18 febrero 2006

Debate centrado

«Qué mal lo tiene que estar pasando Díaz Trillo», me comenta por teléfono un socialista sentimental, de los que conocen además a Pepe Juan desde hace bastante tiempo. La multiplicación (vía encuestas, vía medios de comunicación) de los candidatos a encabezar la lista del PSOE en la capital en las elecciones municipales de 2007, resta credibilidad tanto a nivel orgánico como popular a quien ha estado liderando a la oposición durante la última década, que no obstante sigue soñando a día de hoy con que Barrero y todo el aparato provincial salgan en su defensa y cumplan su promesa solemne de darle una tercera oportunidad para romper la mayoría absoluta de Pedro Rodríguez. «Esta va a ser la vencida, porque Rodri no tendrá castañas de remodelar a fondo su equipo y hay tres o cuatro concejales que le van a restar los cientos de votos que necesitamos», apuntan los partidarios del profesor-poeta, cada día más escépticos y disminuidos. La gente de Trillo teme (¡como si no hubiera suficientes evidencias!) que la dirección regional del PSOE tome directamente cartas en el asunto (no tiene otra cosa mejor que hacer tampoco) y prive a su líder, a golpe de sondeos telefónicos, de saborear las mieles del poder ahora que las uvas se han oscurecido y cualquier zorro hambriento y hasta cojuelo podría hacerse con ellas a poco que tome impulso. Se calcula que, aquel que salga de candidato y logre cargarse de un solo tiro al alcalde de Huelva y al presidente provincial del PP, estará como mínimo en el machito municipal hasta 2019, cuando Pepe Juan cumpliría los 61 años. Pero, una vez abierta la veda desde Sevilla, toca rezar para que los empujones lo dejen a uno en el mejor sitio para ser el que reparta la tarta. Respecto a Isaías Pérez Saldaña, se confunden los que piensan que al consejero no le agradaría la idea de batirse en duelo con Perico. Bastaría que se lo pidiera Chaves para que, sin dudarlo ni un segundo, quemara todas sus naves en la capital. Sin duda, el PSOE obtendría más votos presentando al presidente del Puerto, José Antonio Marín Rite, pero hay muchos que, con el argumento huero de que segundas partes nunca fueron buenas, están predispuestos a chuparse la misma película de siempre. En cualquier caso, hay que reconocer que los socialistas han sabido centrar el debate, de modo que la única incógnita a resolver es si se juega la baza de que Cinta Castillo o Manuela Parralo pueden convertirse en la primera alcaldesa de la historia de Huelva, o si el asalto al poder se realiza desde el plano institucional, ante la evidencia de que a nivel de calle, de populismo puro y duro, ni Pepe Juan ni nadie podrá con Rodri.

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 18 de febrero de 2006

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal