15 diciembre 2006

Piñata judicial

Para mí que la querella que le ha puesto el alcalde de la capital al líder de las Juventudes Socialistas de Huelva la habrá acogido Fran Baluffo con la ilusión del niño cegado que, después de muchos mandobles fallidos, atina con el palo en la piñata judicial. Porque nadie ha hecho más —ni lo ha hecho mejor tampoco— que el asesor de Manuela Parralo para terminar denunciado en los tribunales por Pedro Rodríguez, que le pide 30.000 euros de multa (al cambio, cinco millones de pesetas) y el cierre de la página web de la filial del PSOE onubense. En serio, no me imagino al número 14 de la candidatura socialista sino brincando de alegría cuando se le comunicó formalmente, mediante la citación para el 18 de enero, que tendrá que declarar como imputado ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Huelva por el vomitivo caso de los móviles, que repito que a ver si no termina con un archivazo total que no satisfaría a nadie. ¿Que estoy exagerando? No, hombre... Me parece a mí que son ustedes quienes no terminan de calar del todo a esta joven promesa del aparato. Los que conocen personal y mínimamente a Baluffo, ¿no se lo imaginan tirando del corporativo para llamar ipso facto a Barrero, a Mario, a la jefa directa y a todo aquel que, hoy y mañana, lo puede estripar orgánicamente con el dedo como a una hormiguita, para comunicarles con un mohín en la voz que él también es otra víctima cualificada del nerviosismo electoral y el talante antidemocrático de Rodri? Observen que, al menos en convocar a los medios de comunicación y mostrarles el papelito, no ha tardado ni un suspiro. Y eso que, para mandar una convocatoria de prensa, ya se sabe que hay que pasar inexcusablemente una serie de filtros previos y que, si no, ya es que no te habla nadie del PSOE de Huelva de nada en absoluto.

***

Baluffo se ha llevado meses jugando al poli malo, en la confianza de que Manuela terminaría reconociéndole en la lista electoral su ensañamiento con la porra. No ha sido así, aunque más tonto sería si se cabreara, porque la salida natural que le va a quedar a la candidata tras las elecciones municipales es de nuevo la Diputación Provincial, y ella es muy lista y sabe que basta con renovarle el contrato para que Fran siga desfilando cada semana por el filo de la navaja judicial, dando palos de ciego sin saber nunca qué puede esconder en realidad esa inalcanzable piñata a la que mucho dirigente veterano, prudentemente, no se atreven ni a acercarse.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 15 de diciembre de 2006

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal