13 noviembre 2007

Democracia interna

Les explicaré someramente cómo la dirección del PSOE (la que presume de no practicar nunca el dedazo, porque eso es propio de la derechona) truca el procedimiento de elección de sus candidatos para el Parlamento de Andalucía. Y lo hace con un objetivo doblemente tramposo: el de teledirigir el proceso de principio a fin (para evitarse sustos) y para que los militantes y los ciudadanos más pardillos, de paso, se crean lo de la «fiesta democrática» socialista de cada cuatro años. El mecanismo es bien sencillo: la ejecutiva provincial hace una propuesta abierta de nombres que remite a las distintas agrupaciones locales, en apariencia para que sean las bases las que debatan y decidan quiénes van en puestos de salida y qué aspirantes se quedarán sin ser aforados durante los próximos cuatro años. Pero en realidad no todas las asambleas discuten sobre una misma lista, porque la propuesta que se somete a votación en Aracena, por ejemplo, presenta diferencias sustanciales respecto a la que se debate en Punta Umbría, y ésta a su vez tiene poco que ver con la que se deja en manos de los que pagan su cuota en Bollullos, que tampoco es la que se verá en Valverde. Sólo se repiten en todas ellas los nombres de aquellos que realmente el aparato provincial quiere (por unos motivos u otros) que estén presentes en la Cámara andaluza, mientras que se van poniendo de relleno a distintos referentes comarcales según el pueblo de que se trate. Así, en Aracena, además de a todos los intocables, a la militancia se le permite votar a gente del PSOE serrano; en Punta, aparte de a los de siempre, a militantes costeros; en Bollullos, a significativos condales entremezclados con esos favoritos de Barrero y en Valverde a gente del pueblo y del Andévalo además de a los ineludibles Mario Jiménez y Pepe Oria, entre otros. Al final, se suma el total de votos obtenido por todos los candidatos (los provinciales y los comarcales) y ¡miren qué casualidad!, siempre los más votados son los que la dirección provincial se encarga de que estén presentes en todas las listas remitidas a las agrupaciones. ¿Está claro o no lo está que el que hace la ley hace la trampa? El problema para estas elecciones de 2008 es cómo borrar de la candidatura a todo un Isaías Pérez Saldaña que da señales inequívocas de querer seguir en el Parlamento. Por algo se habla ya de mandar a Oria o a Pepe Juan al Senado para salvar el overbooking de imborrables, so pena de que la militancia sea la que ponga a cada cual donde se merezca.


Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 13 de noviembre de 2007

Etiquetas: , , , , , , , ,

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Creo que estás haciendo un análisis equivocado del asunto. A las agrupaciones locales se les da a elegir democráticamente y votan libremente y sin interferencias ¿te parece poco? Venga, ahora dinos cómo elige el PP ¡ay, perdón! en el PP no se elige sino que decide el Señorito Arenas y el Señorito Rodri y los demás, a callarse ... incluso si tratan de colocar en las listas a una cunera que ni siquiera es de Huelva. Becerro, siento que estés en contra de la forma de elección del Psoe y a favor de la forma de decisión del cortijito del Pp, peor para tí.

13 noviembre, 2007 17:29  
Blogger Manuel Mª Becerro Pérez ha dicho...

No estoy en contra del modelo de elección del PSOE. Lo que digo yo es que no es limpio, que se trampea desde la ejecutiva provincial, de modo que no se puede afirmar como tú haces que las bases eligen sin interferencias. Me alegro al menos de que no te atrevas a desmentir el truco del almendruco del aparato, que algunos parece que acaban de conocer. ¡Ah!, y una cosa: peor para mí no. Peor para ti.

13 noviembre, 2007 17:35  
Blogger Manuel Mª Becerro Pérez ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

13 noviembre, 2007 17:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Quería saber si la mención "el autor ha eliminado esta entrada" significa que se ha censurado a una persona que libremente ha opinado en este blog.

14 noviembre, 2007 18:24  
Blogger Manuel Mª Becerro Pérez ha dicho...

No, lo que pasó fue que se repitió mi comentario dos veces, no sé si porque hice clic dos veces por despiste. Si te das cuenta, tienen la misma fecha y la misma hora de publicación. De todas modas, no creo que sea un secreto que tuve que poner límite a los abusos de ciertos anónimos cobardes tras someter la decisión al voto de los internautas. Un saludo.

14 noviembre, 2007 18:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal