29 diciembre 2005

Optimistas

¿Qué pasaría si mismo hoy hubiera elecciones en Gibraleón? En un pueblo tan polarizado, partido ideológicamente por la mitad, ¿qué efecto tendría en las urnas la moción de censura armada por el PSOE de Huelva y Esperanza Ruiz? En el PP están convencidos de que, al menos a estas alturas de diciembre, los olontenses votarían de forma mayoritaria al centro derecha. En este sentido, tanto desde la plaza del Punto como desde la sevillana y preponderante calle San Fernando se analiza con un orgullo cuasifeudal los desplantes al gobierno de Juan Serrato de señeros colectivos sociales del municipio (desde la coral hasta varios tractoristas de la cabalgata de Reyes, pasando por la hermandad del Rocío). Los populares hacen votos para que la tendencia se consolide y en la primavera de 2007 la gente siga igual de indignada con el modo de proceder de la tránsfuga y los ¿ex socialistas? Han llevado hasta el paroxismo la oposición municipal “insobornable” (no me digan que no tiene su aquel esa denuncia de la madre de la niña a la que le riñó una de las nuevas gobernantas), pero sobre todo el PP mira con optimismo el horizonte, sabedor de que la vuelta de Serrato y los suyos al PSOE (“cuanto más tarde mejor”, dicen) prenderá de nuevo la mecha social, y si estas Navidades están resultando especialmente calentitas, no veas lo hirvientes que serán las próximas. Pero el optimismo también vende en la acera de enfrente. Los tránsfugas de cartón entienden que, como mínimo, tienen por detrás a todos los que votaron en contra de José Luis Rodríguez en las últimas elecciones, y que llegado el momento Espe puede arañarle unos cuantos cientos de votos a sus ex compañeros. Andan convencidos de que el asalto a la Alcaldía no les saldrá por la culata, y concluyen que la actual crispación terminará hartando a un vecindario que, como cualquier otro, lo que quiere es que sus políticos le dejen en paz. Puede resultar curioso, pero preocupa más el cabreo de muchos olontenses por lo que cobra Serrato que la Telechimenea de Juan Antonio Salas. Y sobre la vuelta al redil socialista, se está a lo que digan Barrero, Cejudo, Mario... a los que algunos acusan a día de hoy de haber cometido la torpeza estratégica de echarlos del partido. Con tanto optimismo por bandera, da la sensación de que en las próximas municipales la cosa estará de nuevo muy disputada, y que pueden hacer su agosto los terceros en liza que armen una candidatura. Ahora bien: el valiente que se decida a dar el paso tendrá que encontrar a esos 19 partidarios dispuestos a meterse en ese lodazal regado por socialistas y populares desde hace décadas. Y eso sí que será difícil.

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 28 de diciembre de 2005

Etiquetas: , , ,

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Podría usted mirar un poquito lo que se cuece en la vida municipal puntaumbrieña, por ejemplo, ¿o es que en esa dirección no conviene mirar? pues un plumilla como usted sacaría bastante punta, valga el ingenioso jueguecillo de palabras. Lo que pasa es que claro, los cachorritos de José Antonio sólo tiráis contra el Loro.

14 marzo, 2006 23:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal