04 noviembre 2008

Diego Valderas tras su reelección como líder de IU-CA


«He sido, soy y seguiré siendo un
adversario electoral de Carlos Sánchez»



P.—¿Está usted dispuesto a volver a ser candidato a la Junta?

R.—No creo que haya que adelantar los tiempos. Uno sabe que es el mejor posicionado, que ha salido reforzado de las elecciones y la asamblea. Estoy en una posición óptima, pero quiero que esto se abra mucho.

P.—¿Sigue defendiendo que el candidato a la Junta de IU tiene que ir por la capital andaluza?

R.—Creo que eso tiene que calar responsablemente. Cuando una fuerza política elige a un candidato para que le represente en unas elecciones, lo tiene que llevar al territorio que más solvencia le dé para ganar. Espero que suceda así, pero debe hacerse convenciendo, no imponiendo.

P.— Presume usted de autonomía respecto al PSOE, pero el ciudadano lo que ve es que salen siempre a dar el capotazo. Por ejemplo, han callado ante los falsos asesores de las diputaciones, quizá porque cogobiernan en cuatro con los socialistas.

R.—Es que es un error exagerar desde alguna fuerza política lo mismo que ella hace igual o peor. Conozco todos los enchufados que hay en los ayuntamientos de Málaga, Huelva, Cádiz o Granada. En esto tendría que haber una norma general en el Estado para que el nivel salarial no sea exagerado en algunos sitios y para que haya un organigrama similar en instituciones similares. Eso serviría para poner sentido común. No comparto ningún abuso. Y cuando lo hacen los nuestros, se lo decimos. En IU siempre somos los más austeros, aunque es verdad que he visto que a veces algunos, cuando cambian de vallado, hacen mucho más de lo que criticaban. Lo estoy viendo últimamente muy cerquita.

P.—Después de que en Salobreña algunos militantes tuvieran que bloquear el acceso al plenario a los expulsados de Bollullos, Chiclana y Mengíbar, ¿entiende mejor la postura de Fuensanta Coves ante la ocupación del Parlamento?

R.—No la puedo entender ni la puedo ver desde una posición similar. La prueba es que Coves llama a la Policía para hacer defensa del territorio y en IU no: los propios delegados ponen el servicio de respeto que en una asamblea hay que tener. Se logró darle estabilidad al desarrollo de la asamblea frente a unos compañeros que no aceptan las reglas democráticas de Izquierda Unida y fueron a protestar para que la asamblea apoyara sus posiciones antiestatutarias. Y es curioso: la votación que más apoyo ha recibido es para endurecer los estatutos.

P.—O sea, ¿que tendrían que haberse interpuesto los parlamentarios socialistas a Sánchez Gordillo?

R.—No, no. Yo no he dicho eso. He dicho que en IU-CA, al solventar temas de estas características que tienen cierta pasión y tensión, se hace desde la normalidad y el respeto democrático. Lo del Parlamento se pudo haber solucionado con más diálogo. Pero Fuensanta Coves sabe que, como a Jesús con San Pedro, a alcaldes soberanos se les negó el pan y la sal del diálogo en más de tres ocasiones.

P.—Hablemos de su pueblo, Bollullos. Yo no me creo que prefiera de alcalde a Carlos Sánchez [PSOE] que a Francisco Díaz Ojeda [expulsado de IU por pactar con el PP].

R.—Esa pregunta no procede. He sido, soy y seguiré siendo un adversario electoral de Carlos Sánchez, porque no comparto ni las formas ni el fondo de sus políticas. A partir de ahí, a mí nadie me puede decir que gobernar con el PP es mejor que estar en la oposición al PSOE. Yo no tengo nada que decir de Paco. La ética, la coherencia y el poner la organicidad de mi fuerza política por encima de cualquier aspecto que dicte el corazón es lo que me ha dado mayor respaldo en la asamblea. Esto no puede ser un cantonalismo en el que cada cual haga lo que quiera o le venga en gana. Cuando alguien dice «mi pueblo está primero», es que IU está la última o por detrás, ¿no?

P.—Pero ustedes sí consienten excepciones. Lo hicieron en Camas y, al final, el PSOE pacta con el alcalde.

R.—Mire, es curioso. El propio alcalde de Camas se reunió con la gente de Bollullos y les dijo: «Os habéis equivocado como me equivoqué yo». Aunque no dejamos de reconocer que nuestro adversario en el medio rural es el PSOE, sobre todo en elecciones municipales, al final la gente se da cuenta de que gobernar con el PP es como ligar el agua y el aceite.

P.—¿IU puede ser autónoma en el debate de las cajas de ahorro con todo lo que le debe a Cajasol?

R.—Podemos ser tremendamente autónomos con todas las cajas porque somos la única fuerza que paga sus deudas. Por eso no nos gusta que liberen a otros bajo cuerda, por la gatera o por la ventana. Hemos tenido que vender ya tres sedes del PC para pagar. Hay un patrimonio que nos avala y la situación está controlada. Tengo las manos libres en este tema.


Extracto de la entrevista publicada en EL MUNDO de Andalucía el 4 de noviembre de 2008

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal