay que reducir gastos, pero no a costa de los enfermos críticos que yacen como clandestinos en este lugar tan sombrío y tenebroso como los infiernos de Ulises».
No recuerdo otro alegato más puro, honesto e inaplazable en defensa de la dignidad de la sanidad pública. Y digo más: los responsables del SAS no lo deberían haber sido nunca si siguen blandiendo excusas para lavarse las manos ante el desastre absoluto al que llega la atención clínica en algunas de sus dependencias. No hay derecho a que estas cosas pasen en pleno siglo XXI y con un Estado social como el descrito en la Constitución Española desde hace ya unas cuantas décadas. Pero a la vista queda que los derechos no se tienen: se reclaman. Y que, con Marga a su vera, los de Carlos Navarrete están garantizados por siempre.

Etiquetas:

5 comentarios:

Blogger Doria ha dicho...

Es verdad, por más que tengas alguien de tu confianza, medico, auxiliar o enfermera, te alertan de ese peligro, aún así confío en nuestra sanidad, mejorable, ¿sostenible?, eso ya es otro cantar.
Desde aquí, un abrazo a Carlos con los mejores deseos y un beso muy fuerte para Marga.

30 septiembre, 2010 12:25  
Blogger Gloria ha dicho...

¡Pues tiene más razón que un santo en lo que reclama! ¡No hay derecho, no!

Está visto que en éste país el que no llora no mama, así ha sido siempre y al parecer sigue igual en nuestros días.

Reclamemos entre todos una sanidad digna, porque hoy les ha tocado a ellos, pero mañana nos puede tocar a nosotros.

Un beso, Manolo.

30 septiembre, 2010 15:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido Manolo: gracias por el celo en la publicación del artículo, gracias por tus adecuados y correctos comentarios. He sido tan sólo la mano que ha escrito al dictado de la mente de Carlos, sabes que es un hombre rebelde que reindivica en este caso el derecho de todos sus compañeros pacientes, no únicamente el suyo. Cuando se despierte lo celebraremos todos juntos con creces. Un abrazo muy fuerte. Marga

30 septiembre, 2010 18:47  
Blogger José Mora Galiana ha dicho...

Recordar, querida Marga, que Carlos Navarrete fue un decidido impulso de aquel famoso "libelo" (de UGT/PSOE) sobre el Mapa Sanitario de Huelva que dió origen a cerrar aquel Hospital de Campaña que era "El Agromán" de Manuel Lois.

En aquel entonces, también mi mujer -como una troyana en la cuarta planta, de medicina Interna - me empujaba a terminar la redacción del dichoso libelo, consciente de que vendría después el Juan Ramón Jiménez y el Hospital Comarcal de Ritinto. Pero también ella denuncia hoy la mala gestión de la salud pública después de tanto trabajo y tanta inversión e infraestructura...

Un abrazo, un grato recuerdo y un deseo: la salud y la justicia por la que tanto luchastes tú y luchó Carlos Navarrete

José Mora Galiana

30 septiembre, 2010 22:40  
Anonymous Anónimo ha dicho...

parece mentira leer esto.
quizas tenga que ponerse malo el señorito javier,que tambien le toca ese hospital, bueno, igual a él no.

deseo y espero que marga celebre con carlos su recuperación.

me sigue pareciendo mentira...

04 octubre, 2010 21:10  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal