16 julio 2008

Descripciones portuarias

Probablemente la ejecutiva provincial del PSOE que salga del congreso del próximo sábado sea la más renovada en sentido estricto tanto a nivel andaluz como español. A nadie puede escapar a estas alturas que la clave está en la salida de Javier Barrero y el consiguiente estrellato orgánico de Mario Jiménez, que implicará muchos más cambios por pura lógica generacional. Gente del perfil político de la diputada provincial de Cultura, Elena Tobar, será llamada para visualizar la apuesta por la juventud y la mujer de Rodríguez Zapatero en la dirección federal. En el no tan remozado aparato andaluz, Chaves ha esgrimido la figura de Rafael Velasco para justificar la ausencia de una Leire Pajín en los puestos de mando del partido, pero aquí quieren ser más papistas que el Papa y a buen seguro que habrá una pizpireta sin complejos irrumpiendo en el top five, llámese Elena o como quieran llamarla. En este sentido, se ha hablado de la senadora por la comunidad autónoma María José Rodríguez, quien por cierto podría dejar el hueco en la Cámara Alta que reclamara la semana pasada la nueva secretaria de Relaciones Institucionales y Política Autonómica, Mar Moreno. La vuelta de María José a la política huelvana sería un segundo guantazo consecutivo a Manuela Parralo, la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Huelva, a la que todavía le picará la cara de ver a José Juan Díaz Trillo llevando Medio Ambiente; esto es, informando supuestamente al secretario general de los socialistas y presidente de la Junta cada semana de lo bueno y de lo malo por corregir de la gestión de la consejera del ramo, Cinta Castillo, en las propias narices de la doña (cosas veredes). Permítanme romper una lanza por la mujer de Álvarez Checa, a la que están toreando como a un pobre becerro —lo digo para que compruebe fehacientemente que no es mi intención humillarla— diciéndole hace un año que pico y pala para desbancar a Perico Rodri de la Alcaldía, y que ahora le niegan unos galones orgánicos que seguirán colgando ruidosamente de la pechera del ex candidato Pepe Juan. Para ciertas cosas, no hay derecho ni perdón… Por lo demás, es acertado colocar al valverdeño Pepe Cejudo de presidente del partido, como sería lógico hacer todos los esfuerzos necesarios para mantener al alcalde de Chucena y portavoz en la Diputación, Ignacio Caraballo, coordinando la acción política del PSOE en la comarca del Condado. Si sitúan en la vicesecretaría general a Cinta, se cerraría el círculo de tiza renovador, y habría que reconocer entonces que, orgánicamente, nunca hubo tantos socialistas onubenses en puestos de responsabilidad. Qué lástima que la coyuntura no la pueda aprovechar la militancia, que observa los movimientos con más lejanía que indiferencia, como si el barco no fuera a volver jamás al puerto.


Publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 17 de julio de 2008

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Manolo:

Me gustaría que nos dieras tu opinión acerca de la noticia de la Mancomunidad Andévalo que ha publicado Huelva Informacion hoy, y si sabes algo más del tema.

Muchas gracias

17 julio, 2008 14:00  
Blogger Manuel Mª Becerro Pérez ha dicho...

Si no creo en las diputaciones, menos puedo creer en las mancomunidades, que están para lo que están. Sólo el agua da dinerito, y ahí vamos al modelo único siguiendo los pasos de Sevilla. La Mancomunidad del Andévalo es una representación exacta de los ayuntamientos que la sostienen, donde falta dinero y sobran sueldos públicos. Si en el Condado se está echando también el cierre en algún que otro ente supramunicipal, qué no va a pasar ahí o en la Cuenca Minera. Lo que hay que preguntarse es desde cuándo la situación es así de lamentable, porque me da en la nariz que la cosa habrá estado más o menos siempre igual, lo cual haría absolutamente injustificable ese montaje político-administrativo. Saludos.

17 julio, 2008 17:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal