09 enero 2006

LA VENGANZA SARRACENA DE CEJUDO

EL ROMPECABEZAS ONUBENSE
LAS PIEZAS DEL PUZZLE
La venganza sarracena de Cejudo

En El Aleph, Jorge Luis Borges recupera un viejo cuento en el que un sádico rey babilónico condenaba a un mandatario árabe a enloquecer en un laberinto donde “los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían”. Contaba Borges que el pobre dignatario musulmán vagó sin rumbo hasta que imploró socorro a Alá y dio con la puerta de salida.
Tras regresar a su país, el rey moro juntó a su ejército, entró en guerra con Babilonia e hizo cautivo al que lo confinó en aquella ratonera. ¿Y qué hizo? Pues lo amarró encima de un camello y, tras tres días cabalgando, lo abandonó en ese otro laberinto “donde no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que te veden el paso”: el desierto, donde aquel rey babilónico murió de hambre y de sed.
La historia viene que ni al pelo para describir la coyuntura por la que atraviesa Izquierda Unida, el socio pobre del “pacto de progreso” que suscribieran semanas antes de las elecciones de 2003 el coordinador provincial de la coalición, Pedro Jiménez, y el líder del PSOE de Huelva, Javier Barrero.
Si Comisiones osa hacerle la puñeta a Pepe Cejudo en el infernal laberinto de favores en que ha terminado convertida la política de personal de la Diputación, cabe siempre la infalible trampa sarracena de mandar a IU al desierto de la indigencia institucional, donde ni se come bien ni se cata jamás un Ribera del Duero.
Que le pregunten si no a Francisco Díaz Ojeda y a José Luis Pérez Tapias, dos de los dirigentes en los que más esperanzas tiene depositadas el factótum Diego Valderas. El primero es secretario de Organización de la ejecutiva provincial y se dice que el futuro candidato a la Alcaldía en Bollullos, aunque aquí no nos lo terminemos de creer. El segundo es responsable de Comunicación de la dirección regional y mosca cojonera de Arquiclave, Andrés Bruno y Juan Antonio Cortés en Fuenteheridos, ese pueblo serrano que el PSOE quiere triplicar en volumen a base de segundas residencias y ni una sola VPO.
El futuro de ambos (Díaz Ojeda y Pérez Tapias) es tan prometedor como comprometida su permanencia en la Diputación. Al órdago saduceo lanzado por CCOO, con la valentía de gente tan echá p’alante como Emilio Gegúndez, Cejudo ha respondido con la fuerza natural de quien sabe que fuera de su reino no hay escaleras que subir ni muros que te veden el paso, y que la Izquierda Unida más subversiva no es nada sin un Francisco Rodríguez Donaire que le apriete por donde más duele: en Valverde del Camino.
Y al biempagao de Paco, que le vengan con monsergas de que el PSOE no está cumpliendo con el “pacto de progreso”. Que le vengan a Paco los camaradas a decirle que tiene que convencer ahora a su rota asamblea de que hay que romper con Cejudo para que la gente crea en 2007 que al votar a IU no vota a los socialistas. Que le vengan a Paco, ¡a él!, con que los suyos tienen que renunciar a sueldos y estabilidad...
Aparte, ¿alguien cree que con el harakiri de Rodríguez Donaire o el de Francisco Javier Camacho se acaba la crisis? Si ésa es la consigna, ¿cuánto tardará en llegarles la daga a Pedro Jiménez o al mismo Valderas? Y lo peor es que esta misma semana Cejudo puede volver a emplearse a cuchillo con ésos que desde el principio sabían con qué bueyes estaban arando.

DIFÍCIL DE ENCAJAR
Inestabilidad en Bollullos
Tampoco pierdan de vista los movimientos sísmicos contra el alcalde bollullero, el socialista Carlos Sánchez, que también hay que incardinar dentro de la estrategia rupturista con el PSOE puesta en marcha por los finos estrategas de la supervivencia orgánica de IU. Nuevos y comprometedores documentos acaban de salir a la luz pública cuestionando seriamente el modo de hacer política del gobierno en minoría que encabeza el protegido del difunto don Alfredo Pérez Cano. Eso de que un empresario amigo aproveche una licencia de obras comercial para edificarse una señora casa parece que no es ni muy lícito ni muy moral, aunque siempre hay quien encuentra explicación y defensa jurídica a las mayores barbaridades urbanísticas que acometer se puedan. De momento nadie abre el pico, como si todo se hubiera dejado en manos de ese apretador de tuercas apellidado Cejudo, pero el asunto habrá de ir al pleno municipal por mucho que se demore Carlos en su convocatoria. Y ahí es donde, ciertamente, se va a ver qué grado de fractura presenta el “pacto de progreso”. Porque ahí es donde pueden hacer verdaderamente pupa los hombres y mujeres de IU.

El IAM entra en Aracena
Fuerte no, fortísima la declaración de la directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Soledad Ruiz, tras conocerse que el alcalde de Aracena, Manuel Guerra, tardó días en recolocar en el Ayuntamiento como cargo de confianza a Manuel Durán, el concejal del PSOE que dimitió tras ser condenado judicialmente por soltarle un puñetazo en un bar a una joven. Argumenta la directora del IAM que Durán “tiene todo el derecho del mundo a vivir y a trabajar” (¿quién se lo está negando?) y que ya ha pagado por un “error” que ha “reconocido”, como si no fuera de dominio público que el nuevo trabajador del Consistorio aracenense ha recurrido la sentencia y persiste en su teoría de que todo responde a una trama orquestada por el PP. “Una persona condenada por la Justicia no puede ser doblemente condenada”, concluye Soledad Ruiz, que se ve claramente que en este tipo de afirmaciones le va el sueldo. Aquí lo que seguimos pensando es que a Durán tuvo que destituirlo Guerra a primeros de 2005. Y que si en vez de a una chica el ex concejal de ¡Seguridad Ciudadana! hubiera golpeado a un chaval, su pecado merecería la misma condena moral y política.

PIEZAS PERDIDAS
1) ¿Dónde fue encontrado exactamente usando un vehículo oficial y vestido de paisano el sargento del cuartel de la Guardia Civil de Almonte antes de que se dieran de baja por enfermedad todos los agentes bajo su mando? ¿Justificó en algún momento este mando benemérito su actitud ante el compañero que lo descubrió y que rellenó el correspondiente parte de incidencias? Por cierto, las personas que supuestamente acompañaban al sargento en esos momentos, ¿eran de nacionalidad española?

2) ¿Será cierto que Carlos Estévez celebró con antiguos trabajadores de MRT una navideña cena de empresa en Gibraleón? ¿Qué sorprendente anuncio relacionado con su jefe de seguridad, Francisco del Campo (más conocido como Paquito el Chocolatero), les hizo? Aquí hay uno no: varios gatos encerrados.

3) ¿Qué regaló el PP en la tradicional copa de Navidad que brindan sus dirigentes a los periodistas onubenses?
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 8 de enero de 2006

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

4 comentarios:

Anonymous El pesetero ha dicho...

¿Saben como le dicen a la Delegada Provincial de Medio Ambiente en su Trigueros natal?
"la Point"
Porque cuando estudiaba en Sevilla, llegaba al pueblo y en vez de decir "...qué punto!", decía "...qué point"
Como ella misma..

09 enero, 2006 22:49  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Qué puntazo. A ver cómo termina su carrera política, pesetero, porque sonaba para candidata hasta que a Cristóbal Romero le abrieron la puerta del redil. ¿Qué pensará el bueno de Domingo Prieto con su don apacible? Gracias por tu comentario.

10 enero, 2006 17:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Quizas debas sopesar meter bien las narices en el "Asunto Riotinto"... no dudes de que sería un segundo Watergate. Piensa.

11 enero, 2006 23:14  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Lo de Riotinto me parece ciertamente atractivo desde el punto de vista periodístico, político y editorial. Ten por seguro que intento meter las narices todo lo posible y en cuantito me lo permite mi trabajo. En todo caso, agradezco cualquier ayuda u orientación que me puedan dar a través de este blog o del correo manuel.becerro@elmundo.es
Muchas gracias por tu comentario.

12 enero, 2006 21:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal