10 mayo 2009

¿Grandeza o hinchazón?

Cuando oí a Griñán en el debate de investidura excusándose ante el líder de la oposición parlamentaria, el popular Javier Arenas, porque «yo no tengo la culpa de que todos quieran que sea presidente de la Junta», creí que se le había soltado la cadena y que él mismo se arrepentiría de haber cruzado con su oratoria semejante arco del triunfo.
Luis Barbero, el director andaluz de El País, acierta titulando la entrevista de hoy domingo con otra desacomplejada aseveración del jefe del Gobierno autonómico: «Fui elegido porque no tengo aristas». Sin embargo, si tuviera que recomendarles unas páginas de periódico (aparte de las de El Mundo, claro), me decantaré por las cabeceras del Grupo Joly, entre ellas el Huelva Información.
Cuando le recuerda Juan M. Marqués Perales al sustituto de Chaves sus palabras de que había fichado a Rosa Aguilar como consejera porque le gustaba «su sensibilidad de izquierdas», Griñán le aclara que en realidad se refería a «la mía. Comparte mi sensibilidad de izquierda. No lo digo yo, lo ha dicho ella».
Lo digo yo, lo dices tú. El mejor café, Catunambú.

Etiquetas:

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Lo que está claro es que el tandem Griñán-Rosa Aguilar va a arrasar en las próximas autonómicas ¡Pobre Javi, cateado por cuarta vez y a septiembre! ¡Pobre PP-Andalucía, incapaz de quitarse las pulgas y las garrapatas que lo están desangrando año tras año!

12 mayo, 2009 18:20  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal