13 diciembre 2006

Cañas y lanzas

Hacía lo menos un par de años que no hablaba con el alcalde de Manzanilla, el histórico dirigente comunista Manolo Pérez Coronado, abandonado a su suerte por la dirección provincial de Izquierda Unida desde las elecciones municipales de 2003, cuando se negó en redondo a firmar un pacto a nivel local con el PSOE de Cristóbal Carrillo, un pacto imprescindible para que los socialistas no perdieran el control sobre las mancomunidades del Condado, principalmente sobre Desarrollo Local. Por motivos puramente profesionales, fui testigo directo del histórico pleno manzanillero donde IU optó por abrirse en canal en el Condado a cambio de llevar el draconiano ‘pacto de progreso’ hasta la Diputación Provincial. Y les confieso que me dejó pasmado la destreza demostrada por los de Pedro Jiménez a la hora de deshacerse de esa libra de carne exigida por el maligno mercader de la política de Huelva. Allí estaban conmigo gente como Manolo Rodríguez, el aún portavoz de la coalición de izquierdas en el Ayuntamiento de la capital y camarada sempiterno de Pérez Coronado; como Paco Díaz Ojeda, el hombre que rivalizará con Carlos Sánchez en Bollullos por la Alcaldía; o como Emilio Gegúndez, ahora emboscado de Comisiones Obreras en el superayuntamiento de Cejudo. Todos ellos pueden dar detalles de aquel discurso desesperado de Manolo a sus tres concejales, recordándoles todo el daño que les había hecho la oposición socialista durante años y rogándoles que, por el bien del pueblo, reeditaran el pacto con el PP para no sembrar el caos en el Ayuntamiento. No sirvió de nada: nuestro Shylock (el shakesperiano Mario Jiménez) se cobró su deuda de carne humana y adiós, muy buenas. ¿Se acuerda el diputado moguereño de lo que me soltó mientras le comunicaba por el móvil a Barrero que todo había salido conforme al guión previsto?, ¿lo recuerda el muy socialista? Pero sí, mejor pasemos página antes de que se termine el espacio de esta columna... Lo que quería decirles hoy es que estuve hablando por teléfono el otro día con Pérez Coronado, y que le sondeé para ver qué piensa hacer con respecto a las elecciones del año próximo. «Estamos mirando por aquí alguna cosilla, porque yo tengo ganas de presentarme pero en algo independiente», me contestó el alcalde de Manzanilla, más inocente que cauto en su relaciones con la prensa que tantos malentendidos y quebraderos de cabeza le ha llegado a ocasionar. O Izquierda Unida obtiene los dos concejales en la capital y rompe con el PSOE la mayoría absoluta de Pedro Rodríguez, o las cañas se tornarán lanzas.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 13 de diciembre de 2006

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal