20 enero 2006

Visiones socialistas

El análisis político provincial que se viene realizando en la calle La Palma durante las últimas semanas no puede ser más optimista. Barrero, Cejudo, Mario... el pleno de la mesa-camilla observa con deleite cómo la bruma se disipa en el campo de batalla de las elecciones de 2007 con las crisis municipales ajenas (la última en Niebla, con Viejo y Adela lanzándose los trastos a la cabeza; pero antes fue Villarrasa, Gibraleón, Trigueros...). Vayamos por comarcas. En la Sierra, el aparato está muy tranquilo con Guerra de alcalde de Aracena. La intemerata de inversiones que se han realizado (y las que faltan) en los tres últimos años para contentar al fichaje más caro de la historia de la política serrana, tiene el sentido que tiene: garantizar una mayoría absoluta que prácticamente te da los dos diputados provinciales que se juegan entre castaños. ¿Que hay pueblos muy mosqueados con que el chare se lo hayan regalado también al antiguo alcalde de IU? Y qué. Lo importante era tener un hospital comarcal, y lo que debería pensar la gente es que, si no fuera por el especialísimo status de Manolo Guerra, probablemente sería prioritaria para la Junta la construcción del centro de alta resolución en Bollullos. Porque en el Condado hay mucha tela que cortar de aquí a un año. Izquierda Unida está sumida en un mar de dudas estratégicas sobre cómo acabar con la progresión electoral de Carlos Sánchez, pero lo que parece claro es que el sueldo de Camacho como responsable de Carreteras de la Diputación va a pasar factura. ¿Quién se va a beneficiar del declive estertóreo de IU? En el PSOE están convencidos de que será en Bollullos donde se incline la balanza a su favor con un segundo diputado de premio (el tercero es palmerino y popular), pero tanto el PP como el PA van a quemar todas sus naves en el Condado. El Andévalo y la Cuenca están bajo el control de Pepe Cejudo, que le arrebatará en Valverde a IU el tercer diputado. El PA sueña con romper con el monopolio socialista, pero independientemente de si Herófito Rodríguez termina en el PSOE, la hemorragia de votos en el Cerro es letal para las aspiraciones andalucistas. Así las cosas, lo más complicado entre comillas para el PSOE es la costa y el área metropolitana, donde los liderazgos políticos están muy consolidados y la foto permanece fija desde hace tiempo. El efecto Gibraleón está aún por ver en qué queda. Por si acaso, Barrero sigue reclamando día tras día un POT para la capital y su entorno que deje bien claro a los agentes con quién interesa llevarse bien y negociar urbanísticamente a partir de ahora. De cómo toreen algunos alcaldes del PP este morlaco va a depender su continuidad. Pobre del muletilla.

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 19 de enero de 2006

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal