29 marzo 2009

Fenómeno extraño de la política local

Hay fenómenos extraños en las instituciones onubenses a los que los expertos no son capaces de encontrarle una explicación político-científica sensata, así pasen los años. Es el caso del Ayuntamiento de Riotinto, gobernado por la socialista Nuria Hernández gracias al apoyo del andalucista Pedro Gallego, un hombre que, en cuanto tuvo en sus manos la ansiada llave del cambio, prefirió tragársela a abrir la caja de Pandora con la que amenaza el PSOE a todos los pueblos que se le caen del cartel. Su pacto de gobierno —desautorizado por la dirección provincial del PA después de usarlo para intimidar a IU en las frustradas negociaciones por la Alcaldía de Campillo— se demuestra indestructible aun cuando el concejal de Turismo no está liberado y forma parte de la atribulada plantilla de Nature Pack, otra empresa que fracasó estrepitosamente en el intento de diversificar la economía de la Cuenca. Llevan los trabajadores con dos meses de retraso en el pago de las nóminas y ya ven que ni estalla crisis municipal alguna ni se espera tal cosa a corto o medio plazo. ¿Tendrá especial interés la Junta de Andalucía en arreglar el conflicto? Porque una de dos: si se abre el suelo bajo tus pies y sigues en tu sitio, o tienes alas o te has cargado de un plumazo la ley de la gravedad.
De 'El Rompecabezas Onubense', publicado en EL MUNDO Huelva Noticias el 29 de marzo de 2009

Etiquetas: , ,

2 comentarios:

Anonymous PEPE ha dicho...

Soy un seguidor habitual de este blog aunque es la primera vez que dejo un comentario. Respecto a este articulo me gustaria decir que el tal Pedro Gallego no es concejal del PA en Riotinto sino concejal no adcrito al haber sido expulsado del PA y en El Campillo en ningun momento el concejal de IU estuvo en predisposición de pactar con el PA siguiendo las consignas de los dirigentes provinciales, desoyendo a la Asamblea local.

31 marzo, 2009 21:37  
Blogger Manuel María Becerro ha dicho...

Hola, Pepe. Lo que dije es que, tras las elecciones de 2007, la dirección provincial del PA usó el caso de Riotinto para exigir la Alcaldía de Campillo, nada más. Tanto en uno como en otro pueblo quedó claro que las ejecutivas provinciales no son capaces de domeñar a los concejales de pueblo.
Sobre Pedro Gallego, el morbo está en ver si Nuria lo mete con calzador en la candidatura electoral de 2011, lo cual sentaría muy mal a mucha gente.
Un saludo y gracias por pasar por aquí habitualmente.

01 abril, 2009 14:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal