19 noviembre 2006

UNA REVOLUCIÓN LAMPEDUSIANA

EL ROMPECABEZAS ONUBENSE
LAS PIEZAS DEL PUZZLE
Una revolución lampedusiana




Don Fabrizio Salina, el príncipe siciliano que nos retrató Giussepe Tomasi di Lampedusa en su novela póstuma El Gatopardo, tenía muy claro que «vivimos en una realidad mutable», y así se lo transmitía al padre Pirrone, el jesuita encarnado por Romolo Valli en la versión cinematográfica de Visconti, en la que Burt Lancaster daba vida al desvencijado aristócrata.
La historia la completaba su sobrino, Adolfo Tancredi (Alain Delon), el cual, y tras combatir junto a Garibaldi en pos de la unificación de Italia, terminaba sentando cabeza al casarse (gracias a la intermediación de su tío) con la hija de un próspero terrateniente sin abolengo —la arrebatadora Angelica Sedara, interpretada por Claudia Cardinale a sus 23 primaveras— y dando pie a una máxima curiosamente tan tancredista como la de que «si vogliamo che tutto rimanga com´è, bisogna che tutto cambi», traducida al cine como «es necesario que todo cambie para que todo permanezca igual».
Observando de reojo los últimos movimientos que se están produciendo en el PSOE de Huelva, motivados por la confección de la lista de la princesa Manuela Parralo para las elecciones municipales de 2007, uno puede llegar a sospechar que tanto los señores como los señoritos de la dirección provincial también han llegado a la cuenta de que es imposible hacer de su estatus político una fotografía fija; esto es, de que la única forma para conseguir que todo se quede tal cual está pasa indefectiblemente por que todo cambie, transformando lo estructural en pura coyuntura.
La jugada sería la siguiente. En el congreso provincial que sucederá a los comicios del rociero 27 de mayo, Javier Barrero (don Fabrizio) renunciaría al cargo de secretario general de PSOE de Huelva a favor de Cinta Castillo, parlamentaria andaluza, senadora por designación de la comunidad autónoma, más que previsible número tres de la candidatura de Parralo y experimentada integrante de las ejecutivas regional, provincial y local del partido, encantadísima de ser la primera mujer en asumir (al modo de Marisa Bustinduy en Málaga) todo ese poder tan brutal que representa este cargo en los predios onubenses.
Como el objetivo último es que los miembros de la actual mesa camilla sigan mandando ad eternum, Barrero asumiría la presidencia del partido, un cargo puramente honorífico conforme a los estatutos pero que ganaría muchos enteros después de la marcha del eólico Juan Ceada. Un cargo, además, que le viene como anillo al dedo a un hombre profundamente hastiado de tener que bajar en el AVE dos veces por semana para lidiar con asuntos de lo más aldeanos que lo despistan de sus innumerables quehaceres legislativos... El hombre en Huelva del secretario tercero de la Mesa del Congreso sería Mario Jiménez (¿Tancredi? No, más bien don Tancredo, ¿verdad?), que mantendría el cargo de confidente de Javier.
Esta revolución orgánica tan lampedusiana queda a expensas del resultado de las próximas elecciones, tan previsible que produce pereza plantear otros escenarios hipotéticos. Sólo si Pedro Rodríguez pierde la mayoría absoluta, en una muy mala jornada electoral, esta farsa no podría representarse. Y si ni la propia Manuela se ve capaz de acabar con el periquismo en 2007, ¿para qué soñar?



DIFÍCIL DE ENCAJAR
El próximo consejero

Mientras el aún portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Huelva, José Juan Díaz Trillo, confía su suerte política a que Chaves reconozca su ingrata labor de oposición en la próxima remodelación del Gobierno andaluz, obligada por la candidatura de Paulino Plata en Marbella (aunque algunos de ustedes no lo puedan creer, Pepe Juan sueña con ser nombrado ¡ni más ni menos! que consejero de Turismo, Comercio y Deporte para el último año de legislatura), quien a la chita callando empieza a ganar muchos enteros para terminar convirtiéndose en futuro miembro del Ejecutivo autonómico es Manuel Alfonso Jiménez, otro de los fichajes sonados de doña Manuela. No sólo es que haya vuelto a demostrar su predisposición para lo que haga falta con esta improvisada vuelta al municipalismo, sino que además en Sevilla se ha hecho acreedor entre sus compañeros de filas de cierta fama de seriedad y nobleza en su trabajo que gusta y mucho a quien decidirá qué onubense asume la consejería de rigor tras las próximas elecciones autonómicas, por ejemplo del tipo de la de Empleo. Se da por hecho que a Isaías Pérez Saldaña se le abrirá nuevamente un hueco en la lista de las autonómicas (a ver en qué puesto) pero para terminar, esta vez sí que sí, en el Senado.


Cejudo y la Diputación

Y a todo esto, ¿qué va a pasar con Cejudo y con la Diputación de Huelva? Magnífica pregunta, desde luego. Lo que pueden dar por hecho es que Pepe volverá a presentarse ante las urnas en Valverde, y que recuperará la mayoría absoluta con cierta facilidad tras estos inefables cuatro años de «pacto de progreso», que han fulminado la alternativa de gobierno de IU que nunca debió de encarnar Paco Rodríguez Donaire. Con esa victoria, y a poco que vayan medianamente bien las cosas en el Andévalo y la Cuenca Minera (ojo con pueblos como Riotinto, donde la candidata Nuria Hernández tiene aún mucho que demostrar políticamente), se puede lograr el más difícil todavía: que el PSOE obtenga todos los diputados provinciales en liza, tres de tres, con lo cual Cejudo tendría mucho que decir respecto al futuro del Ayuntamiento de los ayuntamientos onubense. Pero que nadie se olvide de que Pepe Martín va a luchar por la Alcaldía de Aljaraque, Pepe Prieto por la de Lepe, María Luisa Faneca por la de Isla Cristina... Y no son gente a la que se la pueda confinar en sus pueblos, independientemente de que ganen o pierdan las elecciones. Aparte, están todos los fichajes andalucistas fraguados en los últimos tiempos. ¿Qué va a pasar en Diputación entonces? Qué más quisiera que poder contarles.


PIEZAS PERDIDAS

1) Lo comentó el director de este diario el otro día en la tertulia de Paco Morán y es tal cual: Manuel Alfonso, Ignacio Caraballo (alcalde de Chucena) y Juan López (delegado de Agricultura y Pesca) reclamaron de la dirección provincial del PSOE una disculpa para el alcalde de El Granado, Juan Manuel Burga, por el fondo y las formas empleados en la paralización del macroproyecto turístico. Zona LIC también es todo el municipio de Aracena, por ejemplo, y ¿se le van a paralizar las promociones urbanísticas en marcha? El cabreo de ciertos dirigentes es monumental contra cierto señor que, él sí, puede disfrutar de un adosado de 60 millones de pesetas en un bucólico rincón Cartaya.

2) José Manuel Najarro, el empresario de las pawlonias y los periódicos gratuitos del Condado, amenaza con abogados a todos los bloggers en cuyas páginas hayan dejado anónimos difamatorios o calumniosos contra su persona y que no sean fulminantemente eliminados. Cómo se está poniendo el mundillo de la comunicación, ¿verdad?
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 19 de noviembre de 2006

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

19 noviembre, 2006 21:37  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal