30 abril 2008

Otro 'patapum' incomprensible

Salió a la palestra la semana pasada José Elías Beltrán, a la sazón alcalde de Beas, para reclamar a sus ex compañeros socialistas Javier Barrero y Mario Jiménez un debate televisado sobre el destino final de los más de 700.000 euros en subvenciones perdidas para siempre bajo el mandato de Rosa Beltrán. Y, en vez de recoger el guante que le habían lanzado en toda la cara, el secretario de Organización del PSOE de Huelva le acaba de exigir al regidor beasino que haga públicas las cuentas municipales pero desde que él asumió el cargo en abril de 2006, lo cual nos obliga a todos a hacer un engorroso sobreesfuerzo de interpretación. Porque ¿a qué se está refiriendo exactamente el parlamentario moguereño? ¿Qué nos está queriendo decir si en verdad esto no es el típico despeje defensivo de balón en el área chica, el socorrido patapum p’alante con el que tantas veces resuelven el debate político los Javier Clemente de la representación pública? Pregunto: ¿tal vez Jiménez nos alerta, con la boca chica, de que se siguen cometiendo irregularidades contables en ese Ayuntamiento de la mano del antiguo concejal de Economía? ¿Podría haber asuntos sonrojantes en los números que con celo custodia el actual equipo de gobierno municipal? En tal caso, el número dos del partido hegemónico estaría obligado (y esto sí que es una hipótesis, insisto, que no hablamos del oleoducto de Gallardo) a dar pelos y señales del dinero para inversiones que habría desaparecido nuevamente como por arte de magia del Consistorio. ¿O lo que insinúa quizás es que un alcalde de lo que tiene que dar cuenta única y exclusivamente es de su gestión y no de los que lo precedieron en el cargo? Planteado de otra forma: un primer edil, ¿no puede dedicarse a levantar las alfombras del poder, por alguna regla no escrita pero con tanta fuerza consuetudinaria que se le puede recordar admonitoriamente a través de los medios de comunicación? Pues menudo ejemplo han dado Juan Serrato y Pepe Martín, ¿no?... Es que si no es ni por A ni por B, ¿a qué viene la petición de Mario, cuando lo único que hay aquí es una resolución imparable del Tribunal de Cuentas ordenando el embargo del patrimonio personal de la ex alcaldesa del PSOE por la constatación de que no se ha justificado el destino final de un auténtico dineral ingresado por el Ayuntamiento para ejecutar una serie de obras que nunca se llevaron a cabo? Bastante trabajo está provocando ya la fiscalización de las cuentas de entre los años 2004 y 2006 como para ponernos ahora a echar otros números. Más aún si los socialistas mantienen que al final se va a demostrar fehacientemente que aquí nadie se ha llevado un céntimo. ¿Verdad que sí?



Publicado en EL MUNDO Huelv a Noticias el 1 de mayo de 2008

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal