02 octubre 2006

FUNCIONARIOS, PRINCESAS Y PAPELES

EL ROMPECABEZAS ONUBENSE
LAS PIEZAS DEL PUZZLE
Funcionarios, princesas y papeles




Una de las historias con las que nos volvía a golpear el hígado Fernando León de Aranoa en su última película, Princesas, era la de un anónimo y desalmado funcionario de Extranjería que no dudaba en reclamar a las inmigrantes más tropicales un sexo sádico a cambio de su regularización instantánea. Quien interpretaba a este valiente cacho de cabrón que ofrecía papeles por una violentísima canita al aire era el gallego Antonio Durán, al que muchos recordarán como el simpático Morris del programa televisivo Ole tus vídeos que emitió durante varias temporadas Canal Sur justo cuando la popularización de las videocámaras, en los tiempos de María Castaña y Rosa María Sardá; mientras que el personaje de Zulema, la pobre cubana que terminaba reventada a golpes en una cama, se lo dieron a la portorriqueña Micaela Nevárez.
«Lo que no puede ser es que te peguen diez hostias y tú vuelvas corriendo a por otras diez a la primera que te llaman», le censuraba Caye (Candela Peña) a su compañera de alterne y penas cada vez que concertaba una cita con semejante mamarracho. «No, lo que no puede ser es que no pueda salir a la calle, o ir a ver a mi hijo, porque si sales no entras. Eso es lo que no puede ser», replicaba rabiosa e impotente Zulema, resuelta a aguantar un par de palizas más de este depravado que, con un matasellos y toda la desvergüenza del mundo, se irrogaba en la doliente ficción el derecho de pernada desde los despachos peor ventilados de la Administración Pública.
El ingreso en prisión de un funcionario de la Oficina de Extranjería de Huelva por presuntos abusos sexuales a mujeres inmigrantes sin regularizar —en un utilitario aparcado en Pescadería— añade más crudeza si cabe a la película de León de Aranoa, algo que, particularmente, me pone de una mala leche especial. ¿La razón? Pues que en pleno invierno el que esto suscribe llegó a hacer cola al raso durante más de ocho horas a las puertas de la Casa del Mar, tal y como puede atestiguar un parlamentario andaluz como Iván Martínez. Y todo para ver si algún policía le podía tomar gratuitamente las huellas a mi mujer (argentina de nacimiento y de principios) para optar a esa doble nacionalidad que, como no se apellida Pernía y no lo exige Luis Aragonés, siguen sin concederle tres años y cinco meses después de casarnos.
Allí estuve más de una vez con marroquíes, congoleños, paquistaníes, mejicanas, rumanos, colombianas, chilenos... Y vi, por ejemplo, cómo desde detrás de un mostrador le explicaban a gritos a un analfabeto magrebí (de no menos de 50 años y que apenas si mascullaba el castellano) que rellenara con sus datos personales el impreso oficial si quería la residencia. Ya en Sevilla, en los despachos de la Plaza de España, un funcionario me dijo lo que no había falta que me explicaran: «Es que Huelva es otro mundo. Todas las oficinas de Extranjería de este país funcionan del mismo modo salvo Huelva». Y ahora pasa esto, y me acuerdo de Princesas y pienso en mi mujer y en todas las mujeres que estaban en aquellas colas... Ojalá que el Estado de Derecho sea capaz de demostrar que la venganza venérea de Zulema no era la única defensa posible. Y que nunca más vuelva a pasar; ni esto ni aquello.



DIFÍCIL DE ENCAJAR

Discurso torticero

Javier Barrero ha dicho esta semana algo así como que el PSOE onubense gobierna con tránsfugas por responsabilidad institucional, dejando entrever que su formación hará públicos en breve los fichajes de varios alcaldes andalucistas que empezarán a acudir puntualmente a los congresos provinciales para cantar La Internacional con el mismo objetivo casto y puro, cómo no: el de facilitar la gobernabilidad de aquellos pueblos que, bien por la torpeza del PP, bien por la del PA, están aparentemente sin rumbo político. Se supone que Barrero no piensa para nada en Beas al soltar en una rueda de prensa comentarios de este tipo, porque allí quien cayó fue la socialista Rosa Beltrán a manos de la vieja guardia tras un huevo de meses en los que la inestabilidad del Ayuntamiento beasino le preocupó más bien poco al aparato. Pero lo que no entra en cabeza alguna es que un hombre de leyes como Barrero haga alegremente una interpretación tan laxa de los últimos y taxativos acuerdos antitransfuguistas firmados por todas las fuerzas políticas a nivel nacional, donde se establece con claridad que este tipo de argumentaciones no tienen cabida en el sistema democrático y que a los tránsfugas sólo hay que dejarle abierta una puerta: la de su casa.

El cuento más largo

Se barruntaba algo por ahí y al final ha pasado. En el sudoku presupuestario que acaba de completar el ministro Solbes, el dinero que destina el Gobierno central para el desdoble de la Nacional 435 sigue siendo insignificante pese a la cercanía electoral. Huelva en su conjunto recibirá este año menos de Madrid que en 2005, aunque los nuevos propietarios del chalé del Conquero se han apresurado a recordar la retahíla de inauguraciones que se van a tener que hacer en estos ocho meses. También ha quedado dicho desde la dirección provincial socialista —por boca de Pepe Cejudo, uno de los alcaldes más reivindicativos e interesados en que la obra se lleve a efecto— que nadie puede llamarse a engaño por lo de la N-435, porque ellos eran conscientes de lo despacito que van las cosas de palacio y ya nos habían avisado de que puede pasar toda una década hasta que las máquinas se pongan a asfaltar. En una entrevista que publicamos aquí hace año y pico, el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, daba sin embargo por hecho que en esta legislatura comenzaban unas obras que convertirán a Valverde en el centro logístico de la provincia (Cejudo dixit). Lógicamente, uno de los dos mentía a sabiendas. Pero ¿a alguien le importa esto? Hete aquí el gran problema.


PIEZAS PERDIDAS

1) ¿Qué diputados provinciales van a quedarse sin cobrar las cuantiosas dietas de los consejos de administración de la Caja de Ahorros El Monte conforme a las nuevas exigencias estatutarias? ¿Cómo recompensarán el bolsillo de tanto liberado?

2) ¿Quién consuela al pobre Mario Jiménez, tan partidario de esa comisión de investigación sobre Punta Umbría que sus compañeros de filas han imposibilitado con el rodillo parlamentario dejándole en ridículo?

3) Que aguce los oídos el ecologista Juan Romero, porque últimamente se están escuchando muchos tiros de escopeta en cierta finca de la Diputación muy pero que muy apreciada por los cazadores más políticos.

4) Cierto monolito iberoamericano traerá cola durante la precampaña electoral capitalina...
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 1 de octubre de 2006

Etiquetas: , , , , , , ,

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Por lo que veo los del PP de Huelva son maravillosos.

Me parece que no te querian en el PSOE.

Deprimente tanta crítica.

01 noviembre, 2006 18:03  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Los del PSOE son más, básicamente, ¿no crees? Y en esta provincia no digamos. Muchos además son amiguetes míos, desde antes y desde después de empezar a trabajar (¡oh, pecado!) en EL MUNDO. Otros, lo siento mucho, son gente bastante mala que se divierte matando a gente por el mero gustazo de matarlas, aunque acepto que a ti en concreto no te hayan apuñalado. Pero tú sigue animoso y feliz, sin volver a pasar en tu puta vida por este blog, mirando para otro sitio, que es lo que corresponde al buen ciudadano. No pasa lo mismo con el buen periodista, desgraciadamente, que si vive de algo es de criticar, no de poner flores a los políticos. Y a eso voy a seguir dedicando todos mis empeños, aunque sea por lo maravilloso que encuentro la posibilidad de deprimir a personas como tú. BYES!

01 noviembre, 2006 20:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal