01 febrero 2009

Rectifican los sabios y los jóvenes

Como le honra la rectificación, hay que felicitar al joven concejal socialista Fran Baluffo por haber admitido en el último pleno municipal celebrado en el Ayuntamiento de Huelva que se confundió en el anterior al arremeter contra el pasado ideológico del médico Celestino Verdier, cuya memoria honra el callejero capitalino. Es cierto que a ningún político que se precie debiera calentársele tanto la boca con argumentos tan deleznables, en las múltiples acepciones que admite este adjetivo según la Real Academia. Pero también es verdad que son muy pocas las personas (incluidas las apolíticas) que reconocen a posteriori haberse pasado tres pueblos en cualquier asunto y piden disculpas por ello. Además, en este caso no sólo se hace privadamente a la familia dolida, sino a la sociedad onubense en su conjunto, que es a la que él debe a fin de cuentas su acta de concejal —aún valorando la plaga de lesiones que ha sufrido el equipo titular del grupo municipal socialista y lo que han tenido que moverse tanto el banquillo como los filiales del PSOE—. Si especialmente comedido hay que ser a la hora de hablar de los que ya no están entre nosotros, más cuidado e interés todavía debe ponerse cuando toca dar marcha atrás y hacer un acto de contrición. Baluffo lo ha hecho. Y lo felicito por ello. ¿Puede ser mi primera vez? Porque no será la última.
De 'El Rompecabezas Onubense', publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 1 de febrero de 2009

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal