25 marzo 2010

El balanceo

El contenido del auto de archivo del caso Ibercons compone una suerte de manual para la extorsión político-empresarial efectiva e impune. Instrucción 4 de Huelva concluye que es «indiscutible» que al dueño de la constructora le pidieron —entre otros, el líder del PSOE de Punta Umbría— un «favor político» (que renunciara a una obra adjudicada), pero añade que sólo «aisladamente» se puede entender esto como una amenaza porque, en medio de la conversación, también le dijeron al empresario que, si seguía en sus trece, remodelara la Plaza de la Sal del Portil.
En suma, que puedes pedir favores políticos tranquilamente advirtiendo, en nombre del alcalde, que «tú has trabajado mucho con este Ayuntamiento y, si quieres seguir, pues tú lo piensas y lo ves». Porque basta con añadir, a modo de coletilla, que si no hay acuerdo pues no hay favor y, por lo tanto, no tendrías forma de quitarle esa obra (que no las siguientes, claro está). Mientras no acotes expresa y tontamente que estarías dispuesto a romperle las piernas, tú tranqui total, que archivamos fijo.
De todas formas, lo más flipante es lo de que «no puede afirmarse con la rotundidad necesaria en un proceso penal que el escrito de renuncia a la adjudicación no fuera presentado por la empresa Ibercons y firmado por su representante o por cualquier persona no determinada a su ruego». O se rebela la federación nacional de calígrafos o van todos al paro.

Etiquetas: ,

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Manolo, para haber estudiado derecho no tienes ni idea. Se nota que has aprobado con chuletas. La sentencia dice lo que dice y no lo que a tí y a tus amigos del PP le gustaría que dijese. La realidad es que el Abogado José Carlos Hernández Cansino (afiliado al PP) urdió un repugnante montaje usando a su cliente Ibercons para hundir al alcalde de Punta Umbría que es del PSOE, grabando de manera ilegal y oculta conversaciones con técnicos y concejales del Ayuntamiento de Punta Umbría y dictando el Juez el archivo porque no había ninguna clase de delito. Y también es la realidad que el irresponsable del Abogado ha hundido a su cliente Ibercons, a su dueño y a sus trabajadores, porque como te puedes imaginar, a Ibercons no la va a contratar ningún ayuntamiento, ni del PSOE ni del PP, porque sus alcaldes no se van a fiar de un empresario que les puede grabar ilegalmente. El Abogado Sr. Hernández Cansino ha hundido a su cliente, le ha asesorado mal y le ha liquidado empresarialmente. Para tener abogados como ese, mejor no tenerlo.

17 abril, 2010 09:07  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Jopé Manolo, te lo archivan todo. Decías que el caso del antenazo de Gibraleón terminaría con gente en la cárcel y va el Juez lo archiva porque no había delito, lo mismo con el caso de la denuncia contra Barrero y lo mismo con la denuncia contra el alcalde de Punta Umbría. Y en cada caso eran jueces distintos. Chico, no hay peor abogado que el que cuando pierde los casos le echa la culpa al Juez ¿no será que no tienes ni repajolera idea de derecho?

27 abril, 2010 16:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal