20 noviembre 2007

Armamento antidemocrático

Alguien me lo ha preguntado alguna que otra vez, sospecho que con toda la buena fe del mundo. «¿Por qué los medios de comunicación no lleváis a los tribunales de Justicia las supuestas corruptelas que destapáis?, ¿cómo es que no denunciáis ante la Fiscalía a los políticos la misma mañana en que los dejáis en pelota picada ante la opinión pública con un titular a cuatro columnas?». La respuesta es bien sencilla: los periodistas no nos dedicamos a eso (¡y a Dios gracias!, porque me temo que podríamos condenar a la ya de por sí colapsada administración judicial a un coma profundo y directamente irreversible). La misión tanto del informador como del opinante se limita —y se ha de limitar— a buscar la noticia, comprobar su veracidad, hacerla pública y, todo lo más, a comentarla analítica o irónicamente en el ejercicio libre de su libertad de expresión. Por supuesto que hay asuntos que se ventilan en los diarios cualquier mañana como si tal cosa cuando, en realidad, podrían ser objeto de sanción civil, administrativa o penal. Pero insisto en que no le toca —ni le debe tocar— al periódico que airea la cuestión controvertida remitir una copia de la portada al juzgado de primera instancia, ofreciendo el testimonio incriminatorio del redactor que firma la pieza y todas las pruebas que haya podido acarrear durante su labor de investigación; entre otras razones de peso porque, sin lugar a dudas, acabaría distorsionándose gravemente el propio sistema democrático que nos hemos dado. Esta raya divisoria, que jamás debiera rebasarse, también debería ser respetada en buena lid por la contraparte, la que conforma la clase política. Pero no son pocas las ocasiones en que te agradecen tu renuncia tácita a la legitimación activa judicial con querellas que, cuando provienen de personas aforadas (ese don que te otorga mi voto), sólo pueden producirle a uno vergüenza ajena. Lo absolutamente inédito, lo que permite distinguir con nitidez cromática el pase de castaño a oscuro, es que sea el presidente de una autonomía el que no ceje en su empeño de ver sentados en el banquillo de los acusados al director de un diario y a su redactor jefe. O que un juez imponga 700.000 euros de fianza a la cabecera por si finalmente se estimara indemnizable el honor de ese jefe de Gobierno autonómico que, encima, se supone que está ejerciendo la acusación a nivel particular, como cualquier ciudadano de a pie... Respetemos la independencia de los tribunales y el derecho de todo ser humano a acudir a ellos si se siente injuriado, vale. Pero que respeten también a la prensa quienes, ni tras 30 años blindados frente a la Justicia en cargos institucionales, se terminan de enterar de que un buen demócrata no puede dispararle a un periódico; y menos aún por la espalda.

Manifiesto por la libertad de expresión.


Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 20 de noviembre de 2007

Etiquetas: ,

8 comentarios:

Blogger manolocayuela ha dicho...

Sin el periodismo informativo no se habría descubierto el caso Watergate, los GAL, sin olvidarnos de aquella tarde del sábado 13-M en la SER.

Aunque en ocasiones me pierdo en tus artículos, te sigo porque creo que defiendes un periodismo diferente y libre, con aciertos y errores como cualquier persona de cualquier profesion, incluido el que esto escribe.

Salu2

21 noviembre, 2007 10:30  
Blogger Manuel Mª Becerro Pérez ha dicho...

Hola, Manolo. Gracias por el elogio (siempre espero críticas; nunca me acostumbraré a los golpecitos en la espalda). Mucha gente me advierte que se pierde en mis columnas. Ocurre también que son básicamente de ámbito provincial y que hay que conocer a los actores de la política onubense para entenderlos y disentir o suscribirlos. Antiguamente, y tú que tienes la hemeroteca del Facanías a mano lo puedes corroborar, era mucho más críptico en lo que escribía. Mi padre siempre me reñía diciéndome que tenía que escribir para todo el mundo. Espero pulir algún día el estilo. Dame tiempo.

El periodismo de investigación es una rara avis, una especie en peligro de extinción pese a la proliferación bastarda de cámaras ocultas que luego sirven para rellenar programas deshonrosos. Como conozco bien ambos gremios, me fío bastante más de lo que firma un periodista que de lo que dice un político. Cuando ambos entran en colisión, siempre pienso en quién está obligado deontológicamente a decir la verdad. Yo al menos este punto lo tengo clarísimo.

Cuídese y siga actualizando su blog, que no me lo pierdo ni en domingo. Y una cosa: cuenta ya el histórico escándalo mundial de la fundición de Los Silillos, que son de las páginas más sorprendentes de esa historia local oculta que siempre han reivindicado los Cayuela.

21 noviembre, 2007 11:38  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Partiendo de la base que no estoy en contra de la libertad de la expresion. Tampoco estoy de acuerdo con el todo vale. Y en eso seguramente me de usted la razon puesto que elimina a su criterio los comentario que puedan resultan ofensivos,...


Siguiendo con ese hilo y porque un politico no puede defenderse de ataques que afectan a su honor?. Es un ciudadano de 2ª o 3ª?. Desde mi punto de vista no. Dejemos a la justicia funcionar y cada una de las partes aporten sus argumentos y sea el juez o jueza la que dicte sentencia

21 noviembre, 2007 21:39  
Blogger Manuel Mª Becerro Pérez ha dicho...

Respeto tu opinión, pero discrepo en su esencia. Si hablamos de ciudadanos de primera, estaremos hablando de Chaves y poco más, por poder y prerrogativas acumuladas. El resto seremos los ciudadanos de segunda o de tercera a los que haces referencia, pero él bajo ningún concepto. El concepto político puede llegar a ser tramposamente amplio, porque engloba a un primer ministro y al único concejalillo en la oposición en el Ayuntamiento serrano más recóndito, y no creo que sean magnitudes comparables, ¿verdad? No sé tú, pero si me viera yo en el banquillo de los acusados la verdad es que en frente no me gustaría nada tener a todo un presidente de la Junta de Andalucía. Prefiero a ciudadanos de tercera y de cuarta categoría acusándome de injuriarlos. Lo que me parece fatal a mí es que un hombre que lleva ya 17 años gobernando en Andalucía se dedique a querellarse contra cualquier medio de comunicación. De eso no hay precedentes, y te reto a que nos los presentes si quieres. Y si cambiamos las reglas (escritas o no), cambiémosla para todos: ¿o tengo que admitir, como ciudadano, la inmunidad parlamentaria de los señores diputados? Todos moros o todos cristianos, ¿no? Saludos.

21 noviembre, 2007 22:48  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Comparto su tesis que prefiere no tener enfrente a Chaves pero supongo que tampoco a Botin o a un empresario de renombre tal que puede tener un despacho de abogados igualmente de renombre a diferencia que cualquier ciudadano normal que no puede llegar a tener ese asesoramiento pero eso no quita que ese ciudadano que se dedique a la politica bien desde la Presidencia de la Junta bien desde una localidad pequeña pueda utilizar los mecanismos que ofrece la Justicia

Sobre ejemplo de politicos que hayan utilizado ese derecho creo que el alcalde vitoria denuncio a Diario economico para defender su honor o al menos lo indico. El alcalde de Borriol lo hizo contra Levante-de Castelló-EMV. Por no decir las denuncias entre politicos

23 noviembre, 2007 01:47  
Blogger Manuel Mª Becerro Pérez ha dicho...

Poder es evidente que puede; y que tiene, si me permites el retruécano. Yo digo que ejercer ese derecho a empurar en los tribunales de justicia contra un medio de comunicación es impropio de un dirigente político con la responsabilidad de Chaves, por muy injuriado que se sienta.

Equipararlo con banqueros o concejalillos me parece un error, pero respeto tu opinión. ¿Estás de acuerdo entonces en que a tomar viento las inmunidades parlamentarias?

Yo también conozco casos de políticos de segundo, tercer y cuarto nivel que, sobre todo, amenazan con querellas a cualquiera que los mencione. Algunos, los menos, se terminan plantando en los tribunales. Pero insisto: ¿presidentes de comunidad autónoma?, ¿presidentes de un partido de ámbito nacional? Hay que ser muy soberbio para dedicarse a estas cosas. Y no creo que haga falta que recordemos lo que se ha dicho de presidentes y ex presidentes del Gobierno, por ejemplo, en periódicos, radios, televisiones... No trato de convencerte, pero permíteme que también yo me reafirme en mis trece. Tengo derecho, ¿no? ;-)

23 noviembre, 2007 10:48  
Anonymous Aclarando posicion ha dicho...

Evidentemente tienes derecho a mantener tu posicion igual que yo ¿no?.

Si no se presentan mas es porque los medios de comunicacion se ponen en contra y temen los ataques.

Para mi los concejales de oposicion de alguna localidad serrana son CONCEJALES y tienen los mismos derecho que cualquier otro.

Que usted califique a un Alcalde de Vizcaya, de Madrid de segunda bueno..., pero en fin me concreta mucho presidente nacional, presidente autonomico ... pues fijese que la memoria me falla pero algun caso recuerdo pero me ire a dos casos AZNAR, presento querella contra un constructor por que se le ataco el derecho al honor de él y de su partido (hizo lo que el derecho le permitía y permite), pero como puede decir que un politico si puede atacar a un constructor pero no a un medio de comunicacion, hay una expresion de hablando de roma por la puerta asoma y resulta que: (ABC) "El matrimonio formado por el ex presidente del Gobierno José María Aznar y Ana Botella anunció ayer que ya ha dado instrucciones a sus abogados para que emprendan acciones legales «con carácter inmediato» contra quienes «han vertido calumnias» contra ellos al hablar de su posible separación"
asi que supongo que ira contra determinados periodicos y contra los programas que siguieron con la noticia

Y termino como empecé respeto su opinion aunque no la comparta y espero que esto no le sienta mal

24 noviembre, 2007 11:18  
Blogger Manuel Mª Becerro Pérez ha dicho...

Que claro que tienes derecho, y que no te estoy dejando fuera del blog aun pudiendo, y que te quedes con tus ideas como yo me quedo con las mías.

¿Que los medios se ponen en contra? ¡Pues vaya demostración que están haciendo cabeceras como Público y El País! El artículo firmado el lunes por Fernando Santigo, curiosamente presidente de los Periodistas Andaluces (para que luego hablen de corporativismo), es para tentarse la ropa.

No quiero insultar a alcaldes o concejales. Digo que es desproporcionado compararlos en poder con el presidente de la Junta. Y todo viene de tu planteamiento de que si Chaves es un ciudadano de segunda o de tercera, lo cual suena a chiste.

Cuando dije ex presidentes, me refería a en el ejercicio de sus cargos. Que no me remitía a Zapatero o Montilla o Ibarretxe o Esperanza Aguirre o Camps... Que incluía todos los que han estado en el puesto durante sus gobiernos. Aznar ya es a día de hoy un igual, y perdona la precisión que nunca entendí necesaria: no defiendo que ningún medio de comunicación entre en la bragueta de nadie. Eso sí merece querella de quien sea y contra quien sea, pero no es el caso.

Por último, te recuerdo que Chaves (ese ciudadano al que crees que quiero dejar sin algunos de los derechos fundamentales que todos disfrutamos) intentó sin éxito que la querella contra EL MUNDO fuera del presidente de la Junta y no de él como ciudadano privado. ¿Estabas también tú de acuerdo en que le pagáramos tú y yo su defensa? Posición aclarada también por mi parte. BYES!

24 noviembre, 2007 17:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal