20 mayo 2007

UN TRIPUENTE PARA EL POETA BARRERO

EL ROMPECABEZAS ONUBENSE
Las Piezas del Puzzle
UN TRIPUENTE PARA EL POETA BARRERO



El camarada Khrushchev despotricaba contra los políticos en general advirtiendo que siempre respondían al mismo patrón de comportamiento: «Se ofrecen a construir un puente allí donde no hay río». El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, acaba de anunciar a muy pocos días de unas elecciones –¿pura casualidad, amigos de la Junta Electoral Provincial?– que construirá un megapuente sobre una zona declarada desde hace 24 años Paraje Natural por el propio Gobierno andaluz como es Marismas del Odiel.
Según Chaves, el superviaducto no sólo dispondrá de una doble calzada para cada sentido, sino que habrá sitio también para que, al mismo tiempo que los automovilistas, puedan atravesar la ría de Huelva desde los usuarios del tranvía (¿cómo es que no se le da más bombo a ese metropolitano de regalo?) hasta un pelotón ciclista, amén de todos los peatones que deseen pasear por las zonas ajardinadas que también se sugieren en el proyecto. En suma, que terminaremos riéndonos todos del puente más largo del mundo, que es el del Odiel, según les consta a los socialistas que consta en el Libro Guinness de los Récords. Y eso por no mentar la panacea del Puente Sifón...
Se arriesgan hipótesis políticas sobre el sentido último del anuncio presidencial. ¿Estaremos ante la prueba definitiva de la desesperación que genera en las filas del PSOE la figura de Pedro Rodríguez, el único alcalde popular de capital de provincia andaluza al que los sondeos de la Cadena Ser no se atreven a sacarle ni un solo concejal de los 16 que obtuvo en 2003? ¿O tal vez el tripuente responde a la urgencia de arañar votos como sea allí donde sigue gobernando José Carlos Hernández Cansino, ese alcalde letrado capaz de obtener una condena expresa del TSJA contra el sectarismo del Ejecutivo que preside el secretario general de los socialistas andaluces?
Y a todo esto, Javier Barrero empieza a romper como poeta. Eso de que el puente de todos los puentes anunciado por Chaves se convertirá, gracias a la UTE del empresariado onubense, en «las tres carabelas del siglo XXI para Huelva», es para concederle directamente el Premio Juan Ramón Jiménez. ¡Menudo pregonero va a tener la Virgen de la Peña cualquier primavera de éstas! ¡Pedazo de lagrimones que pueden saltársele al más pintado con ese verso florido, con tanta metáfora colombina que no se sabe bien si rimará mejor visualmente con el Monumento a la Fe Descubridora o con el Polo Químico! Vamos a terminar con los vellos como escarpias todos si los aguafiestas del Patronato de Marismas del Odiel no salen oficialmente a arruinarnos los sueños de alquitrán del cierre de la campaña electoral...
«Punta Umbría a sólo cinco minutos». Seguro que a los promotores del Ensanche Sur no se les pudo ocurrir mejor eslogan comercial, ¿verdad? Este puente versado por el líder de los socialistas onubenses nace en verdad para contentar a ese poderoso espectro sociológico que custodiaría la llave del poder municipal y que algunos piensan que, como el zorro de El Principito, quiere ser domesticado. Estos son los rituales exigidos por el animal, que llorará densamente cuando estos amigos tengan que irse.


Difícil de Encajar
AGRAVIOS COMARCALES


Dicho todo esto, permítannos expresar el agravio de toda una comarca, la del Andévalo minero, cuando las administraciones públicas se ponen a hablar de infraestructuras en la capital y su área de influencia. Y más ahora que no se puede culpar al Gobierno de castigar políticamente a una serie de pueblos que nunca votan al PP. El histórico escoramiento a la izquierda del centro geográfico de la provincia no le renta lo que debiera cuando el PSOE gobierna en Sevilla y Madrid y se evaporan las excusas. Se nos explica que, por sentido común, hay que atender primero las necesidades de las localidades con volúmenes más importantes de habitantes, sin que nadie valore la sangría demográfica que supuso el cierre de la mina y que sigue sin restañarse a día de hoy. Por eso duele tanto que luego encima se pongan tiquismiquis los del aparato provincial con macroproyectos urbanísticos como el de El Granado, que podrían ayudar lo suyo a no dejar expedita esta tierra para los conejos de los cazadores más señoritingos del mundo. El saldo de la campaña electoral no puede ser más conclusivo: tres puentes para Huelva y la 435 sin desdoblar. Probablemente ni Aznar lo habría hecho peor.


¿VOLVERÁN LOS TRIPARTITOS?

A una semana de las elecciones municipales, se especula sobre la posibilidad de fraguar tripartitos en muchos pueblos donde se antoja muy complicado que alguien pueda hacerse con la mayoría absoluta. Y eso que venimos de unos mandatos que han resultado paradigmáticamente convulsos en la mayoría de municipios en que hubiera un gobierno a dos bandas. Tanto el «pacto de progreso» de PSOE e IU como los acuerdos fraguados en 2003 por el popular Curro Pérez y el andalucista Miguel Romero han echado chispas desde el primer minuto, pero eso no está siendo óbice para que algunos sigan soñando a día de hoy con carambolas políticas que terminen llevando a la oposición al partido que más votos obtenga en las urnas. Si no me equivoco, el último tripartito del que queda constancia en esta provincia fue el urdido en 1999 por Carlos Sánchez en Bollullos para finiquitar dos décadas de poder comunista. Al PSOE no le importó pactar con el PP con tal de sacar a IU del Ayuntamiento, pero el PA abandonó el barco a los dos años para intentar sobrevivir con Camacho. Si difícil es cerrar un acuerdo a tres, más aún es mantenerlo en el tiempo. Pero los hay dispuestos a asumir el riesgo de quedarse al final en la estacada y con la cara de tonto.



Piezas Perdidas

1) Euforia en la UGT y en el PSOE al revalidar el sindicato amigo su mayoría en la Diputación Provincial, lo que garantiza otros cuatro años de paz y concordia absolutas. Imagínense el gozo que puede estar experimentando Paco Sánchez, quien a una semana de las elecciones políticas acaba de echarle la perlita a su bloque. Alegría desbordante también en Comisiones Obreras, que ha triplicado su representación. A ver quién mejora esos resultados comparativamente. La cruz le toca soportarla a CSI-CSIF, que purga sus culpas con este desplome que los deja absolutamente en fuera de juego.

2) Que Manuela Parralo no haya concedido una sola entrevista a este diario desde su designación como candidata, ni en precampaña ni en campaña electoral, ni antes ni después de lo de su hija, dice muy poco de la talla política de una mujer que se supone que aspira a ser la alcaldesa de todos los onubenses. Quienes aplaudan su decisión, que luego no se las den de demócratas ni se solidaricen con el veto del PP a Prisa.
Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 20 de mayo de 2007

Etiquetas: , , , , , ,

4 comentarios:

Blogger Cabezota sin remedio, corazón enorme ha dicho...

Me ha gustado la idea de ese megapuente. Lo que no entiendo es cómo se les ha ocurrido a los socialistas.

20 mayo, 2007 14:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Cuando se trata de realizar obra públicas importantes que benefician enormemente a Huelva, siempre tiene que saltar algún Sevillano o algún vendido a los Sevillanos que se oponga al desarrollo de Huelva. La idea del puente es buena y además se trata de una infraestructura necesaria y quien se opone no es más que un antionubense que quiere que por su mezquinoes intereses sigamos en el aislamiento de siempre. Entonces ¿por qué no puede construirse el puente Huelva-Punta Umbría? A Sevilla de una tacada le construyeron el puente de Don Paquito, el del Carajillo, el de Mapfre y el de los Leperos, y nadie se quejó.

20 mayo, 2007 22:43  
Anonymous john_smith ha dicho...

Para Sevillano el que ha tenido la genial idea. Dudo mucho que ese megaproyecto siga adelante, por las implicaciones ecológicas que supone así como urbanísticas, porque una Punta Umbría "a 5 minutos" podría quedar como el Aljarafe sevillano, un maremagnum de adosados, con atascos a la más mínima. Eso es lo que los socialistas entienden por "progreso". Será que Manolo Chaves tiene un chalé en Punta y quiere una conexión directa sin tener que entrar por Huelva, no sea que salga escaldado.
Supongo que el señor Becerro no se dignará a responder eso de que es un vendido o un antionubense, no es plan de entrar en el juego de los anónimos "socialistas" que siguen la máxima marcada por sus poetas/intelecturales como el señor Barrero, con ese "quien se oponga al puente tendrá enfrente al PSOE", o lo que viene siendo lo mismo: conmigo o contra mi. Un saludo

21 mayo, 2007 00:14  
Anonymous Anónimo ha dicho...

El nuevo puente para Punta Umbría es necesario desde hace años. De una tacada se solucionaría el problema del tráfico que va a Punta y el que va a Aljaraque al tener cada población su propio puente. No entiendo porque se opone Vd. al proyecto, Sr. Becerro, porque creo que todos deberíamos apoyarlo y estar unidos para conseguirlo, al margen de cuestiones ideológicas.

21 mayo, 2007 09:12  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal