18 enero 2009

La acusación, los datos y el reto

Pone el dedo en la llaga Jesús Fernández Entralgo cuando mi buena amiga María Rosa Font le pregunta en el Huelva Información sobre la última arremetida de la consejera de Justicia y Administración Pública, Evangelina Naranjo, contra el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), al que acusa de pretender el «borrón y cuenta nueva» tras el caso Tirado, que estoy de acuerdo en que hay que diferenciar (nominalmente al menos) del caso Mari Luz.
«Hay que tener en cuenta que la consejera Naranjo no es una profesional del Derecho, y quizá no tenga una información suficiente sobre la materia de la que estaba hablando», suelta con valentía y sin contemplaciones el presidente de la Audiencia Provincial.
Nada más prometer el cargo —el corte lo tiene Canal Sur—, lo que dijo la máxima responsable judicial del Gobierno andaluz fue, textualmente, que lo primero que tendría que hacer era ponerse a estudiar, porque ni académica ni profesionalmente había tenido jamás vinculación alguna con la esfera jurisdiccional y no le quedaba más remedio que ponerse las pilas.
Su primer acto oficial (no es broma esto tampoco) fue acudir a la inauguración de una feria agroganadera en el pueblo sevillano de Montellano. Nos convocaron a los medios informativos y, como anécdota, les puedo certificar que fui el único periodista que se asomó por allí. Ni la radio municipal, o sea. Aquella sonriente foto de la consejera viendo a unos raciales perros de caza hacía directamente añicos —y en sólo unos días— el discurso de investidura que reivindica ahora sólo parcialmente Manuel Chaves, donde se calificaba de «inaplazable» la reforma judicial.
Pero lo peor es algo que siempre está por llegar. ¿Tienen por ahí papel y lápiz a mano? Apunten: 15 de mayo de 2008. Primera comparecencia en el Parlamento de doña Evangelina Naranjo. Y afirma, tras las arremetidas del popular alcalde de Motril, Carlos Rojas, por su nulo conocimiento del Derecho: «Un hombre sabio decía que el mayor experto del mundo en elefantes no era un elefante». Lo pueden encontrar en la web del Parlamento o en la página 10 de este enlace.
Si alguien es capaz de demostrarme que esta cita de autoridad no se la ha inventado la consejera de Justicia o algún desahogado de su gabinete, prometo clausurar este blog. Y lo hago sobre la marcha.

Etiquetas:

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Esa cita la conocia en la que señala que muchas veces el mejor coordinador,... viene de fuera de la materia aunque quizas en ese momento no creo que fuera el caso

19 enero, 2009 15:32  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

Ni en Google la he encontrado. Pero analicémosla a fondo: ¿quién mantiene que hay que ser un paquidermo para entender de elefantes? La cuestión es que habrá gente (biólogos) que dedicará toda su vida a estudiarlos o que convive a diario con ellos (en el circo o en la selva), y no creo que quepa desprecio alguno ni al conocimiento científico ni al diario del mundo judicial. Es una gilipollez absoluta sacar pecho por la ignorancia más supina afirmando que no hay que ser un elefante para entender de elefantes. La frase (o la cita) está completamente descontextualizada por la consejera. Quiere confundir intencionadamente experiencia y conocimiento; eso es lo que pasa. Y así nos va.

19 enero, 2009 15:48  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Aunque no lo dudaba lo he buscado en google, tampoco la he encontrado pero si yo recuerdo esa expresion, aunque ya empiezo a dudar con lo de elefante y alo mejor era otra cosa, pero en fin como ya puse en el anterior comentario no creo que fuera el caso pero quizas fuera lo único que pudiera responder ante dicha evidencia aunque quizas con el tiempo se convierta en experta a pesar que mas bien lo que necesita es ser buena politica y estar bien asesorada

20 enero, 2009 18:18  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal