18 octubre 2006

Ojo con Pacheco

Cuidado con el PSA de Pedro Pacheco en Huelva, y permítanme explicarme antes de soltar sus carcajadas en mi correo electrónico (se lo recuerdo una vez más, para los insultos y tomatazos: manuel.becerro@elmundo.es) Hasta ahora, prácticamente el único referente onubense de este grupúsculo organizado que surgió de la enésima escisión del andalucismo lo personificaba Pedro Rodríguez Casero, un antiguo y prometedor dirigente local del PSOE al que el listillo de Felipe Pérez Pérez traicionó en Villalba del Alcor al no darle el prometido relevo para la lucha por la Alcaldía en las ya lejanísimas (¿lo recuerdan?) elecciones municipales de 2003. Con un dinerito que vete tú a saber de dónde salía, al joven Pedro Rodríguez —el nombre tiene su gancho, ¿verdad?— lo hemos visto todos estos años (aunque sin esa perilla de latin lover) cada vez que íbamos a comprar al Carrefour en enormes carteles pidiéndonos que le echáramos «coraje» para votarle, sin que al final obtuviera muchos votos con una apelación tan retadora, la verdad sea dicha. Pero el invento del antiguo alcalde y actual socio de gobierno del PSOE en el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera sigue ahí, preparado para quien necesite salir en grandes carteles sin querer jugarse los cuartos en el intento. Tengo entendido que tocaron en su momento en Lepe al socialista José Antonio Muriel, que sería, desde luego, un fichaje de campanilla para el PSA y para cualquier partido que entre en liza en los próximos comicios (exceptuando el del referéndum para la reforma del Estatuto, ya sé). Pero aquel intento no parece que pasara de ahí, aunque cualquier cosa cabe esperar en los próximos meses y años de la política lepera, y que cada uno coja lo que acabo de decir por donde quiera. Quien me aseguran que sí podría haber terminado mordiendo el anzuelo de Pacheco es Adela Romero, la ex portavoz del PP en el Ayuntamiento de Niebla, que entre que le gusta esto de la política y que todavía cree tener cuentas pendientes (¿más?) con el alcalde iliplense, el andalucista Francisco Viejo, no parece dispuesta a irse para casa así como así. Todos los gastos corren por cuenta del PSA, evidentemente, que aspira a colocar sus banderas en el castillo condal para dominar el urbanismo, ese departamento codiciado por todos. De confirmarse este rumor que trae el caudaloso río de la política onubense, Adela sería el segundo fichaje electoral de esta plataforma tras el del villarrasero Juanmari Domínguez, que también está decidido a devolverle al PP de Huelva hasta los céntimos por haberle hecho quedar como un pesetero ante la opinión pública. Cuidado, pues, con el PSA, que crece por el Condado.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 18 de octubre de 2006

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal