20 noviembre 2006

Toda la verdad sobre la lista del PSOE de Huelva

Crisis abierta en el PSOE de la capital tras imponer Barrero la candidatura de Parralo

Parralo amenazó con dejar la candidatura si no entraba Andrés Bruno y salía Alejandro Márquez

Por FRANCISCO RUIZ ROLDÁN

HUELVA.— La candidata socialista a la Alcaldía de Huelva, Manuela Parralo, llegó a amenazar a la cúpula del PSOE con tirar la toalla si no se aceptaban sus imposiciones a la hora de cerrar la lista en relación a tres nombres: Andrés Bruno Romero, Manuel Gutiérrez y Alejandro Márquez.
Según ha podido saber EL MUNDO Huelva Noticias, Parralo acabó forzando al partido a aceptar sus demandas poco antes de que diera comienzo en el campus del Carmen la asamblea extraordinaria de la agrupación local.
En la cita que el secretario general del PSOE, Javier Barrero, vendió como «ejemplo de democracia», la militancia de base mostró su descontento por la «falta de democracia interna», ya que la propuesta no se sometió a votación.
De hecho, a última hora de la noche de ayer, un «numeroso» grupo de militantes perfilaba durante una reunión el contenido de un comunicado de protesta que tienen previsto hacer público hoy y que evidenciará el cisma en la agrupación de la capital.
La historia de la imposición de Parralo, asumida finalmente por la direccción del PSOE, se remonta a la noche del viernes. Barrero, el secretario de Organización del PSOE, Mario Jiménez; el secretario local, José Juan Díaz Trillo, y la propia Parralo habían alcanzado un acuerdo sobre una lista que incluía a Alejandro Márquez, colocaba en el número cuatro a José María Benabat, coordinador de campaña, y relegaba al seis al delegado de Educación, Manuel Gutiérrez.
De madrugada, la también vicepresidenta de la Diputación puso en conocimiento de los mandos del partido que no estaba de acuerdo con la lista porque quería incluir al arquitecto Andrés Bruno Romero en lugar de Alejandro Márquez e intercambiar las posiciones entre Benabat y Gutiérrez.
El debate quedó pospuesto para la mañana de ayer. Sobre las nueve dio comienzo una reunión de la Ejecutiva Local, todavía controlada por José Juan Díaz Trillo, en la que se desaprueban los cambios propuestos in extremis por la candidata. Finalmente, se acuerda el trueque para subir al delegado de Educación, pero se sigue apostando por mantener a Alejandro Márquez, uno de los más fieles escuderos de Díaz Trillo en los últimos años.
Es en este punto en el que Manuela Parralo amenaza con dejar la candidatura si no se acepta la entrada del arquitecto Bruno, al que el PP vincula en Gibraleón con su marido, José Álvarez Checa. Minutos antes de que comience la asamblea, confirmaron las fuentes consultadas por este periódico, surte efecto la amenaza y se cierra la lista con sus imposiciones.
Imposiciones que el partido asumió como suyas hasta el punto de no aceptar la propuesta de militantes de base de efectuar una votación secreta sobre la candidatura. La justificación de Barrero fue que la presidenta de la mesa de la asamblea, Maite Camacho –número 5 en la lista–, así lo decidió. «Ha sido por aclamación y el problema es de los compañeros que no han aceptado esta decisión», remarcó.
En cuanto a la lista, finalmente no hubo ningún fichaje bomba. La candidatura de los socialistas da cabida a un parlamentario, Manuel Alfonso Jiménez –número dos–, dos senadoras, Cinta Castillo –en el tres– y Maite Camacho –número cinco–, y dos responsables de la Junta: el delegado de Educación, Manuel Gutiérrez –en el puesto cuatro– y Elena Tobar, coordinadora del IAJ, que se queda también en puestos de salida, en el siete.
A estos rostros nuevos se suman los de cuatro de los actuales concejales del grupo socialista: José María Benabat –en el seis–, José Fernández –en el ocho–, Andrés Bruno –en el diez– e Irene Tato –en el 13–, que podría marcar la frontera entre quedarse fuera o entrar en la corporación.
Parralo también ha posicionado en puestos de salida –en el nueve– a Maribel Franco, psicóloga de profesión, coordinadora del Plan Integral del Distrito V y una de las «dos o tres independientes», según Barrero, y a Manuela Serrano –en el once–, jefa de servicios en la Delegación de Obras Públicas.
Francisco Sánchez, jefe de Servicios Generales de la Diputación y presidente de la junta de personal, ocupa el puesto número doce, mientras que Francisco Baluffo, líder de las Juventudes Socialistas, se queda en el catorce.
A estos nombres se añaden los de los presidentes de las asociaciones de vecinos de Marismas, Matías Lazo (veinte), o Luis Miguel García (veinticuatro).
Otro de los integrantes de la lista de Parralo es Manuel Aranda –veintidós–, quien curiosamente ha estado encabezando la lucha de la Plataforma contra la Subida de Impuestos.
Parralo dijo que es una lista «fuerte y contundente» y, sobre la asuencia de Alejandro Márquez, precisó que «algunos tenían que quedarse fuera».
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 19 de noviembre de 2006

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal