06 marzo 2010

Billy Valderas Wilder


«Ha tenido Valderas un momento Billy Wilder». El puntazo lo soltó ayer mi compañero de redacción Joaquín Caro mientras repasaba los teletipos de la agencias y descubría que el líder andaluz de Izquierda Unida, en su rueda de prensa matinal en Huelva, había reconocido que, como su alcalde en Hinojos (Manuel Naranjo) había privatizado el servicio del agua siguiendo los pasos de los alcaldes metropolitanos del PP (y también los del antiguo secretario de Organización izquierdista Paco Díaz Ojeda, ni más ni menos que en Bollullos), «nadie es perfecto».
La explicación de Diego resulta más cómica que aquel fantástico punto y final de Con faldas y a lo loco en el que Jack Lemmon confía en que quitándose la peluca y la voz melosa será suficiente para zafarse definitivamente de la luna de miel con ese infeliz millonario segurísimo de haber encontrado a la mujer de su vida al cabo de los años. El «nadie es perfecto» de IU, para tratar de mantener el discurso roto por el único alcalde condal que le queda a la organización, es de un patetismo aún más feroz, al que también le queda que ni pintado el 'The End' de los títulos de crédito.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal