06 mayo 2007

BANDERAS ROTAS

EL ROMPECABEZAS ONUBENSE
Las Piezas del Puzzle
BANDERAS ROTAS


Recuerdo, como si la tuviera delante ahora mismo, aquella portada de El País en la que, hace unos cuantos meses, el PSOE federal se comprometía —abriendo con un titular a dos columnas y de cuatro líneas— a hacer pública la situación patrimonial de todos sus candidatos a las elecciones municipales de dentro de tres domingos. En abril y en el mismo periódico, los socialistas andaluces siguieron en la brecha anunciando un carrusel de medidas para incrementar la transparencia de los gobiernos locales, entre las que destacaban la publicación de las retribuciones de los miembros de los ayuntamientos y de todos sus órganos directivos y empresas, así como de los gastos en publicidad institucional y la relación de subvenciones concedidas.
Esa «limpia imprescindible para la regeneración del sistema» ya la habíamos venido reclamando aquí desde hace tiempo, exigiendo incluso más cristales. La última vez el pasado 13 de noviembre, cuando cuestionábamos las razones que imposibilitan que los ciudadanos puedan conocer al dedillo cómo les está yendo en la vida a los alcaldes o a los concejales de Urbanismo de todos y cada uno de los municipios de la Sierra, el Andévalo, el Condado, el área metropolitana o de todo el frente litoral onubense, justificándonos en la necesidad de acabar con ese dañino runrún sobre la desproporcionada corrupción que se ha ido propalando por las instituciones democráticas más cercanas al contribuyente, hasta viciar el ambiente y volverlo irrespirable.
A raíz de la operación Malaya, el PSOE cogió con bríos la bandera de la lucha contra la corrupción municipal. Pero a los hechos me remito cuando digo que los rectores socialistas lo único que han demostrado hasta ahora son buenos reflejos para impedir que los rivales le arrebataran esa bandera justo antes de unos comicios locales, para asegurarse de que nadie pudiera ganarle a golpes de pecho. ¿Dónde han quedado si no todas aquellas promesas? ¿Cuándo se han publicado los ingresos, por ejemplo, de la candidata de Huelva? ¿En su inexistente página web?
No somos tan necios como para confiar en que la creación de un registro de bienes en el que se refleje, año tras año, el patrimonio acumulado por los concejales de la provincia se demuestre eficaz para anular las tentaciones monetarias de tanto ganapán que se nos ha ido colando con la legitimidad de las urnas. Pero pensamos que esa declaración jurada y convenientemente publicada en internet, en los boletines oficiales y en los tablones de anuncio de los ayuntamientos, permitiría un control directo del ciudadano sobre una clase política que está perdiendo la vergüenza a uña de caballo.
Ya se ha hecho en el Parlamento andaluz, donde Chaves ha jurado solemnemente que apenas ha sido capaz de ahorrar medio millón de pesetas a lo largo de su vida y tras 30 años metido en las instituciones. El que quiera o pueda creérselo, que lo haga. Pero es cierto que, si mañana mismo alguien demuestra que el presidente de la Junta tiene una cuenta en Suiza, no le queda otra que dimitir. Por contra, hay concejalillos anónimos —y más de una Pantoja— a los que tiene que haberles tocado la lotería más veces que a Roca. Y ni juran lo contrario ni están en la cárcel.


Difícil de Encajar
INSTRUCCIONES MAFIOSAS

«Quiero tranquilizar a los trabajadores a los que el antiguo alcalde y concejales del PP les han metido el miedo en el cuerpo. Les puedo asegurar que la única amenaza para ellos es la situación económica que el PP ha provocado en el Ayuntamiento. No se dejen arrastrar por quienes sólo les interesa manejar su miedo». Son palabras del primer edil de Gibraleón, Juan Serrato, cuando era un cimarrón al que su partido no había sido capaz de meter en vereda (je je) para que retirara esa moción de censura en la que participaron una tránsfuga y hasta un sabotaje televisivo. Ahora les ponemos el corte de la conversación con los trabajadores de la Televisión de Gibraleón de los concejales del PSOE José Martín Correa y Manuel Múrez: «Seguro que, si analizamos, hay llamadas telefónicas a miembros del PP. No vamos a hacer ningún miramiento, y como averigüemos quién es y le cojamos, ése se va a ir a la calle con toda la razón del mundo; y me da igual que un tribunal de Huelva diga que es un despido improcedente o lo que sea. Esto no va a suceder más, aunque tenga que poner una cámara en el culo a cada uno, ¿de acuerdo?»... ¿Tampoco se llama entonces al PP para contrastar una noticia o conocer su opinión? Le pregunto al alcalde.



FUNCIONARIOS DESALMADOS


No digo yo que en el seno del Gobierno andaluz o del PSOE no tengan que asumirse responsabilidades políticas por el infierno laboral que ha sufrido en dependencias de la Junta ese pobre hombre al que el juzgado de lo Social número uno de Huelva le ha terminado reconociendo una indemnización de 130.000 euros que, por supuestísimo, tendremos que pagar a tocateja entre todos con nuestros impuestos. En casos como éste, en el que el empleado viene recibiendo a lo largo del tiempo un acoso sistemático de parte de sus propios compañeros de trabajo, la responsabilidad negligente y culposa de los superiores jerárquicos resulta poco menos que evidente para cualquiera. Sin embargo, lo que en verdad horripila de estos hechos es la constatación de la actitud criminal mantenida durante años por un numeroso grupo de funcionarios públicos —adscritos al cuerpo de ordenanzas de la Junta— contra un tipo con el que se cebaron por la sencilla razón de que iba cada mañana a hacer su trabajo. Desde luego, hay que ser un auténtico desaprensivo para actuar así contra una persona que tiene tanto derecho como tú (si no más) a ganarse el pan con el sudor de su frente. ¿Quién es el disminuido en este caso?, cabría preguntarse. Permítanme dar la respuesta: la sociedad onubense. En su conjunto.


Piezas Perdidas


1) «Es una candidata acorde a los tiempos que corren, en los que basta simplemente con tener una buena envoltura. El problema es que, cuando le quitas ese envoltorio, descubres que detrás no hay nada». Reputado tertuliano de la Cadena Ser el pasado viernes por la noche, crucificando a la candidata de los socialistas franceses, Ségolène Royal, que hasta hace unos días iba a dar la «sorpresa» frente al «extremista radical» Nicolás Sarkozy... ¿A que les suena?

2) ¿Estaba al tanto a finales de 2006 Javier Barrero de que Rafael Barroso iba a denunciar a Juan Manuel Orta y Casto Pino? Entonces anunció el envío masivo de correos electrónicos de dossieres económicos de representantes del PP, y esto es lo único que ha salido hasta ahora. Por cierto: todas las promotoras relacionadas en la denuncia, ¿callan y otorgan en el pago de comisiones? ¿O freirán a querellas al denunciante?

3) La película que seguramente ruede a finales de año el oscarizado Steven Soderbergh en El Buitrón es sobre la vida del Ché Guevara, asesinado en el Andévalo. En la ficción, claro...
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 6 de mayo de 2007

Etiquetas: , , ,

12 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

¿que el chaves no ha conseguido ahorrar ni medio millón de pesetas al año? jeje. Ojalá algún día se destape su negocio en el cual no se moja ni las manos. El y ciertos "empresarios" sevillanos compran bienes a mansalva en subastas públicas, ya saben, naves, pisos, chalés embargados, tiradas de precio que luego venden sacando de beneficio un por ciento inimaginable.

06 mayo, 2007 22:29  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hombre, quien sí ha sabido ahorrar y gestionar bien su patrimonio son el alcalde de Aljaraque Juan Manuel Orta y su concejal de urbanismo Casto Pino, quienes según parece tienen un patrimonio cercano a 5.000 millones de pesetas con cotos de caza, cortijos, naves industriales, chalets de lujo, apartamentos, fincas, etc. Ahora bien, ante un asunto tan escandaloso ¿porqué calla el "estupendo" periodista Manuel Becerro? Será por lo bien que ha comido en los opíparos convites de sus amigos Juanma y Casto, o por las mañanas tan buenas que ha echado de cacería en el coto de caza de Alosno.

07 mayo, 2007 10:27  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Para empezar te diré que ni siquiera conozco personalmente a Casto Pino, te lo puedo jurar por lo más sagrado. Con Juan Manuel Orta sólo coincidí una vez en el Hotel Barceló de Punta Umbría en un foro-entrevista que le hizo el periódico en el año 2003, así que ya puedes ir detallando lugar, fecha y testigos de tanto convite opíparo que puedo haber disfrutado con ambos. Por lo que se refiere a mis aireadas monterías, no es ya que no me guste ni me interese lo más mínimo la cinegética: es que jamás he pisado un coto de caza en toda mi vida. Ni siquiera tengo una escopeta que echarme al hombro. Por último, gracias por lo de estupendo.

P.D.: Como la denuncia de Aljaraque esté tan bien fundamentada como este post cada vez más cobardemente anónimo (¡hasta tú te superas a ti mismo, jo!), va listo de papeles el pobre Rafael Barroso.

07 mayo, 2007 10:52  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Conclusión. Si te quieres hacer rico, métete a político.

07 mayo, 2007 16:26  
Anonymous Alberto ha dicho...

La imputación malintencionada al Sr. Becerro de amistades, cacerías, comidas.... rozan -si no lo son realmente- la calumnia más cobarde. Por favor, utilicemos las nuevas tecnologías y el anonimato que nos proporcionan para construir , aunque sea desde posiciones discrepantes, un debate enriquecedor y no insultante.

07 mayo, 2007 16:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo sí me acuerdo del foro del mundo de 2003 con el Sr. Orta, recuerdo que estuvieron presentes importantes personajes del mundo empresarial de Huelva vinculados a la construcción. Por cierto ¿dónde están ahora que no se les ve ni se les oye? Parece que, una vez recogidos beneficios, para estos empresarios el Sr. Orta y el Sr. Pino son ya dos juguetes rotos que hay que abandonar a su suerte.

07 mayo, 2007 21:07  
Anonymous Jaime ha dicho...

Manuel, el Siles se ha pasado hoy tres pueblos en su editorial contra Gómez Marín, ¿no? Creo que no se pueden perder los papeles de esa forma y entrar en el insulto personal, que si hipocondrias, orfidales, etc. Porque supongo que él también tendrá su tela que cortar.

Un saludo y enhorabuena.

07 mayo, 2007 21:09  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Al foro de EL MUNDO en el Barceló no acudió ni un solo empresario, ni constructor ni remolachero. Allí sólo estábamos cuatro o cinco periodistas y el alcalde de Aljaraque para hacerle una entrevista, que se publicó a doble página y en la que, por cierto, anunció (probablemente por vez primera, al menos en la prensa provincial) que no se volvería a presentar a la reelección en 2007.

Gracias a Alberto. Y a Jaime le digo que estoy plenamente de acuerdo con él y que imagino que el propio Siles se habrá dado cuenta hoy de que se ha pasado tres pueblos y medio. Creo que es el editorial más lamentable que he leído en mi vida. Y subrayo lo de editorial, ¿vale? Saludos a todos.

07 mayo, 2007 21:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Siles no se ha pasado nada en absoluto, incluso se ha quedado corto. En Huelva todos sabemos quien es Gómez Marín: es ese señor que escribe en El Mundo-Huelva Noticias aprovechándose de pseudónimos para insultar y vejar a cualquier persona que a él no le guste; es ese señor tan miserable y pesetero que vino una vez a Huelva a dar un pregón en Semana Santa COBRANDO una importante cantidad, deshonor en que no ha caído nunca ningún otro onubense pues TODOS los demás han dado sus pregones GRATIS; es ese señor que se presenta como escritor pero nadie sabe qué ha escrito, qué ha publicado y cuánto ha vendido. Manolo, cada vez te parece más a él, ten cuidado y no cometas sus errores.

08 mayo, 2007 20:53  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

Esto ya es lo que me faltaba por ver: un tipo criticando ¡desde el anonimato! que un periodista utilice un pseudónimo. Por otra parte, si en verdad te parece que Siles se quedó corto el otro día en el editorial del Odiel (modestamente, te recomiendo que leas o releas la columna que firmó este lunes Unquiles), permíteme aconsejarte lo de pedir una baja en el trabajo y acudir a tu médico de cabecera, aunque me temo muy mucho que puede ser ya demasiado tarde. Saludos.

08 mayo, 2007 22:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Unquiles ha insultado en sus columnas a casi todos los políticos de Huelva de adscripción política diferente a la del Partido Popular. Según tengo entendido, lo que cabrea a este señor es que a pesar de insultar e insultar intentando que le hagan caso, los políticos a los que intenta ofender le ningunean y no se molestan ni en contestarle.
EN CUANTO A GOMEZ MARIN REPITO LO QUE DIJE: ES UN PESETERO QUE CAYÓ EN EL DESHONOR DE VENIR COBRANDO A HUELVA A DAR UN PREGÓN DE SEMANA SANTA, cosa que nadie en Huelva ha hecho salvo él.

10 mayo, 2007 19:27  
Blogger Manuel Becerro Pérez ha dicho...

¿Unquiles cabreado? Je je. Se ve que lo conoces sólo de oídas, por lo que te dicen y cuentan de él. Leo a Rafa (sin lugar a dudas, una de las personas más entrañables que he conocido en toda mi vida; un tipo bueno de los de verdad) cada vez que escribe, y sólo se me ocurre preguntarte una cosa: ¿piensas que es lo mismo criticar que insultar? ¿Es lo mismo decir que tal o cual político realiza mal un trabajo institucional que llamarle a alguien viejo o reprocharle que se tiña mal el pelo o que tome orfidal? ¿Quién se está pasando y quién se queda corto aquí? Háztelo ver en serio.

10 mayo, 2007 19:40  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal