24 mayo 2007

'Buenos' y malos

Uno de los escenarios postelectorales que se antojan más intrigantes lo encontramos en Lepe. Este domingo se verá definitivamente si el alcalde, el popular Manuel Andrés González, se planta en la mayoría absoluta o se queda rozándola, lo que en buena lid le legitimaría frente a sus rivales para reclamar el sillón presidencial del preciado Ayuntamiento lepero. El problema es que hay otros candidatos en liza que, literalmente, se juegan en estos comicios su carrera política (piensen por ejemplo, en el socialista Pepe Prieto, que de algún modo tendrá que justificar estos cuatro años al frente del Patronato Provincial de Turismo, so pena de no continuar en el cargo hasta 2011...), de modo que harán todo lo que esté en sus manos para impedir esa estabilidad institucional soñada que, según los entendidos en la materia, habilitaría al PP para gobernar en solitario hasta bien entrada la próxima década. Empero, la irrupción de Izquierda Unida en el escenario local reduce aún más las opciones de un PSOE que se las prometía muy felices por su pacto oculto con el andalucista-ugestista Manuel Jesús González y que ahora tiene que especular obligatoriamente con la ruleta rusa de un tripartito. Pregunta retórica: ¿acaso podría haber algo más perjudicial para el Ayuntamiento y los ciudadanos de Lepe que tres formaciones políticas repartiéndose el pastel municipal como los peores hermanastros? ¿Alguien se imagina en tal circunstancia quién está dispuesto a quedarse sólo con la Alcaldía, a quién le tocaría en suerte el Urbanismo y quién es el tonto dispuesto bailar con las concejalías menos agraciadas por ser las que más irritan al ciudadano? ¿Es posible mantener así un gobierno? Pues tiéntense la ropa como ésa sea la única opción para que el tándem Prieto-Pepe Oria (otro que tiene que justificar ese escaño honorífico, por los servicios prestados) vuelva a hacerse con las riendas del Ayuntamiento. A lo largo de esta campaña, ya se ha demostrado la ansiedad de los socialistas por recuperar el poder, que les ha llevado incluso a trasvasar las líneas rojas de la unidad familiar, así que imaginen la alocada dinámica en la que podría entrarse si el 27 por la noche no se confirma la mayoría absoluta de Manuel Andrés. El comodín del PSOE es ese candidato del PA al que hace no mucho tiempo acusaban de «comprar voluntades» con una «chequera» de la que nunca más se oyó hablar; ese simpático arlequín que quiere vender honestidad tras clavarle una espada por la espalda a José Manuel Jurado hasta donde se lee «Hecha en Albacete». Todo está valiendo para impedir que ganen los buenos. Sólo queda por ver si hasta el domingo o hasta cuándo.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 24 de mayo de 2007

Etiquetas:

8 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Querido Manolo, veo que eres un perfecto desconocedor del sistema democrático español. Por eso, te daré un par de pequeñas lecciones sobre Constitución y Ley electoral ajustándola a las elecciones locales, a ver si de una vez por todas te enteras de como funciona la democracia en España y así además de aprender algo útil aprovechas y te moderas un poco:

1º) Según la Constitución Española y leyes electorales, los ciudadanos votan a otros ciudadanos para que los gobiernen. No se vota a los partidos políticos como pareces creer pues el sistema en el que el gobierno corresponde al Partido es el sistema fascista (te recuerdo que Franco murió hace ya decádas).

2º) Una vez que los ciudadanos votan a sus representantes - en este caso, a los Concejales -, estos deciden quien va a ser los que integren el gobierno municipal y también quien será el Alcalde. Es esta etapa caben los pactos, que además de ser legítimos está reconocido por todos los constitucionalistas y estudiosos de la política como algo bueno y consustancial con la democracia pues con ello se consigue que las personas que acceden al gobierno representen a una mayoría más amplia de ciudadanos y también a un espectro más amplio de inquietudes. Por eso, asimiliar pacto a inestabilidad es una solemne asnada y buena prueba de ello es que en la gran mayoría de los municipios donde se ha gobernado con pacto, se ha gobernado con estabilidad siendo lo excepcional lo contrario. Por eso, lo que dices sobre Lepe no tiene ningún fundamento como tampoco lo tendría si te refirieras a otros municipios.

Siento que cuando estudiastes derecho hicieras rabona en las clases de Constitucional. Si hubieras ido, sabrías lo que te digo y las opiniones que viertes en tus artículos serían mucho más acertadas. De todas maneras, si aún guardas los libros, todavía estas a tiempo de aprender algo pues eres joven. Vuelve a leerlos.

24 mayo, 2007 20:51  
Anonymous el periodista irreverente ha dicho...

Yo, Manuel, tiendo a desconfiar de aquellos que firman anónimamente. Cuando no quieren dar la cara por algo será. Este amigo tuyo parece que sabe mucho de leyes, protocolos y formalidades universitarias. Dice que haces rabonas, pero el tira piedras y esconde la mano. Habrá que decirle que si firmara con su nombre y conociésemos su identidad, a lo mejor sus opiniones serían más respetables y fundadas. Pero bueno, tendremos que conformarnos con seguir mirando a la pared.

José D. Mora. www.josedmora.blogspot.com

P.D.: Lean la reflexión del ex secretario del PSOE en El Cerro de Andévalo, Ramón Gento en El periodista Irreverente: www.josedmora.blogspot.com y analicen lo que ha sido la política en este pueblo durante estos cuatro años.

24 mayo, 2007 23:55  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Menuda lección de moderación. Y de inteligencia, claro... Este anónimo sabe de Derecho y de política lo que yo de física cuántica. Que repase la lista de pueblos onubenses donde considere que los pactos han salido a pedir de boca en estos cuatro años, que yo le facilitaré la lista de aquellos que han sido un desastre para la institución municipal, ¿sí? ¿Estabilidad es el modelo lepero, el moguereño, el iliplense, el triguereño, el valverdeño, el villarrasero, el de la Puebla de Guzmán, el nervense...? ¿Es el summum de la democracia éste último, o el pacto en la Diputación Provincial, o el de Almonte...? ¡Venga ya, hombre! ¡A otro con este cuento! ¡Ojalá hubiera elección directa de los alcaldes, ojalá un par de tránsfugas no pudieran doblegar la voluntad del votante en un pleno! Aquí no hablamos de derecho, querido. Estamos hablando de democracia. Y de las perversiones partidistas del sistema que son justificadas o criticadas a conveniencia por tus jefes. Y si no lo ves es tu problema. Eso no lo soluciona una licenciatura. Ni una diplomatura sencillita. Que lo que natura non da, Salamanca non presta.

25 mayo, 2007 01:08  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pues cuando el alcalde de Huelva capital del Partido Popular Pedro Rodríguez gobernó Huelva pactando con dos tránsfugas del PSOE, bien que se gobernó con estabilidad en Huelva. Y cuando el PSOE gobernó en la Junta de Andalucía pactando con el Partido Andalucista, también hubo estabilidad de sobra. Y cuando el PSOE y el PP gobernaron en España gracias al pacto con Convergencia i Unió, en nuestro país hubo estabilidad de sobra. Manolo, a las hemerotecas te remito. No seas tan soberbio, deja ya el libro de citas y cógete uno de derecho constitucional y otro de historia que te aprovecharán más. Y te repito lo dicho: el sistema político en el que el gobierno corresponde en exclusiva al Partido se llama SISTEMA FASCISTA, enteráte hombre, y deja de decir que se vota a los partidos que en España gracias a Dios los ciudadanos votamos a otros ciudadanos para que nos gobiernen y no a partidos políticos como tú pareces creer o añorar.

25 mayo, 2007 09:15  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Ah, ok. O sea, que estabilidad es Beas, ¿no? O Gibraleón, claro. O Punta Umbría. Y el primer gobierno de Perico, por supuesto... Colijo, por lo que estás comentando, que cuando los partidos políticos le piden a su electorado una mayoría "suficiente" para poder gobernar sin sufrir el chantaje de las fuerzas minoritarias, están mostrando su veta filofascista, ¿verdad? Y los pactos antitransfuguistas rubricados (aunque casi siempre incumplidos) por las fuerzas democráticas, ¿qué serían a juicio del amigo constitucionalista, cómo habría que calificarlos? ¿Acaso son un invento franquista, un lastre hereradado del antiguo régimen? ¡Qué nivelito, muchacho! Si los ejemplos máximos de democracia son los que tú enumeras, aviados vamos. Los pactos con los nacionalistas, desde Felipe hasta ahora (pasando por Aznar, obviamente) son lo peor que ha podido ocurrirle a la cohesión territorial del Estado; el PA terminó copiando cada vicio del PSOE en sus ocho años de cogobierno; y que un tipo tan listo como tú termine legitimando en términos absolutos al primer gobierno de Rodri en Huelva, es para ponerse a llorar... De risa, claro.

P.D.: A mí me parece perfecto que pienses lo que te dé la real gana, y que lo defiendas con aspavientos si te parece lo más oportuno. Partamos de que cualquiera puedo estar perfectamente confundido en todas sus impresiones y comentarios. Pero tú has puesto el listón de la moderación en este debate en tu primer comentario. Y qué quieres que te diga: fascista lo será tu padre, ¿ok?

25 mayo, 2007 10:19  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Mira Becerro, tú mismo te retratas al considerar a las minorías como chantajistas. Entérate, las minorías merecen respeto y si logran representantes en los municipios, éstos también deben ser respetados pudiendo ejercitar libremente sus derechos políticos sin que nadie deba considerarles un lastre o unos chantajistas porque son legítimos representantes de los ciudadanos elegidos en las urnas. Es una cuestión de pura democracia, tema en el que estás en la más absoluta ignorancia pues en tus artículos muestras posturas más próximas al filofascismo que al constitucionalismo democrático, además de que usas la demagogia para buscar el aplauso de los radicales, de los ignorantes y de los simples.

25 mayo, 2007 12:05  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Cuando lo primero que pidan esas minorías no sea el área de Urbanismo o directamente la Alcaldía, me pensaré si mantengo literalmente lo de chantajistas, ¿te parece? Tú sí que te estás retratando al mantenerte en el anonimato y al no parar de recular en todo momento. Vuelvo a darte una oportunidad de oro para que me tapes la boca: haz una relación pormenorizada de todos los ayuntamientos onubenses donde haya habido pactos que hayan funcionado maravillosamente bien (Berrocal, por ejemplo; Un, dos, tres, responda otra vez), y luego la contraponemos con la lista de municipios que te he ido desgranando en los anteriores posts porque no han disfrutado de cogobiernos tan pacíficos ni democráticamente ejemplares como tú los describes. Demuestras muy poco conocimiento político al mantener que la excepción es la regla, incluso contra todo lo que ha venido ocurriendo en esta provincia durante los últimos cuatro años. Y creo que lo único que estás logrando es que la gente se dé cuenta de quién es el auténtico demagogo, radical, ignorante y simple que visita este blog. Saludos a todos.

25 mayo, 2007 18:53  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Manolo, te veo algo descolocado. Parece mentira que a un presunto periodista con experiencia como tú lo fulmine día tras día un simple anónimo.

27 mayo, 2007 22:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal