13 noviembre 2006

¿Por qué no?

Si ya lo hacen los parlamentarios andaluces y los cargos públicos de la Junta, incluidos todos los delegados provinciales, ¿por qué no podemos aspirar los ciudadanos onubenses a que todos los alcaldes y todos los candidatos de la provincia de Huelva, sean del partido que sean, hagan públicos sus patrimonios y las participaciones de que puedan disponer en las sociedades limitadas más variopintas? Y quien dice alcaldes, quiere decir también concejales en el gobierno y en la oposición, diputados provinciales, presidentes de mancomunidad... ¿Qué mejor fórmula se puede plantear en tiempos tan difíciles como los que nos está tocando vivir para despejar cualquier sombra de duda sobre la honestidad de la inmensa mayoría de esos hombres y mujeres que, por pura abnegación y sentido del servicio público, decidieron un buen día dar el difícil paso al frente de entrar en política? El camino ya lo abrió hace algo más de un año el Parlamento andaluz. El que, por ejemplo, quiera conocer el capital que ha logrado reunir a lo largo de su vida el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, puede asomarse cuando lo desee al portal de la Cámara autonómica y pinchar donde debe. O el que quiera saber qué coche conduce el parlamentario socialista Mario Jiménez. O lo que le va a quedar al ex secretario general del PA Miguel Romero cuando finalicen la legislatura y los blindajes. O lo que tiene ahorrado en el banco el delegado del Gobierno andaluz, Justo Mañas. Así las cosas, ¿por qué no vamos a poder conocer cómo les está yendo en la vida a los alcaldes o a los concejales de Urbanismo de todos y cada uno de los municipios de la Sierra, del Andévalo, del Condado o de todo el frente litoral onubense? He llegado a ver algunas iniciativas en este sentido, curiosamente siempre planteadas en la esfera municipal y por los partidos de la oposición. En definitiva, que ni Chaves ni nadie se atreve a plantear ese ‘impulso democrático’ de hacer un listado con los bienes inmuebles, las cargas hipotecarias y la bolsa de valores de que disfrutan sus representantes municipales. Y ello pese al runrún permanente sobre la corrupción urbanística que tanta credibilidad está restando a las instituciones democráticas. Con iniciativas valientes como ésta, quizá el problema podría cortarse de raíz. Pero aquí a lo más que se ha llegado es a que Barrero amenace en plan hacker con saturarnos el buzón electrónico con escalofriantes dossieres económicos de los candidatos del PP. ¿Por qué no nos adjunta, de paso, las cuentas familiares de Manuela Parralo y de todos sus alcaldes? ¿Nadie puede empezar esta limpia imprescindible para la regeneración del sistema?
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias de 13 de noviembre de 2006

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal