29 marzo 2009

Nuevas astillas del viejo palo

De la noche a la mañana uno no deja de ser secretario de Organización del PSOE y empieza a ejercer como si nada de secretario provincial, más aún si llevas la tira de años ejerciendo de sancionador oficial y poniendo cristianamente la mejilla para que te la partan a ti y no a tu mandante. Cuando Mario Jiménez dice, literalmente, que «los ciudadanos de Cumbres de San Bartolomé están con el sentido común y no con los fusilamientos al amanecer» no es que improvise un macabro homenaje a los guerrilleros comunistas de la partida de Saca Húnto, sino que simplemente se olvida que a él no le corresponde ya agitar la cachiporra y sí mostrar una altura de miras que es la que podría revestir de cierta dignidad su liderazgo orgánico. Pero las nuevas generaciones estamos perdiendo los valores y la vista, en las aulas y fuera de ellas, de modo que pocos perales van quedando donde pedir el fruto que sirva para endulzar el credo socialdemócrata. Si toda una consejera de Gobernación de la Junta como Clara Aguilera puede sacudirse las críticas de la oposición (en sede parlamentaria y en plena sesión de control al Gobierno) aludiendo expresamente a que «a quien le pique, que se rasque», qué no va a soltar luego por la boca un tipo como Mario, que cree a pies juntillas lo de que en democracia se puede fusilar a la gente por un jamón.
De 'El Rompecabezas Onubense', publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 29 de marzo de 2009

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal