21 mayo 2006

UNA RUBIA CON DOS BARAJAS

EL ROMPECABEZAS ONUBENSE
LAS PIEZAS DEL PUZZLE
Una rubia con dos barajas

Tras el nombramiento de Genaro García-Arreciado como subdelegado del Gobierno en Ceuta, pocos dudan ya dentro del partido de que la candidata del PSOE de cara a las próximas elecciones en Huelva será la concejala y vicepresidenta segunda de la Diputación Provincial, Manuela Parralo. En cuanto Pepe Juan coja la puerta que le han abierto desde Sevilla —sin que las bisagras del aparato onubense chirríen en absoluto, lo cual tiene muy encrespada a la ejecutiva local—, es de prever que la mujer del arquitecto José Álvarez Checa empezará a sumar los apoyos incondicionales que le permitan optar a la Alcaldía de Huelva.
La jugada les ha terminado saliendo redonda a los que convencieron a Javier Barrero en 2003 de que la directora del Instituto La Orden debía ocupar, además de uno de los sillones de la oposición en el Ayuntamiento, alguna de las vicepresidencias honoríficas que otorga el presidente único y unívoco de la Diputación, Pepe Cejudo, y sobre todo un área de poder tan fotogénica como la de Cultura. Evidentemente, la apuesta de este lobby capitalino consistía en forjar en cuatro años una alternativa a Díaz Trillo que hubiera partido de la sociedad civil para dorarse en lo institucional. Y a la vista está que lo han logrado.
Porque la designación de García-Arreciado como máximo representante de la Administración central en una plaza de la importancia de la ceutí revela que la relación del ex presidente de la Autoridad Portuaria de Huelva con la dirección provincial del partido no es tan mala como se presuponía, al menos políticamente. En este sentido, la figura de Juan José López Garzón es clave: sin el visto bueno del delegado del Gobierno en Andalucía, sería imposible que el hasta ahora asesor de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, fuera catapultado a una subdelegación tan estrechamente vinculada en el día a día —y a menudo para asuntos nada agradables— con la Torre Sur de la sevillana Plaza de España.
Si resulta que el principal valedor de Manuela no cae en desgracia ni cuando ha sido públicamente humillado por parte de los portavoces de las ejecutivas del partido, al menos por prevención habrá que tener muy en cuenta a su candidata siempre y en todo momento. Más aún cuando la única alternativa que se atisba en las filas del PSOE a la señora Parralo es un consejero de la Junta que nunca ha vivido en Huelva y que tiene cuentas pendientes con todos y cada uno de los miembros de esa mesa-camilla que lo quiso mandar hace sólo un par de años al exilio madrileño del Senado.
La rubia juega a dos barajas. Por un lado, garantiza la continuidad a una dirección provincial que a cambio la va a respaldar como futura alcaldesa o presidenta de la Diputación frente a la guardia pretoriana de Pepe Juan. Por el otro, asegura un relevo que, a corto o medio plazo (según los resultados electorales que obtengan en 2007 y 2011), tendrá un efecto dominó a nivel orgánico —ojito con Pepe Fernández— que puede contentar a todos los que en Huelva y Sevilla entienden que ha llegado la hora de renovar el partido en esta provincia.
En definitiva, todo el mundo cree que puede ganar esta partida. Por eso, todos le piden una carta más a Manuela, que las sirve con la amable sonrisa del croupier que se encargó de hacer trizas el as ayamontino.


DIFÍCIL DE ENCAJAR

La ‘Casa de la Provincia’

Va a tener recorrido el escándalo de la «Casa de la Provincia» (el nombrecito tiene mucha tela que cortar) que ha alquilado Cejudo en la aldea rociera para intercambiar experiencias con hermandades y cargos electos a los que ya decía el año pasado por estas fechas el alcalde de Chucena, Ignacio Caraballo, que se les engatusa mejor con manzanilla. Si se tienen en cuenta las cientos de personas a las que se les está haciendo llegar la invitación para acudir al sacro convite, habrá que imaginar cuánto pueden llegar a gastarse nuestros próceres en jamones, quesos, gambas o vino para tres días de intensa convivencia en la aldea almonteña. El descaro es tal que hasta Izquierda Unida ha sacado los pies del tiesto, aunque sea muy cierto que tampoco tiene más remedio conforme al calendario electoral. Es muy sencillo: la Diputación no puede permitirse el lujo de irse al Rocío pagando a escote las copas del delegado tal o del concejal cual, por muy bien que le siente el sombrero cordobés al alcalde de Valverde o el traje de luces a la vicepresidenta segunda. Imaginen lo que habría pasado si la ocurrencia parte del PP. Directamente se lía la mundial.

El Almonte más torrentiano (III)

Hablando de escándalos. Se echará este año de menos en la aldea almonteña a Juan Antonio Roca, el encarcelado asesor del urbanismo marbellí. Con su presencia y la de sus amigos más íntimos, indiscutiblemente aportaba mucho glamour y tronío a la romería. Sin ir más lejos, cuentan que el año pasado estuvo un par de días (se fue el sábado, un día antes del famoso salto de la reja) alojado en su hotel La Malvasía con importantísimos empresarios turísticos —alguno de ellos ciertamente popular— y un alto representante diplomático de la República Dominicana. Ni Roca ni su testaferro Óscar Benvanente podrán saludar a José Miguel Bejarano, el concuñado del alcalde de Almonte, Paco Bella, que tantas veces les hizo de cicerone. En cualquier caso, La Malvasía sigue con las puertas abiertas de par en par y presumiendo de las tres estrellas que la delegada provincial de Turismo, Rosario Ballester, mantiene que le denegó, aunque ahora el consejero del ramo, el candidato Paulino Plata, la haya contradicho al afirmar que ellos no tienen competencia alguna sobre el particular. Seguirá dando mucho que hablar el Almonte más torrentiano...

PIEZAS PERDIDAS

1) Oído en el PSOE: «La persona que se presente, sea quien sea, lo va a tener realmente difícil para quitarle la Alcaldía a Pedro Rodríguez. De hecho, aquí todo se está decidiendo pensando más en respetar el equilibrio orgánico que en conseguir el poder. Por eso está perdiendo todas sus opciones Isaías Pérez Saldaña. Aparte, en Huelva nunca han gustado los paracaidistas...».

2) ¿Qué miembros de la ejecutiva local socialista querían que Díaz Trillo plantara cara ante las direcciones provincial y regional del partido para garantizar que fueran los militantes quienes decidieran quién tenía que ser el candidato?

3) Gibraleón será el municipio clave a nivel provincial en las elecciones de 2007. De él dependen Giahsa, el Área Metropolitana y unos cuantos sillones del Parlamento.

4) ¿Qué pasó con aquel proyecto de vitrificadora que Befesa quería colocar en Nerva o en Palos de la Frontera?
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 21 de mayo de 2006

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Mi joven, admirado y desinformado becerro. Sobre el comentario número 3 de piezas perdidas, aclararte tan sólo que Gibraleón no está integrado en ninguna mancomunidad de aguas, así que su poder de decisión en Giahsa es, sencillamente, nulo, como tú a veces.

05 junio, 2006 18:38  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Ya sé, tontón. Igual que tú sabes o deberías saber que se cuenta con Gibraleón para, llegado el caso, dejar atada y bien atada la mayoría socialista (dependiente de Zamudio) dentro de la mancomunidad, vía incorporación, evidentemente. Te recuerdo que ya pasó hace cuatro años en Trigueros, con nefastas consecuencias por cierto para el bueno de Domingo Prieto. ¿No te cuentan a ti estas cosas, con todo lo que sabes? De todas formas, creo que la agencia del agua andaluza puede servir para quitar mucha "superestructura" de la que tanta gente cuelga, ¿verdad? La próxima más difícil, meloncete.

05 junio, 2006 22:45  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal