22 marzo 2009

Rogando a Dios con el mazo

Divertida lección de equilibrismo la que ofrece la dirección del PSOE onubense ante el debate impostergable sobre el futuro de Chaves y del socialismo andaluz. Reparen en cómo marcan distancia Javier Barrero y Mario Jiménez, para llamar a engaño.
Entremos en detalle. Si el presidente de la Junta dice un lunes que nadie hable públicamente de su sucesión, ni en improvisados corrillos minados de periodistas, toda la gente (salvo los más tontitos) se traga la lengua y punto. Pero si en el fin de semana siguiente un dirigente provincial sale en la prensa señalando a Huelva como ejemplo al uso de renovación orgánica y añade, textualmente, que «los cambios que se puedan producir, si es que se producen, por cierto, tendrán que abordarse pensando en los ciudadanos, atentos a lo que Manuel Chaves y Zapatero consideren que es lo mejor para este país y para Andalucía», eso (por mucha soda y mucho hielo que se le quiera incorporar finalmente al asunto) ya son ganas inequívocas de sacar lo pies del tiesto, de que el árbitro pegue un chiflido y venga con la amarilla en la mano para apuntarte la chulería y la matrícula.
¿Que Barrero no es ya el líder del PSOE de Huelva?, ¿que esa entrevista ni llega jamás a los oídos del secretario general andaluz ni le importaría lo más mínimo? Eso lo sabemos todos. Pero no deja de ser una manifestación a contracorriente del presunto jefe de esa inopinada interparlamentaria que se supone que a día de hoy lo decide todo en Madrid en clave andaluza. Y ese líder intercamaral afirma —ojo al detalle— que todo hipotético cambio que haya de producirse en Andalucía tendrá que decidirse conjuntamente entre el sustituible y el irremplazable, entre Chaves y el presidente del Gobierno central, y eso (en según qué foros, oídos o potencial contexto) puede sonar a declaración de guerra.
Mientras Barrero salta sonriente y nos saluda a todos cual delfín zapaterista en su interminable entrevista/separata, el que relevó en la secretaría provincial del PSOE, Mario Jiménez, sigue creciendo con la fuerza de las enredaderas mediante el elogio fácil a otro lugarteniente hecho a sí mismo como Luis Pizarro Medina, vicesecretario de la ejecutiva regional. O sea: don Javier tirando para el norte y el parlamentario moguereño jalando para el sur. Uno con lo que piensa la federal, otro con lo que ordena la dirección andaluza. Una vela a Dios y otra al diablo; en misa y repicando...
A vuelapluma me asaltan algunas dudas razonables, pero una principal: ¿quién dará el placet entonces al próximo candidato a la Alcaldía de Huelva, que se debiera definir para el próximo otoño?, ¿los partidarios del cambio anhelado por Madrid o los que enseñan los dientes a partir de Despeñaperros para evitar intromisiones de cualquier tipo? Si Chaves sigue en la Junta dentro de dos años, les aseguro que la preguntita se las trae...

De 'El Rompecabezas Onubense', publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 22 de marzo de 2009

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal