30 enero 2006

Tonterías y flores

Sigue la vida política de Gibraleón crispada por o pese a la llegada de Juan Serrato a la Alcaldía. Así, una mañana Jesús Toronjo le pide por enésima vez a Chaves desde la Plaza del Punto que suelte la espada de madera en la batalla contra el transfuguismo y jure solemnemente que sus ex compañeros olontenses no irán en la lista del PSOE en las municipales de 2007. A la media hora le replica José Martín, el portavoz del nuevo poder local, reprochándole que imite a Rappel en vez de ofrecer explicaciones a esos supuestos pelotazos urbanísticos que la Fiscalía Anticorrupción no ha visto por ningún sitio pero que el Güito (cómo no) ha presentado en los prolegómenos del Carnaval (cómo no) ante los tribunales por ver si cuelan por ahí siguiendo instrucciones directas de los jefes supremos de Francisco Garrido. En estas que queman de madrugada unos contenedores de basura y sale ardiendo una pila de coches, probablemente de fulanito y zutanito, el primero votante de Gómez Cueli y el segundo de Serrato, y vuelta a la carga. Martín pega el par de telefonazos para coger confianza y al final sale diciendo que a ver si no está el PP detrás de estos actos vandálicos. Para disipar cualquier sombra de duda, les exige que condenen esta violencia sobre las cosas a imitación de lo que está haciendo Zapatero con Batasuna en el País Vasco. Al rato, los populares salen anunciando la correspondiente querella por injurias y calumnias (luego nos quejamos de la lentitud de los jueces para resolver este colapso de tonterías, ¿verdad, Andrés Bruno?) mientras los presuntos ex socialistas cierran el círculo solidarizándose con esa compañera de gobierno que recibe una anónima corona de flores por su funeral político cada equis tiempo... Yendo desde el principio hasta el final, no hace falta ser adivino para apostar fuerte a que el PSOE recuperará a Serrato antes de las elecciones, sencillamente porque nadie le ha cerrado las puertas del partido y no tendría ningún que se hiciera finalmente otra cosa. Y ya puestos, mucho peor es que un gobierno eche las cartas del tarot y diga que la oposición está detrás de la quema involuntaria de media decena de coches, porque es muy probable que todo responda finalmente a una gamberrada pura y dura y que más cuenta tengan que pedirle los afectados a ese alcalde y a esa Subdelegación que no hace tanto llegó a destinar a Gibraleón un ejército de guardias civiles. Lo de la corona de flores sí es más lamentable, mucho más soprano. Ahora bien: yo soy esa concejal muerta y le saco provecho a esos claveles. En el jarrón de mi casa o en el próximo pleno.

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el sábado 28 de enero de 2006

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal