20 enero 2007

Politización

No sé si estarán siguiendo en la lontananza el follón bárbaro que se ha armado a cuenta de la remodelación de cargos directivos de Unicaja. Hasta ahora, se puede decir que la gestión de la caja de ahorros malagueña —capitaneada por el listísimo Braulio Medel— había venido siendo una balsa de aceite pese a lo difícil que resulta contentar a todo el mundo y, más aún, al conjunto de la clase política de esta región y de este país. Como vicepresidente ejecutivo, los populares mantenían desde poco después de que entrara Aznar en La Moncloa a Mariano Vergara (de la cuerda de Miguel Blesa, el presidente de Cajamadrid), así que a nadie extrañará que, en 2007, el líder del PP andaluz, Javier Arenas, se haya atrevido a plantear la necesidad de proceder a su relevo alegando motivos generacionales, porque tampoco esto es una gerontocracia. El caso es que ni a Medel ni al PSOE les hacía gracia ni la salida del manso Vergara ni que su sustituto fuera el diputado nacional del PP Manuel Atencia, antiguo portavoz de la oposición en el Parlamento andaluz. Y como los pulsos siempre los ganan los más fuertes, los socialistas han decidido dejar sin funciones ejecutivas al nuevo vicepresidente popular. Lo curioso es la razón que airean sin el menor sonrojo, como creyendo que el eco de sus palabras no va a recorrer todo el litoral andaluz: que el problema por el cual se van al carajo todos estos años de entente cordiale es que —agárrense— Atencia, el sustituto de Vergara propuesto por el PP, tiene... ¡perfil político! Pero vamos a ver, ¿no son ustedes los mismos que nombraron y renombraron vicepresidente de El Monte ni más ni menos que a todo un secretario de Organización del PSOE de Huelva como Mario Jiménez, que rara es la semana que no firma un convenio de colaboración con quien haga falta? ¿En Málaga no y aquí sí se necesita una caja politizada? ¡Pero qué broma es ésta, señores! ¿Por quién nos toman? El PP se podía haber hinchado durante estos días de subrayar esa sangrante contradicción, de la que son plenamente conscientes muchos militantes y dirigentes del PSOE onubense que, si estuviera en su mano, desde luego que no habrían permitido tanta acumulación de poder y de cargos en una sola persona. Pero ahora los populares no saben dónde meterse, porque tuvieron la ocurrencia de proponer hace 72 horas para consejero de Unicaja al alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón, el mismo que ayer tarde quedaba en libertad bajo fianza acusado de varios delitos urbanísticos tras el mitin-almuerzo de Rajoy en Marbella, el pañuelo del mundo... Por cierto, ¿intervendrá algún día la Justicia en esta provincia?
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 20 de enero de 2007

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal