02 enero 2009

Delinquen, luego existimos

Europa Press ha entrevistado al presidente de la Audiencia Provincial, don Jesús Sánchez Entralgo, que en un sobrecogedor arranque de adanismo reconoce ante la opinión pública que en Huelva «hay de todo», ya que se producen «delitos de robo, homicidios, tráfico de sustancias prohibidas y un número importante de violencia dentro de la familia y machista». Pregunto: ¿qué ciudad puede aspirar a llamarse tal sin ese cosmopolitismo delincuencial? Que conozco alguna aldea próxima donde ya sirven este cocktail, un fin de semana sí y otro también...
Pero es que la reflexión de Sánchez Entralgo no termina ahí, ya que asegura que, si sumamos todos esos hechos penados por ley, resultan ser «menos de lo que su repercusión mediática pudiera dar a entender», aunque a continuación quiere esconder la mano añadiendo que los medios de comunicación no tienen culpa de esta circunstancia. ¿Quién entonces? ¿El lector, el kiosquero, el eco-eco?
Lo mejor lo deja para el final. Díganme si esto no lo firmaría el Papa Ratzinger: «No vivimos en el paraíso terrenal, pero estamos todavía muy alejados del infierno; [así que] es necesario hacer lo posible para que no caminemos hacia el infierno, sino hacia el paraíso». Eliminado teológicamente el limbo, falta ponerle nombre a ese estadio intermedio donde nos sitúa el presidente de la Audiencia.
Creo que me va a costar conciliar el sueño...

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Sánchez Entralgo es un buen Juez ... ¡y honrado!, no como otras personas a los que en el pasado has hecho propaganda y que te han invitado a Jamón y Gambas en el hotel Barceló de Punta Umbría.

03 enero, 2009 20:29  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

No he dicho que Sánchez Entralgo sea un mal juez ni un golfo, y a mí nadie me ha invitado a jamón y gambas en el hotel Barceló de Punta Umbría.

03 enero, 2009 20:47  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal