30 marzo 2006

Hipótesis

¿Y si a Pepe Juan le sonrieran sardónicamente las encuestas telefónicas realizadas hace un par de meses? ¿Y si a día de hoy el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de la capital fuera el mejor situado en términos demoscópicos para ser investido candidato a la Alcaldía por tercera vez consecutiva? ¿Qué pasaría en el caso de que, a través de un sondeo, se hubiera demostrado que ni la concejala y vicepresidenta segunda de la Diputación Provincial, Manuela Parralo, ni la parlamentaria andaluza y senadora Cinta Castillo son más conocidas y valoradas entre los decisivos votantes que este antiguo profesor de bachillerato que lleva una década asumiendo la portavocía de la oposición frente al popular Pedro Rodríguez? ¿Se lo pensarían dos veces los promotores de la recogida de firmas antes de jugarse el tipo a nivel orgánico para forzar unas primarias en favor de una alternativa sin opciones reales de triunfo? ¿Y si a base de telefonazos los especialistas hubieran visto claro que con el consejero de Agricultura y Pesca, Isaías Pérez Saldaña, sí se podrían mejorar los resultados de Díaz Trillo pero, al mismo tiempo, no se garantizaría que se fuera a romper la mayoría absoluta del PP? ¿Qué consecuencias tendría la conclusión de que todo el pescado está vendido de antemano y de que no hay nada que hacer mientras Rodri siga ahí? ¿Qué puesto sería entonces el más codiciado de la próxima candidatura socialista, el primero o ese segundo que te garantiza asumir todo el protagonismo en el caso de que un nuevo huracán electoral se cebe frente a las cálidas aguas del Atlántico? ¿Cabría una tercera vía a partir de las 340 firmas? ¿Quién estaría dispuesto a encarnarla llegado el caso? ¿Y si una parte importante de las bases de la capital amenazara formalmente con empadronarse en localidades del área metropolitana como Aljaraque o Punta Umbría, donde hay más posibilidades de dar batalla, en el caso de que el cartel de Pepe Juan logre resistir a las dudas y la indecisión de las direcciones provincial y regional? Eso por no pensar en que a Chaves le dé por tirarse a la piscina a la vuelta del verano y remodele a fondo el Ejecutivo autonómico de cara a las municipales de 2007... Porque, en tal caso, ¿sería de nuevo repudiado Pepe Cejudo (a este alcaldable sí que no hay quien le discuta sus virtudes) por el secretario general de los socialistas andaluces? ¿Podría ser Saldaña, junto con Paulino Plata y alguno que otro más, uno de los renovados por el presidente de la Junta? ¿Y no sería para mandarlo a quemar todas las naves en el frente onubense? ¿Qué sentido tendría si no haberlo mantenido otra legislatura? ¿Qué sorpresas, en suma, nos depararán los próximos meses?

Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 30 de marzo de 2006

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal