22 septiembre 2007

Sobre el bipuente

Javier Manterola, el ingeniero al que Chaves le ha encargado el tripuente a Punta Umbría, ha dejado entrever que al final se van a decantar por que sean sólo dos los viaductos que unan el Nuevo Colombino con la playa de la Bota. Pero que nadie se venga abajo como ese cuarto puente sobre el Odiel que, tras salir de los oscuros cajones electorales de la Consejería de Obras Públicas, no ha podido resistir la abrasadora luz pública ni un minuto. Insisto: que a nadie le entre la bajona porque la solución arquitectónica sugerida por Manterola hará remover en su tumba al mismísimo Gustave Eiffel. «Una ciudad sin monumentos importantes como Huelva se conocerá en el futuro por este puente [el del dos en uno], porque será mucho más importante relativamente que la Torre Eiffel de París». Esa última aclaración geográfica estaba de más, como el atrevido inventario monumental que corona su reflexión, pero de acuerdo: no seamos puntillosos ni puntilleros con alguien que lo único que pretendería es dañar lo menos posible un parque natural. En principio, por tanto, la nueva propuesta sólo podrá disgustar a los más cafres, que ya se sabe que haberlos haylos en todas partes en tanto que lo son. El problema que le empiezo a ver yo al asunto es otro, y me refiero a ese temor travestido de cálculo técnico que avisa de que la nueva infraestructura viaria puede no estar finalizada hasta dentro de cuatro años y pico, pese a que el presidente de la Junta anunció que las obras comenzarían en cuestión de meses si la gente votaba primero a Manuela Parralo como alcaldesa y después a él como dueño y señor de Andalucía. Incumplida la premisa inicial, habrá quienes analicen las previsiones de Manterola como excesivamente voluntaristas, aun cuando el alcalde Pedro Rodríguez confíe en esquilmar al jefe del Gobierno andaluz en su encuentro del próximo martes. El caso es que estamos dibujando ya un escenario temporal que se antoja excesivo para una conexión tan urgente como ésta que han dado en llamar Metropolitana Sur. Claro que no soy un experto en la materia, pero sí sé que la Torre Eiffel se pudo levantar en tan sólo dos años al finales del siglo XIX, o que China va a terminar de construir 36 kilómetros de puente en el delta del Yangtsé en un quinquenio. Estamos hablando de un engendro 80 veces más grande que el futuro nuevo puente sobre el Odiel. Aquí, sin embargo, hasta los más optimistas estiman que las obras pueden tardar tres años en terminarse. Particularmente me conformo con que, entre tanto brindis, al bipuente no le acabe pasando lo que al canal de Panamá, un proyecto en el que les recuerdo que también participaba Gustave Eiffel. Por el bien de Huelva y del desahogado Manterola.


Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 22 de septiembre de 2007

Etiquetas: ,

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

No sé porqué estas en contra de los puentes. Es una obra buena para Huelva y para Punta Umbría. Deberías ser más sensato y no tirar a bulto contra tan importante obra tan sólo porque se geste bajo gobierno socialista.

25 septiembre, 2007 17:23  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal