17 mayo 2006

Martín Ovando

Leo varios comentarios sobre el cese de Beatriz Martín Ovando como directora turística del Ayuntamiento de Punta Umbría, coincidentes a la hora de ensalzar la figura de esta brava política popular y de observar también la maniobra como un nuevo estertor del gobierno de José Carlos Hernández Cansino. A mí, sin embargo, más que su destitución, lo que me sigue dejando a día de hoy patidifuso es que alguien como Beatriz anduviera por esos pagos. Esto es, que no me sorprende que a Martín Ovando no le hayan dejado terminar su labor en el Consistorio puntaumbrieño, sobre todo teniendo en cuenta cómo están las cosas en la Casa Grande desde que trascendiera que el socialista Gonzalo Rodríguez Nevado está dispuesto a compaginar los fogones con los bandos. Lo realmente inexplicable es que esta mujer no esté ocupando a día de hoy uno de los escaños del Parlamento de Andalucía con el currículum que atesora. Se lo resumo: directora de la oficina parlamentaria del PP de Huelva desde 2000; secretaria ejecutiva de Política Sectorial del PP de Andalucía y miembro del comité ejecutivo y de la junta directiva regional desde 1994; secretaria del Comité Andaluz de Derechos y Garantías desde 2004 y miembro del Comité de Ética del PP-A; diputada autonómica durante la quinta legislatura, en la que ocupó la portavocía de Medio Ambiente del grupo parlamentario popular; consejera de la RTVA durante la sexta legislatura; ex miembro del Patronato del Parque Nacional de Doñana en representación del Estado; ex teniente de alcalde de Infraestructuras, Servicios Municipales y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huelva; miembro del comité ejecutivo y de la junta directiva provincial del PP de Huelva desde 1993; ex secretaria provincial de Organización, Relaciones Institucionales y Medio Ambiente... A menudo se cuestiona el sentido de las listas electorales paritarias. Que los partidos se impongan como regla que en una candidatura tienen que ir tantas mujeres como hombres haya, repartiéndose además los puestos de salida por razón de género, es algo que en democracia chocará siempre. Furibundas feministas se han llegado a mostrar radicalmente en contra de esta discriminación en positivo que, a su juicio, no hace sino desvirtuar el principio de igualdad en el que se justifica este reverdeciente movimiento de liberación. Pero luego está la realidad, en la que resulta que no hay ni una sola parlamentaria andaluza por el PP de Huelva, que se presentó con cinco hombres, cinco, ocupando los primeros puestos de la candidatura... Les invito simplemente a que se hagan una pregunta: ¿qué cargo estaría ocupando ahora mismo Beatriz si militara en el PSOE? Huelga la respuesta.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 17 de mayo de 2006

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal