05 marzo 2009

Zarandeo por hartura


Reveladora anécdota de la situación social y política por la que atravesamos todos (me refiero, obviamente, a los que no somos diputados nacionales, senadores, parlamentarios autonómicos, regidores capitalinos o jefas de la oposición) la contada por el compañero Antonio S. Candilejo sobre la denuncia interpuesta ante la Guardia Civil por el alcalde pedáneo de La Zarza, el socialista Francisco Martín Macías, contra el vecino bestiajo que le agarró por el pescuezo y, a empellones, lo lanzó al suelo bajo la dolosa acusación de que colocaba a la gente ‘a dedo’. Con un parte médico que confirma punto por punto los arañazos y magulladuras propias de cualquier forcejeo, el agredido ha alegado no que él tenga perfecto derecho a contratar a concuñadas y sobrinas de confianza para todo aquello que el interés general haya de justificar, sino que cada nuevo empleado público lo cocinan en exclusiva la Diputación de Huelva y el Servicio Andaluz de Empleo, ese INEM autonómico que, ni con la euforia tecnológica que han despertado la alianza entre la industria informática e internet, ha sido capaz de mejorar sustancialmente la gestión desarrollada por los viejos ministerios de Trabajo cuando todo era papel. En definitiva, se defiende Martín Macías asegurando que un alcalde pedáneo ni pincha ni corta y que, en todo caso, habría que mirar hacia arriba para atinar con los responsables absolutos de las altas y bajas contractuales en las administraciones públicas. Así, se podría concluir que ni el político más cercano al terruño termina de darse cuenta de que la desesperación ciudadana no atiende a razones o, más bien, que no está dispuesta a perder un minuto con explicaciones arduas sobre lo legal de cada procedimiento de selección para meter a alguien en un despacho. La cuestión es que hay quienes acumulan demasiados meses esperando para trabajar en lo que sea. Y, con mejor o peor tono, no admiten que unos pocos se zampen el pastel con su voto.


Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 5 de marzo de 2009

Etiquetas: ,

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Manolo, creo que tienes que graduarte las gafas porque parece que no eres capaz de ver con claridad la realidad. Todo esto es mucho más sencillo: el alcalde es de izquierdas y el agresor de derechas, de la derecha derechona, tú ya sabes.

05 marzo, 2009 23:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Manolo, creo que empiezas a molestar demasiado al poder y este "anónimo" se ha erigido en tu férreo marcador de blog.

Je, je, je,... tiene gracia.

Ya sabes que hay sectores políticos que, tomando el ejemplo de Obama, se han lanzado a la conquista de internet (ya no es suficiente el papel escrito, la tv,...). El "pensamiento único" pretende dominar todos los rincones, sin dejar resquicios.

(Ya hay algunos que han finalizado "con provecho" el curso intensivo de "telepredicador virtual")

06 marzo, 2009 21:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Resulta cuando menos gracioso (pateticamente gracioso) justificar ciertos actos injustificables sobre la base de la ideología politica -derechona- de los demás; como si ese fuera un argumento válido para desautorizar a alguién, sin más.
Pero más gracioso es el que los alcaldes echen balones fuera sistematicamente (SAE, Diputación...) para justificar los contratos laborales que realizan donde, el destino (se entiende), ha querido incluir a familiares y amiguetes. Lamentable. Cualquier sondeo del SAE se hace sobre una "oferta genérica" escrita, registrada y firmada por el responsable de la entidad solicitante. Que la hagan PUBLICA y justifiquen en base a qué criterios y circunstancias unos/as han tenido la suerte de ser llamadas a la misma y otros/as no. No es tan dificil, ¿verdad? Pero la transparecia política parece que no entra en la perspectiva ideológica de nuestros dirigentes locales; hay que joderse!

08 marzo, 2009 22:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal