02 diciembre 2006

Tiro errado

Este pasado martes, el bravo ugetista Juan Sebastián Delgado se negó en redondo a hablar con Francisco Ruiz Roldán, uno de los mejores periodistas que trabajan en esta santa y pía casa. «No hago declaraciones para EL MUNDO», se limitó a decir este sindicalista de perilla cuando Paco le pidió que valorara una de las últimas sentencias del juzgado de lo contencioso-administrativo número uno de Huelva, que ha concluido que el Ayuntamiento de la capital «actuó en todo momento cumpliendo con la normativa vigente» al fijar las bases de la convocatoria de 31 plazas para la Policía local, por lo que se desestima de plano el ruidoso recurso que presentó en su día la UGT. Evidentemente resultaba interesante desde el punto de vista informativo saber si Delgado estaba de acuerdo con el fallo, si no lo compartía de cabo a rabo pero sí lo acataba por eso de que estamos en un Estado de Derecho desde hace 28 años o si en realidad Jorge Puente y sus compañeros se han conjurado definitivamente y están por la labor de recurrir hasta el TSJA ¡y más allá!, en plan Buzz Lightyear, para seguir enfangando la actualidad consistorial a medio año de las elecciones. Pero nada, Juan Sebastián como la Campanario: lo que se dice ni una palabra. Las exclusivas, las revelaciones más embarazosas, las fotos de portada con la pancarta de clase, para el Hola amigo, ¿verdad? Pues nada, buen hombre. Con su pan se lo coma. Más vale parecer un idiota y permanecer callado que abrir la boca y confirmarlo, ¿no? Si ésa es la máxima que practica la totalidad de la clase política onubense, ¿cómo no va a hacer lo propio el representante del sindicato más politizado de Huelva? En cualquier caso —y se lo digo en mi condición de otro currito más de los que trabajan por cuenta ajena; y a Dios gracias—, creo que haría bien el compañero Delgado en ponerse por un momento en el pellejo del periodista de raso que, para hacer bien su trabajo, contacta con un cualificado representante de los trabajadores y tiene que ver como el muy gilipollas le dice que no le hace declaraciones. ¿Se han llegado a plantear los amigos de UGT si no será por este tipo de detalles tan lamentables por lo que los sindicatos mojan tan poco en las redacciones de los periódicos y, en general, en todos aquellos medios de comunicación libres de funcionarios deseandito de picar billete y de aspirantes a serlo? ¿Te crees, Juan Delgado, que a gente como tú la podría votar —con uve— un redactor como Paco en unas elecciones? ¿Cómo va a defender a un periodista quien se dedica concienzudamente a boicotear su trabajo? Por eso yerras tu tiro, como el resto de tipos y tiparracas que dominan lo Público en Huelva y que debieran aplicarse el cuento.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 2 de diciembre de 2006

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal