16 marzo 2006

Caso Pernía

Al bueno de Mariano Pernía, ese extraordinario lateral zurdo que ahora juega en el Getafe pero que fue descubierto en Argentina para el Recreativo de Huelva por el inolvidable Pepe Rivera (recuerden que su apuesta fue muy arriesgada, porque el entrenador del Independiente de Avellaneda, el Tolo Gallego, había condenado a este carrilero al más absoluto de los ostracismos); les decíamos que al bueno de Mariano Pernía, según la prensa deportiva especializada, las autoridades del Estado español no le concederán la nacionalidad hasta dentro de un año, con lo que todas sus expectativas de jugar un Mundial vistiendo camiseta roja y pantalón azul se desvanecen burocráticamente. Y no es que el futbolista se haya dormido en los laureles y esté pagando los platos rotos de un mal asesoramiento jurídico. Tal y como se exige reglamentariamente, desde el pasado mes de noviembre tiene asignado en el Ministerio de Justicia un número de expediente (el R-75156/05) que ha de culminar en el acto de la jura de la Constitución mediante el cual adquirirá de la ciudadanía española. El problema es que el Campeonato del Mundo comienza el 7 de junio y que, hay tal colapso en Madrid de solicitudes de nacionalización, que se está tardando entre un año y año y medio en citar a los extranjeros para terminar de resolver el papeleo (mi mujer puede dar fe de ello). Encima, el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, parece que no está muy por la labor de hacer más excepciones exprés a lo Roberto Carlos o a lo Johan Muehlegg. O sea: que al Sabio de Hortaleza, a Luis Aragonés Suárez, no le va a quedar más remedio que dejar la banda izquierda al recaudo de Asier del Horno y Antonio López, jugadores aseaditos que defensivamente no garantizan más que tarjetas amarillas y que ni soñando serán capaces jamás de soltar un soberbio chupinazo desde el borde del área como a los que nos tiene malacostumbrados este porteño pelón de 28 años. Por ello, me uno a esos aficionados del Decano a los que les encantaría ver durante el verano a este jugador de la cantera de Pepe Rivera con el 3 en la espalda. Y les animo a que reflexionen sobre lo lamentable que es que a un profesional con todos sus papeles en regla, que lleva años desarrollando honestamente un trabajo en este país, se le tenga calentando en el banquillo de la Administración Pública sine die. Y que piensen también en esa infinita cola de inmigrantes magrebíes, subsaharianos y polacos que cada mañana se arremolinan en la Oficina de Extranjería de Huelva y que tienen tanto derecho o más que Pernía a jugar este partido.

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 16 de marzo de 2006

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal