01 diciembre 2005

Un incendio orwelliano

La guerra es la paz; la libertad es la esclavitud; la ignorancia es la fuerza. Sobre la lógica imposible de estas tres contradicciones esenciales, Orwell ideó la sociedad futurista de su novela 1984, controlada por el Gran Hermano e inspirada en buena medida en sus experiencias guerrilleras en las filas del POUM y en la Cataluña del 37, sitiada desde todos los frentes. En esa esquizofrenia orwelliana es en la que van a instalarse a partir de ahora las instituciones controladas por el PSOE a cuenta de la declaración de zona catastrófica comprometida para Guadalajara por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Basta con leer la información publicada por el diario El País ayer para adivinar por dónde van a ir los tiros desde ya. “Aunque el término fue esgrimido por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero en su visita al Alto Tajo, fuentes del Gobierno aclaran el sentido metafórico de la expresión para indicar la dimensión del esfuerzo del Estado en indemnizaciones y ayudas económicas encaminadas a rehabilitar las zonas incendiadas”, se apunta. Según este periódico, “de aplicarse la figura, apenas quedaría un rincón libre de catástrofes y da pie a que surjan especialistas en recabar subvenciones”. O sea, que las palabras de Zapatero que repiten desde hace un par de días todos los informativos de televisión y radio, tanto públicos como privados (también la Cadena Ser), en realidad no significarían lo que significan conforme al ordenamiento jurídico, aunque El País no haya titulado diciendo que el Gobierno anuncia públicamente algo que no va a hacer en ningún caso.... Lo dicho: la guerra es la paz; la libertad es la esclavitud; la declaración de zona catastrófica es una metáfora. La patata caliente que les ha soltado el presidente a los responsables públicos de su partido que hace un año tuvieron que dar la cara ante los afectados por el incendio de Riotinto levantará ampollas. Porque a ver cómo nos explican nuestros gobernantes más cercanos lo hecho y lo dicho en todo este tiempo cuando este viernes el Consejo de Ministros haga palidecer su convicción impostada de que la zona catastrófica no serviría para recuperar las 35.000 hectáreas calcinadas entre las provincias de Huelva y Sevilla. Lo del domingo ya es sintomático. Zapatero, por la mañana, anuncia su decisión, y en todo el día nadie del PSOE o de la Junta abre el pico, ni en Sevilla ni en Huelva. Sólo habla el ex consejero de Gobernación, Alfonso Perales, para acusar al presidente del PP andaluz, Javier Arenas, de hacer una «oposición frívola y con carácter retroactivo»... La guerra es la paz; la libertad es la esclavitud; el incendio de Riotinto es el pasado. Habría atinado Orwell titulando 2005 su novela.

Del archivo de EL MUNDO Huelva Noticias

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal