06 mayo 2009

El falso editorial

Ningún editorial debiera terminar como el último de la revista Valverde 15 Días.
Es muy legítimo criticar al Partido Popular porque su presidente, José Domingo Doblado, se aferre al cargo y al acta de concejal después de haber sido multado indiscriminadamente por una pareja de la Guardia Civil (¿de Zalamea, El Cerro o Calañas...?). Pero no se puede terminar recordando que el PP «es el mismo partido político que clamaba al cielo y pedía durante una semana a Zapatero la dimisión del ministro Bermejo por acudir un fin de semana a una cacería; particular, por cierto».
Para empezar, al presidente del Gobierno sólo se le pudo pedir desde la oposición que cesara a su ministro de Justicia. La dimisión sólo cabría exigírsela a don Mariano Fernández-Bermejo, que en efecto dimitió y no fue cesado por Zapatero. Pero desde luego que no fue por irse simplemente de montería un fin de semana como cualquier socio de los Galvaos.
Seguro que no hará falta que recuerde con quiénes coincidió y cenó en pleno arranque de la operación Gürtel o que no es ya que tuviera la licencia de caza más caducada que el carné de conducir del Barri, sino que los tiros los pegó con menos papeles que una perdiz y no pudo alegar otra cosa en su hecho cinegético que la falsa inmediatez entre Puertollano y Jaén que no le eximía de nada.
Un editorialista hecho y derecho no puede decir que a Bermejo le pidieron su renuncia por irse de cacería un fin de semana. Si el PP reparte mañana una hojilla diciendo que «el PSOE pidió durante una semana al Guti o a López Gabarro la dimisión de Doblado Vera por no negarse a pasar el test de alcoholemia; contra lo que hizo Javier Barrero hace 12 años, por cierto», la tontería sería idéntica. Pero ojo: que eso no sería un editorial. Un editorial es una cosa mucho más seria. Al menos hasta ahora.

Etiquetas: , ,

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

No puede llamarse editorial a la opinión de un forofo. Muy buena reflexión Manolo.

MCM

07 mayo, 2009 00:21  
Anonymous Gustavo ha dicho...

Por un lado las infracciones del Sr Dobaldo y el Sr Becerro deben de quedar en el ámbito de lo policial, estos deberán cumplir la sanción que se les impongan y punto.Implicar esto en su actividad pública es una falacia, ya que se los debe juzgar por los HECHOS públicos no por los privados.
Lo de la editorial sin comentarios
Saludos

07 mayo, 2009 12:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Con respecto al primer comentario, coño Cayuela, tu tambien te atreves, como el autor del blog, a dar lecciones de periodismo y objetividad?
Y con respecto al segundo, decirle que aunque sean aspectos de su vida privada, un politico debe predicar con el ejemplo en su vida publica y privada y el ciudadano no debe ver en él un ejemplo de incumplimiento de leyes y peligrosidad (es conocida la "fama" de este señor en el pueblo). Tus actividades trascienden de lo personal cuando te debes a los que en ti depositaron su voto y sus esperanzas, pienso.

07 mayo, 2009 13:29  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

Un editorial, naturalmente, debe guardar una estructura analítica que fortalezca sus conclusiones. Al ser la opinión oficial del periódico, tiene que aspirar a ser la más rigurosa e irreprochable. Actúa a modo de zuncho de la publicación, así que hay que poner mil ojos en su elaboración.

Por lo general, el editorialista de Valverde 15 Días lo hace técnicamente bastante bien. Pero en este último número se ha pasado de papista. Lo de José Domingo se parece a lo de Fernández-Bermejo lo que un huevo a una castaña. Pero encima de lo que se acusa al PP es de haber pedido la dimisión a un simple cazador por coger la escopeta un fin de semana, lo cual es directamente mentir, algo que un editorial no puede hacer, evidentemente.

07 mayo, 2009 14:37  
Anonymous Gustavo ha dicho...

Para Anónimo
Respeto tus ideas,pero coincidiras conmigo, que ultimamente la prensa y algunos blog se han transformado en "prensa rosa" ponderando lo privado, mejor dicho invadiendo lo privado para descalificar la actividad pública de algunos personajes.
Esto conlleva a que solamente importe la vida personal de los políticos sin tener en cuenta sus propuestas o acciones.
Pienso que hay que ser mas prudente a la hora de juzgar...y puedo estar equivocado
Saludos

07 mayo, 2009 18:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Alex

Hombre, Manolo, parece mentira que seas tú precisamente y trabajando donde trabajas, el que vea la paja en ojo ajeno. Yo también leí en tu periódico que Bermejo no tenía permiso para cazar en Andalucía. Argumento usado, por cierto, desde tu periódico en las editoriales para ayudar a tumbar al ministro. Lo del 15 días no creo que sea faltar a la verdad. Para mentiras y montajes me remito a las ediciones impresas y digitales de El Mundo. ¿Te suena lo del ácido bórico? Fue la línea que siguió el periódico en el que trabajas para sustentar la teoría de la conspiración del 11-M durante meses. Resultó que era Fungusol. Y ahí coincidían etarras e islamistas. Ambos los usaban para reducir su hedor de pies. ¿Ganas de confundir a la opinión pública? ¿Ganas de engañar? Y qué me dices del caso Gürtel?. Cuando le filtraban a El Mundo los casos de corrupción del gobierno González a eso lo llamabais periodismo de investigación. Cuando se las largan a El País, se llama delito, falta de escrúpulos ante el respeto a la instrucción de un caso. ¿Juicio paralelo? Yo creo que en el fondo, lo que te duele es haber coincidido en un 90 por ciento con lo publicado en Valverde.

Saludos

08 mayo, 2009 10:36  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

"La cacería del ministro Bermejo con el juez Garzón no ha gustado a ningún socialista". Patxi López, nuevo lehendakari vasco, 24 horas antes de dimitir el ministro Bermejo.

08 mayo, 2009 12:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal