30 mayo 2006

Impresiones

Por si quedaba alguna duda por disipar, el debate sobre el candidato del PSOE en Huelva para las elecciones municipales de 2007 lo dejaba prácticamente cerrado este pasado domingo el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, en una entrevista a doble página publicada en el diario ABC. El jefe del Gobierno autonómico y secretario general de los socialistas andaluces respondía a la pregunta de si el consejero de Turismo, Comercio y Deportes, Paulino Plata, sería el único miembro de su Ejecutivo que encabezará una lista electoral en la próxima primavera con un lacónico “me da la impresión de que sí”, con lo cual ya se puede ir borrando de las quinielas el nombre del actual responsable del departamento de Agricultura y Pesca en la Administración regional, Isaías Pérez Saldaña. Todo se le pone a huevo a la pizpireta vicepresidenta segunda de la Diputación y concejala del grupo municipal socialista, Manuela Parralo, que con toda probabilidad será proclamada como la próxima rival del popular Pedro Rodríguez a finales del mes que viene o, como muy tarde, a principios de julio. Recuerden que la terna de dirigentes que los aparatos onubense y sevillano postuló para relevar al circunspecto Pepe Juan Díaz Trillo la completaba Cinta Castillo, parlamentaria andaluza y senadora por la comunidad autónoma (curiosamente, ocupa en la Cámara Alta el sillón que le habían reservado los resabiados del ex alcalde ayamontino), pero la preparadísima diputada hace ya algún tiempo que dejó de soñar con tanto poder porque, aunque a la doctora en Derecho se le presupone mucha más experiencia y saber hacer que a la ex directora del IES La Orden, lo cierto y verdad es que las encuestas han demostrado que sigue siendo una gran desconocida para el pueblo más llano de la capital onubense, que finalmente es el que puede quitar a un alcalde para poner a una alcaldesa, que es de lo que se trata. Por eso se apuesta por Parralo, y cada día con mayor descaro. ¿Tienen por casualidad en casa apilados los periódicos de los últimos días? Revísenlos. Busquen fotos del “candidato in péctore”, de la mujer de Álvarez Checa, del consejero onubense y de la responsable de Igualdad en la ejecutiva del PSOE andaluz. Entenderán rápidamente por qué Manuela se perfila a estas alturas como la única candidata posible para regocijo de Genaro García-Arreciado, aunque muchos militantes de base no terminen de entender que se lance esta moneda al aire si realmente es cierto que en 2007 se le puede arrebatar la Alcaldía al PP. ¡Ay como a Perico le dé por presentarse de nuevo en 2011!...

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 30 de mayo de 2006

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Sigo con atención sus cábalas sobre el futuro candidato/a a la alcaldía de Huelva. Debo felicitarle por la coherencia de sus argumentos y de sus análisis que prevén a Parralo como la finalmente designada.
Si miramos atrás, su designación como candidata fue planteada ya en 2003 cuando fue impuesta como nº 2 en la lista de Trillo, que la aceptó sabiendo que era ella quien lo iba a suceder a cambio de encabezar la lista y, después, tener una retirada dignamente retribuida. Hasta aquí se está cumpliendo el guión.
Parralo, dicen sus escasos defensores en el PSOE, garantizaría el voto de una parte del centro-derecha y con eso se derrocaría a Rodri. Ya se verá.
NO podemos olvidar que Parralo no es nadie en el PSOE sin Arreciado y sin Montaner -todavía no ha aparecido este nombre en los medios-, representantes de sectores estrechamente vinculados a proyectos empresariales y urbanísticos de mucha envergadura. Y no es menos cierto que su periódico se ha caracterizado desde sus inicios por un trato muy favorable -a veces, casi adulación- a García Arreciado en contraposición al trato dado al resto de los miembros de PSOE. Por tanto, también ella se ha beneficiado de ese trato. Incluso se ha visto beneficiado alguien tan gris y tan técnica y políticamente incapaz como el delegado de educación, voz de su amo y único apoyo institucional de Parralo.Desde luego, de su mundo profesional de procedencia pocos votos va a conseguir, porque en el mundo de los enseñantes tiene nulo tirón, o incluso tirón negativo.

Pero creo que lo que está en juego no es la candidatura a la alcaldía, sino el futuro de Barrero y Cejudo en el congreso del verano de 2008. Quien únicamente les garantizaba la continuidad más plácida era Trillo, pero es una apuesta insostenible. Sea Saldaña, sea Parralo, la fecha de caducidad de la mesa camilla está delimitada.
Y en esa tesitura a Barrero le interesa Parralo, persona menos experta en política, con muy pocos apoyos internos y que le dará mayor margen de tiempo para maniobrar. A ella le llevará más tiempo organizar a su medida a la agrupación de Huelva, pieza clave para ganar un congreso provincial. Parralo tiene menos prisa y se sabe candidata para los próximos 8 años.
Saldaña, por el contrario, en caso de aceptar la orden de Chaves, vendría con la misión expresa de derrocar en 2008 a Barrero para retirarse del primer plano de la política a continuación. La biología no perdona. A un político de su experiencia no le resultaría difícil agrupar las enormes bolsas de militantes descontentos de la capital y de la provincia.

Pero, ¿quién gana y quién pierde con Parralo como candidata? Está claro que gana Barrero. Sabe que Chaves va a por él y que en el PSOE provincial hay un malestar creciente que, en cualquier momento, puede amenazar su hegemonía. La opción de Parralo es la que le resultará más fácil de manejar de cara a tener resuelto personalmente el periodo 2008-2012. Después estaría al borde de la jubilación.
Y en esta hipótesis pierde el incansable Pepe Fernández, que vería taponadas sus aspiraciones municipales, como mínimo, hasta 2015. Demasiado tiempo.
¿Cuál será su reacción cuando se anuncie la candidatura de Parralo? Con seguridad, será moderada y pondrá a su agrupación al servicio de la candidata a cambio de un puesto de relumbrón para él fuera del ámbito municipal.
Está claro que lo primero que tendrá que hacer Parralo será darse a conocer a la militancia, sin poner cara de asco cuando visite las agrupaciones de barrio y tratando de acercarse al pueblo llano. También tendrá que conformar una plataforma sólida de apoyos internos y para ello serán imprescindibles la experiencia y las dotes negociadoras de su valedor, de Arreciado.
¿Saldrá, entre tanto, algún dossier que vincule operaciones urbanísticas dudosas con el entorno de la candidata? No debemos perder esto de vista.

31 mayo, 2006 12:16  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Magnífico análisis, mucho mejor que todos los míos. Ojalá sigas dejándome comentarios tan atinados como éste en lo sucesivo.

31 mayo, 2006 13:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal