18 septiembre 2006

EL DOSSIER DE LA PROFESORA PARRALO

EL ROMPECABEZAS ONUBENSE
LAS PIEZAS DEL PUZZLE
El dossier de la profesora Parralo
Lo prometido es deuda. Les dije que este domingo les detallaría las claves de la meteórica carrera política de Manuela Parralo, la candidata del PSOE a la Alcaldía de Huelva, así que allá vamos.
El jueves ya comenté -en la Calle Puerto- que fueron decisivos los numerosos almuerzos y cenas celebrados en el año 2000 en el restaurante Farqueo por la verdadera princesa de la política onubense, con primeros espadas como el por entonces presidente portuario, Genaro García Arreciado, o el ex consejero de Obras Públicas Jaime Montaner, todos acompañados de sus respectivas parejas.
Otro habitual en esas veladas era Juan José López Garzón, quien desde la Delegación del Gobierno en Andalucía llegaría a jugar luego un papel principal para la designación de Parralo al avalar personalmente su elección ante el secretario de Organización del PSOE andaluz, Luis Pizarro, y ante el mismísimo presidente de la Junta, Manuel Chaves. Pero volvamos a esas comidas chic junto a la ría, porque en las sobremesas se tomó por costumbre enumerar las ventajas de que entrara en política la mujer del arquitecto José Álvarez Checa.
Se decía que, para acabar con el periquismo, Pepe Juan no podía seguir como número uno. Que se necesitaban caras nuevas y que ella podría abrirse paso sin dificultad en muy poco tiempo por ser mujer -lo cual electoralmente es ventajoso- y porque tenía criterio político para poder aguantar las presiones externas e internas que se desatan en torno a cualquier candidato socialista. Con los hijos talluditos, no tuvieron que insistirle tampoco tanto en que era el momento ideal para coger los estribos de su vida y en que ya estaba bien de aguantar a niñatos en el Instituto de La Orden.
Los comensales se encargaron de trasladarle al líder de los socialistas onubenses, Javier Barrero, la disponibilidad plena de Parralo para asumir responsabilidades institucionales -sobre todo- y orgánicas. De ahí surge su nombramiento como miembro del Consejo Social de la Universidad de Huelva (el presidente era Montaner) por designación del Parlamento andaluz. Es justo entonces cuando empieza a pasarse por las asambleas de la Agrupación Centro del PSOE, por donde antes jamás se la había visto. Además, asume como directora de su centro de Secundaria previa dimisión de su íntimo amigo Manuel Gutiérrez Encinas.
En su equipo pone a Manolo como jefe de estudios y como secretario a Luis Rodríguez Avilés, profesor de Dibujo. Además, contará como hombre de confianza para cuestiones organizativas y pedagógicas con Quique, el orientador del IES La Orden. Asimismo, mantiene una intensa relación de colaboración con la auxiliar administrativa Cinta Retortillo.
El premio a su compromiso le llega en el invierno de 2003 con su inclusión -cantada- en la lista de Díaz Trillo. Entonces, sus promotores políticos le advierten que no puede estar sola en el partido y que necesita rodearse de algunos militantes de confianza. Y como en las bases no encuentra respaldo alguno, ya que sus relaciones habían sido exclusivamente con la cúpula dirigente, les dice a los cuatro compañeros de aula que acabamos de citar que se afilien y vinculen al partido porque ella les recompensará en el momento justo...

DIFÍCIL DE ENCAJAR
Top secret

Manolo Gutiérrez fue nombrado delegado de Educación un mes después de salir Parralo de concejala y gracias también a López Garzón, aún por entonces delegado del Gobierno andaluz en Huelva. Su elección causó auténtico estupor en el claustro de La Orden, donde se le tenía por un hombre muy crítico con la política educativa del PSOE y partidario de los principios que sostenían la Ley de Calidad de la Educación que aprobó en aquellas fechas el PP con Pilar del Castillo. Rodríguez Avilés, por su parte, fue inmediatamente llamado por el anterior para ser el número dos de la Delegación. Lo mejor de él, dicen, es que «al menos sonríe». Su entonces esposa, Flora Rabadán, fue nombrada asesora de Educación de la Diputación para ser la secretaria de Parralo y aumentar su sueldo (era auxiliar administrativa de la Universidad). A Quique, el orientador, nadie le niega que sacó por méritos propios ese mismo verano unas oposiciones a la inspección de educación. Pero Parralo le había prometido que, si no, tendría un cargo: al parecer, el de jefe provincial de los equipos de orientación educativa. Cinta Retortillo, por último, fue nombrada secretaria de Gutiérrez Encinas, pero a los meses delegó en favor de Isabel González Arenas, profesora de FP y esposa de un histórico líder de FSP-UGT, a la que el azar le había guardado plaza en la provincia de Almería...


Las conclusiones

Así fue como Parralo empezó a ganar peso orgánico: haciéndose con el control de la Educación en la provincia. Tras aprender el mecanismo y todas sus ventajas, luchó por colocar como delegado de Cultura a Juan José Oña y, de este modo, siguió ampliando adeptos a nivel interno, aunque esta ciudad es muy pequeña y las trampas no gustan mucho. Ya hay quienes, dentro del partido, acusan a la compañera Manuela -con la boca chica, eso sí- de practicar el amiguismo en exceso y de estar metiendo al PSOE y a las instituciones en una suerte de culebrón venezolano de final imprevisible, porque se está fraguando un sinfín de capítulos -algunos muy rocambolescos- al margen absolutamente del compromiso ideológico y de cualquier examen a la capacitación personal, política o profesional de las personas, con todos los riesgos que esta forma de actuar implica. Y como estos hechos consumados terminan chocando frontalmente con el discurso público que viene manteniendo -con cuentagotas, eso sí- la candidata del PSOE (donde se atribuye todo lo que sea ética y seriedad institucional), los enemigos internos de la sustituta de Pepe Juan se están divirtiendo de lo lindo mientras toman buena nota de todo lo que ven y escuchan para, llegado el caso, pedir cuentas a quien corresponda...


PIEZAS PERDIDAS

1) Sobre la lista de Manuela, se dice que Benabat lo tiene imposible para repetir porque «le falta glamour», que Alejandro Márquez lo tiene difícil por ser «demasiado de Pepe Juan» y que Pepe Fernández lo tiene «hecho» y, tras pasearla por las Colombinas, será su coordinador de campaña. Por cierto, ¿cuál de los tres decía no hace muchos meses que Parralo era una arribista que no tenía «ni idea»?

2) Ya hay tortas por reemplazar en febrero al antiguo líder de UGT y candidato oficioso del PSOE en Aljaraque Pepe Martín como delegado para la Igualdad y el Bienestar Social. Ojo con Irene Tato, aunque desde la dirección del centro de mayores Mora Claros también se postula la ex concejal Pilar González Carazo. En tal caso, ¿le dejaría el delegado de Educación su puesto a la Tato?

3) Manuela quiere contar con Rocío Allepuz: aseguraría los votos de El Torrejón por la rehabilitación del barrio y la consecución de las escrituras de las viviendas.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 17 de septiembre de 2006

Etiquetas: , , , , ,

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

"Pedro Rodriguez is th best mayor ever seen in Huelva"

09 marzo, 2007 09:14  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

18 marzo, 2007 20:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

19 marzo, 2007 08:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal