21 diciembre 2006

Distancias emocionales

Me desperté ayer con la noticia del accidente de autobús sufrido por un grupo de aficionados del Recreativo camino de Madrid, y lo primero que hice fue conectarme a internet para ver qué había ocurrido exactamente, qué pudo provocar tamaña tragedia. Instintivamente entré en las páginas digitales de los principales diarios deportivos españoles. Primero en el As, que doy fe de que, cuando empiezo a escribir esta columna, a las 10.34 horas, aún sigue abriendo con el homenaje que a las nueve de la noche estaba previsto que le brindara el Santiago Bernabéu al futbolista italiano Fabio Cannavaro, fotografiado sonriente ante un espejo y bajo la leyenda «Defender es un arte». En una sección de destacados, titulan con «Piden aplazar el Madrid-Recre», y sólo abajo se precisa que el chasco se producía «tras la muerte de cuatro seguidores del Recre en un accidente de tráfico». Tecleo, aún perplejo, la dirección electrónica del Marca, que sí abre con «Tragedia mortal en el Recreativo» y un pequeño resumen de lo sucedido durante la madrugada más triste. Sólo en el último renglón se apunta que el presidente del Recre, Francisco Mendoza, ha solicitado el aplazamiento del partido. Previamente se precisa, entre otras menudencias, que son cuatro las personas que han muerto en la colisión del autobús con un camión en la autovía A-49, y que también hay una quincena de heridos graves y otros 22 leves.

***

«Si un día estalla el Polo Químico, pondrán en un breve en página par que Huelva ha desaparecido», solía decir en chiste el compañero Paco Muñoz. Miguel Mihura, por su parte, mantenía en sus memorias que lo que «el humor pretende es que, por un instante, nos salgamos de nosotros mismos, nos marchemos de puntillas a unos 20 metros y demos una vuelta a nuestro alrededor contemplándonos por un lado y por otro, por detrás y por delante, como ante los tres espejos de una sastrería y descubramos nuevos rasgos y perfiles que no nos conocíamos». ¿Han reflexionado alguna vez sobre la distancia emocional que seguimos sufriendo en pleno siglo XXI los onubenses, que parece que fuéramos vistos como medio portugueses, medio marroquíes desde los centros de poder político, económico, mediático y hasta futbolístico (¡Villar, dimisión!)? Mi más sentido pésame a los familiares de las víctimas y a todos los heridos. Y al Decano, porque desgraciadamente ésta ya no podrá ser la mejor temporada de su Historia.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 21 de diciembre de 2006

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal