16 diciembre 2005

Informativo

La Caixa y Montilla nos van a subir la luz mientras se arremolinan los osos polares ahogados por el efecto invernadero y Pepe Cejudo y Perico Rodri se reparten como hermanastros al personal de la Gestión Tributaria, servida como hasta el más delicado pastel: a cuchillo y a los postres. Estrenan la nueva versión de King Kong en el Aqualón, le encontraron finalmente la vena y la muerte a Stanley Tookie Williams y seis machotes de Greenpeace se han plantado en Berlín frente a la sede de la Chancillería para reclamar en pelota picada un mejor trato para el esperma. Somos más, bastantes más, pero resulta que un 16% de las plazas ofertadas por la Universidad española (es un decir, claro) se han quedado más vacías que el antiguo Estadio Colombino, pero al mismo tiempo –y esto reconforta, es evidente– el almonteño Juan Villa ha estado toda una tarde en la Librería Saltés firmando libros de arena finísima y dando otros tantos abrazos como el que yo le habría soltado de no estar aquí y siempre. Manuel Chaves sonríe y otros se rascan al enterarse de que el impulso democrático llegará con sus muelles a Madrid para blindar hasta a los ujieres del Congreso. También dice Intermón que, gracias a la burocracia, hay 300.000 casas pendientes de construirse en el triángulo de la desesperanza que conforman tras el tsunami Indonesia, Sri Lanka y la India, lo que se traduce en más de un millón de personas acogidas en sus brazos por el desamparo. En Huelva, Curro Moro rubrica un Ensanche Sur hasta con sus catedrales y palacios de congresos, digno de la mejor novela de Gabo, que algunos piensan y dicen con la boca chica o a grito pelado que dejará a la Punta del Sebo a punto de caramelo. Cuando aparece un señor en la escuela y les promete que se preservará su anonimato, el 38% de los niños de este país reconoce que sus padres se llevarían las manos a la cabeza si supieran los asesinatos y violaciones que cometen a diario en el submundo de la Playstation. Luxemburgo ha denunciado al Madrid por un millón de euros y Serrato le costará al Ayuntamiento cada mes cerca de 250.000 pesetas más que Gómez Cueli, al menos hasta que dentro de año y pico Gibraleón pueda decir lo que piensa exactamente de tanto tránsfuga impostado o fidedigno. Tiran de un grillete y encuentran a niños rumanos esclavizados en fincas de Sevilla, muere Julián Marías y se subastan en Madrid más fincas de MRT sin que el poder se dé por aludido. Estévez seguirá extorsionando a la Cuenca como Papuchi sigue empujando: a deshora, cada día con más esfuerzo, pero con un Código Civil a su favor y riesgo cierto de hacerte un bombo a la más mínima.

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 16 de diciembre de 2005

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal