01 abril 2006

Mal camino

Que los partidos políticos onubenses presentes en esa institución perfectamente abolible que es la Diputación Provincial no hayan sido capaces de ponerse de acuerdo a la hora de defender una moción contra el enemigo común del transfuguismo, desvela hasta qué grado de corrupción ética o moral, como ustedes prefieran, está llegando nuestra clase dirigente. La cosa marcha ciertamente mal cuando PSOE, PP, IU y PA se muestran incapaces de llamar a las cosas por su nombre al cavilar sobre la conveniencia de llamar pan al pan, vino al vino y tránsfuga al tránsfuga, que es de lo que básicamente se trataba. Imagino que mucho tiene que ver en el enrocamiento del PSOE la permanencia de Esperanza Ruiz en uno de los mullidos sillones del Ayuntamiento de los ayuntamientos, del mismo modo que tiene que influir la continuidad de Ana Báñez como asesora del grupo unipersonal o la designación de Paco Nieves como abogado defensor del condenable sabotaje a la televisión municipal de Gibraleón. Pero escama, y mucho, que esto haya ocurrido 24 horas antes de que se celebre hoy el pleno que va a dejar la Alcaldía de Beas en manos del ex socialista (de carné, claro; como mínimo como Juan Serrato) José Elías Beltrán, porque la gente se puede llamar a engaño y concluir que el PSOE mantiene un doble discurso sobre un asunto que en realidad no debería permitir tantos matices. Estando el patio como está, escuchar a Ignacio Caraballo, el alcalde de Chucena y portavoz de Cejudo en la Diputación, monologando en las agencias respecto a que «lo único claro» a estas alturas de la película es que Pedro Rodríguez gobernó el Ayuntamiento de la capital ¡hace dos mandatos! con Damián Vidal y Paco Cascos ya es de aurora boreal... En fin. Muy probablemente tenemos la clase política que nos merecemos. Y también puede que sea hasta bueno que estos debates públicos se produzcan para que el pueblo soberano pueda comprobar por sí mismo que no hay más cera que la que arde. Mientras no haya listas abiertas, mientras a los electores no se nos permita discriminar de las candidaturas a los hombres rectos de los cínicos (¡qué bien que se los conoce en los pueblos a unos y a otros! ¡Qué prontito se les cala!), mientras los aparatos de los partidos sigan dominando de facto las instituciones públicas mediante la perversión reglamentada del sistema representativo, la vida pública onubense difícilmente va a dejar de ser este inmundo lodazal en el que hasta el más bienintencionado y pulcro ciudadano resbala nada más meter el pie y mutársele en pezuña.

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 1 de abril de 2006

Etiquetas: , , , ,

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Este mensaje se lo he enviado también a Antonio Candilejos, al que tambien considero como profesional. Os invito a los periodistas de esta provincia a seguir tirando de dos hilos que están en la prensa, el del hotel la malvasía, del rocio, y el del cheque de marbella cobrado por el anterior alcalde de gibraleon. Estoy seguro que a poco que tireis de ese hilo, os acabareis encontrando a las mismas personas, los mismos chanchullos, independientemente de su color político. Igual trincarán con la zurda que con la diestra. Lo que de verdad es llamativo es que estas cosas pasen, se demuestren, y a la gente les dé igual, o digan como dicen en marbella, en almonte o en gibraleon "ah, esto ya se veia venir, esto era vox populi, todo el mundo lo sabía". Mas gordo me parece lo de marbella y sus ramificaciones en almonte y en gibraleon que los telefonos eroticos de algun concejal de huelva, las llamadas a los prostibulos, o el movil que usaba el de ugt y que era de diputacion. Eso me parecen chumidas de la carlota al lado de marbella, almonte o gibraleon.
De verdad, os invito a los periodistas a investigar. Un saludo.

04 abril, 2006 12:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal