17 febrero 2007

La delación

Me llamó hace sólo unos días un buen amigo de la Cuenca Minera para enumerarme los coches de Egmasa que llevaban horas agolpados a las puertas de la antigua MRT con alguien de la Dirección General de Minas a la cabeza, reclamando por las buenas el acceso a las instalaciones con la nueva seguridad privada contratada por el golpista Luis Arias para la colonial Mantesur Andévalo. La escena habla por sí sola del problemón latente que tenemos en la vieja mina y, por extensión, en toda esa comarca, repleta de zorros en tiempos de gripe aviar. Entro casi a la par en el valiente blog La Otra Mirada de Zalamea, y me doy de bruces con una noticia publicada por Heslinn que deja patidifuso sólo con su arranque: «La empresa Mantesur Andévalo SL, actual propietaria de las minas de Riotinto en Huelva y filial de la multinacional Trafigura Beheer BV, fue responsable del vertido producido el pasado verano por el buque Probo Koala en Costa de Marfil (provocó la muerte de siete personas y 26.000 afectadas) y también lo es de las operaciones de especulación urbanística que se están ejecutando con los terrenos de las citadas minas». Como usted, me froto los ojos y sigo leyendo: «Esta relación ‘no es casual’. Ambas filiales poseen negros puntos en su historial. La primera, gestionada por su representante en España, Carlos Estévez, no está exenta de denuncias a causa de estafas realizadas a distintas empresas en relación con la gestión de los terrenos de la Cuenca Minera de Riotinto; y la segunda, la multinacional suiza, tampoco se libra de incidencias, tras diversos accidentes de vertidos de sus buques, afamados por su ‘antigüedad y deterioro’. Un nuevo fraude ha vuelto a levantar la polémica en torno a la compañía de Estévez. Esta vez ha sido la empresa suiza Shorthorn Limited quien la ha denunciado por estafa y apropiación indebida después de haberle entregado hasta 12 millones de euros para poner en marcha de nuevo la producción minera. Sin embargo, Shorthorn Limited no ha recibido aún ni un gramo del cobre prometido, acusando de esta forma a Estévez de ser el artífice de la desaparición del dinero. Lo más curioso de todo esto es que la Junta de Andalucía, desde que se desmanteló la mina, ha mantenido una negativa tajante a reabrir la explotación minera». Digo yo que esto sí que merecerá algún tipo de comentario por parte de quien sea, ¿no? Alguna puntualización o algún desmentido tajante para que la gente no esté a la expectativa de enterarse, en cualquier momento de la delación, de quién mató realmente a Manolete en Linares.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 17 de febrero de 2007

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal