28 abril 2006

De Pepe Juan a Juan José

La designación del balear Joan Mesquida para sustituir a Carlos Gómez Arruche como director de la Guardia Civil nos permitirá especular a partir de ahora con la posibilidad de que, quien más había sonado en los mentideros para hacerse con ese puesto de máxima responsabilidad en la Benemérita (el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón), entre de lleno en la selecta terna de aspirantes a encabezar la candidatura del PSOE en las elecciones municipales de 2007 en Huelva. Las razones son obvias: para el secretario general de los socialistas onubenses, Javier Barrero, y para el resto de los miembros más destacados del aparato provincial (Pepe Cejudo, Mario Jiménez, Petronila Guerrero...), el que durante los primeros meses de 2003 fuera delegado del Gobierno andaluz en Huelva es una tercera vía mucho más sólida que la que podía representar la parlamentaria andaluza y senadora Cinta Castillo ante otros favoritos institucionales como el odiado consejero de Agricultura y Pesca, Isaías Pérez Saldaña, o a la inquietante concejala y vicepresidenta segunda de la Diputación Provincial, Manuela Parralo. Los que apuesten a partir de ya por López Garzón siempre podrán remitirse al ejemplo del alcalde granadino, el popular José Torres Hurtado, que en 2003 mandó a la oposición al tripartito del socialista José Moratalla tras fraguar una plácida mayoría absoluta desde el mismo despacho que está ocupando en la Plaza de España este catedrático de Matemática Aplicada, hombre de plena confianza para esa mesa-camilla a la que molesta sobremanera tener que convivir con tizones. Eso sí: hay elementos objetivos que juegan en contra del candidato Juan José, como el hecho de ser un perfecto desconocido para la mayoría de los votantes (hagan si no la prueba; pregunten en la calle o a sus amigos menos políticos por López Garzón) y un onubense de adopción, sevillano ad nativitatem. Pero como a los rectores de la calle La Palma ya les vale cualquier cosa con tal de evitar el desembarco de Isaías en el número uno de la Plaza de la Constitución, y como López Garzón no es precisamente cualquier cosa, la preferencia de Rubalcaba por lo malo conocido –Mesquida ha sido hasta ahora director de Infraestructuras del Ministerio de Defensa– va a abrir de par en par una ventana a la que a buen seguro terminarán asomándose los mismos a los que debe su rescate de las frías aulas universitarias tras su enfrentamiento –miren qué casualidad– con el por entonces consejero de Asuntos Sociales...
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 28 de abril de 2006

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal