29 diciembre 2008

Cuestiones judiciales

Si el nuevo Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) hubiese inhabilitado por tres años al juez del caso Mari Luz, tal como exigía el fiscal, ¿se estaría denunciando bravamente la eficacia de las presiones ejercidas desde el poder Ejecutivo contra la imprescindible independencia de jueces y magistrados? ¿En qué lugar habría quedado además la propuesta de sanción tramitada por el anterior CGPJ y dónde el prestigio de sus miembros? ¿No se podrían derivar incluso responsabilidades jurídicas por ese expediente reblandecido?
Más preguntas que me inquietan: ¿la medida punitiva exacta que exigía el caso la daba la correlativa de la suspensión de empleo y sueldo por dos años a la secretaria judicial Juana Gálvez?
Si a Tirado lo hubieran expulsado temporalmente de la carrera judicial, tres años, o dos, o sólo uno, ¿habría habido también una propuesta inmediata del Ministerio de Justicia para endurecer la normativa sancionadora contra la judicatura y evitar así que estrictos fallos judiciales con resultado de muerte puedan intentar ventilarse con 1.500 euros de multa corporativa?
¿Se habría aminorado la ira familiar y judicial con la asunción de responsabilidades políticas en forma de dimisiones o ceses fulminantes de primer nivel? ¿No es demasiado fácil esperar simplemente a que se rompa la cuerda por la parte más débil?

Etiquetas:

10 comentarios:

Blogger ercanito ha dicho...

En sanidad, educación y justicia tenemos sistemas avanzadísimos e ideales para todos los países del globo, pero sin medios nunca funcionarán correctamente. Es como comprar un Ferrari y no llenarle el depósito. Lo peor es que la responsabilidad política queda para otra cosa. Y en la misma semana al Juez Calamita (o calamidad) le echan tres años, si mal no recuerdo. Te mando otra pregunta ¿La justicia es igual para todos?

29 diciembre, 2008 17:21  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

Calamita actuó conscientemente para que una pareja de lesbianas no pudiera adoptar a la niña de una de ellas. A Tirado se le podrá acusar de cualquier cosa menos de haber obrado con la malsana intención de que Santiago del Valle matara a Mari Luz.

La Justicia es un ideal. Más que en las garantías administrativas, creo en algunos jueces y en algunos abogados y en algunos fiscales y en algunos funcionarios. En otros desde luego que no creo. Por eso desconfío en general de los juzgados.

En Argentina, un país que ya conocer y que administrativa y políticamente sabrás también que resulta ser mucho más jodido que el español, me llevé un sorpresón al ver a una persona accediendo a través de internet (con su clave personal) a una red telemática donde figuraban el momento exacto procesal en el que estaban una serie de procedimientos mercantiles.

Te lo dice un periodista: todas las garantías del sistema se vienen necesariamente abajo cuando te enteras de una sentencia condenatoria o absolutoria a través de un teletipo. Dicen que qué hacemos entonces con los procuradores. ¿No se necesitan miles de puestos en esa administración judicial que prometían reformar y modernizar urgentemente tras la muerte de Mari Luz? Realmente no tenemos un Ferrari al que le falte gasofa. Por eso yo confío más en la pericia de ciertos conductores al volante que en las prestaciones del monovolumen.

29 diciembre, 2008 17:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

No hay mayor ciego que el que no quere ver. La sanción al Juez Tirado es ridícula. La actitud del Consejo General del Poder Judicial, lamentable. Y la del Gobierno, valiente. Las respuestas a tus preguntas ya las ha expresado el padre de la niña, moléstate en oirle, yo lo hago. Quiera Dios que a nuestros hijos no les suceda lo mismo, que los asesine un miserable pederasta que se encontraba en libertad estando condenado a prisión porque el Juez encargado de ingresarlo en la cárcel no hizo bien su trabajo.

29 diciembre, 2008 19:31  
Blogger Almanzurbillah ha dicho...

Si tienes un local abierto al público puede que no tengas extintores y que no tengas intención de quemar a nadie; si te pillan sin extintores: una sanción de 1.500 euros (por ejemplo, ilustrador) estará más que bien; si se produce un incendio en tu local y muere gente ¿qué tiene que hacer el juez, multarte con 1.500 euros? Claro que la justicia está mal dotada, pero hay negligencias y negligencias con resultados brutales; se puede dejar sin ejecutar cualquier sentencia menos la de un pederasta.

29 diciembre, 2008 19:57  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

Si nos ponemos duros, el Gobierno es responsable también en la muerte de la niña. Y la Junta de Andalucía. Y el Ministerio Fiscal. Y no diré yo que hasta el padre de Mari Luz, como apuntó el respetado juez de Menores Emilio Calatayud. Quien no lo vea claro, que al menos diga qué es lo que tiene que hacer cada juez cargado hasta las cejas de trabajo y con ejecutorias pendientes por doquier. Conozco a unos cuantos. Muchos han salido en prensa y televisión mostrando pilas y pilas de papeles en sus despachos. ¿Qué tienen que hacer?, insisto. ¿Cierran el chiringuito y se van a sus casas hasta que entre Bermejo y Naranjo arreglen el caos?
Se ha cri-mi-na-li-za-do al juez Tirado, y a mí al menos no se me ocurre mayor barbaridad. Que el poder ejecutivo participe en esa demonización (de consecuencias impredecibles) es un error. Y más aún que cargue con dureza contra el nuevo CGPJ, que se estrena con un descrédito oficial creo que desmedido y muy dañino para la estabilidad de la Democracia española. Hay que tener muy en cuenta que, si se le impone una multa de 1.500 euros, es porque se puede, ya que ahí había colocado el legislativo el umbral sancionador. ¿Elevamos ahora la responsabilidad a los diputados nacionales, que abrieron la puerta al corporativismo se supone que a cambio de nada?
Concluyo: si todo el mundo atendiera más a sus responsabilidades que a la culpa, este asunto se habría tratado con otro tono muy distinto por parte de todos los agentes implicados.

29 diciembre, 2008 19:58  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

En casa del herrero, cuchara de palo, Almanzurbillah. Aquí el local estaba sin extintores, con las puertas de emergencia bloqueadas, sin seguridad privada... Encima, hablamos de un juzgado de lo Penal; o sea, una fábrica de pólvora. Pero al que le estamos echando los perros no es precisamente el dueño del local. Si te das cuenta, es un mero empleado. No está en su mano la compra de los extintores. Si te digo que desde hace años los propietarios del polvorín vienen además prometiendo y postergando unea serie de inversiones para garantizar el buen funcionamiento del chiringuito, a lo mejor te convenzo con tu propio símil de que estamos cebándonos con un tipo con muy pero que muy mala suerte. E insisto: ¿cuántos extintores se han puesto en los juzgados tras el caso Mari Luz? ¿Está garantizado hoy día que cada pederasta condenado duerma entre rejas el mismo día en que le comunican la sentencia? Porque eso es lo que yo defiendo: al tipo al que le lees una condena de este tipo, le dices que le van a acompañar a su casa un par de policías nacionales para que prepare el hatillo, se despida de su mujer y se vaya sobre la marcha a la cárcel. ¿Pasa eso? ¿Qué nos tiene que preocupar más, la brutal historia de Mari Luz o que mañana mismo pueda repetirse en otra ciudad?

29 diciembre, 2008 20:18  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

Y una cosa más (perdón por la insistencia argumental): ¿alguien repara en que si al juez Tirado se le pide la inhabilitación también es porque tuvo la valentía de condenar a Santiago del Valle? Si (congiéndosela con papel de fumar) lo hubiera declarado inocente porque no creyera suficientemente acreditadas las pruebas, o si lo hubiera condenado a una pena inferior que no comportara presidio, nadie le acusaría de haber permitido que estuviera en la calle un tipo que tenía que estar entre rejas, ¿verdad? Menudo incentivo para el juez que tiene un montonazo de casos descontrolados y al que le siguen presentando presuntos pederastas, presuntos violadores, presuntos asesinos, presuntos...

29 diciembre, 2008 21:06  
Anonymous Anónimo ha dicho...

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

30 diciembre, 2008 09:56  
Blogger ercanito ha dicho...

Con todos mis respetos Señor Anónimo, el padre de Mariluz, al que respeto absolutamente, lo están usando como usan los políticos a las víctimas del terrorismo (no concreto partido). Conozco de cerca un caso de un Policía Nacional asesinado por ETA a cuya familia un político, entonces Ministro de Interior, prometió puestos de trabajo, protección y cobertura psicológica, ayudas... en público. Repito, EN PÚBLICO. Conozco muy bien a su viuda, y sólo percibió abandono y olvido. Por supuesto que su pensión es grande, pero ese Ministro no apareció más, ni por Huelva, ni por ningún lugar cercano a la familia. Es la clase política que tenemos. No hay que ser fanáticos de los partidos políticos como de los equipos de fútbol. Al padre de Mariluz lo siguen engañando, y aunque al Juez Tirado lo condenaran más firmemente, sólo lograrían maquillar más la falta de medios a disposición del sistema judicial español.

30 diciembre, 2008 19:54  
Anonymous Alf ha dicho...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Manuel. Es más, puestos a pensar, me pregunto en qué piensan aquellos que piden esos tres años de inhabilitación para el juez. No será una muestra más del "sí a todo" que vemos con demasiada frecuencia?. No será muestra de la presión, de la ingerencia habitual del poder político en el judicial?.

Que una buena parte del problema de la justicia en este país viene dado por la escasez de medios es algo manifiestamente claro. Por qué nuestros gobiernos no reflexionan e intentan poner solución a esta también grave crisis, si no recesión, que sufre nuestra justicia?. Tal vez así sean más manejables, menos independientes? Por qué no asumen su parte de responsabilidad en éste y otros tantos casos?.

El juez Tirado tiene su responsabilidad en este caso, está claro, pero también la tienen, como bien dices, el gobierno central y la junta de Andalucía. Quién juzga y sanciona a éstos que, de una u otra forma, derivan sus propias responsabilidades hacia los demás?

Una última cosa. Para los padres no hay medida que pueda aliviar un dolor así, pero tengo la impresión que a esos que reclaman una mayor sanción, ese dolor no les importa demasiado. Su pensamiento está en otra orden de cosas.

31 diciembre, 2008 01:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal