01 diciembre 2005

Modelos

Resulta cuanto menos curioso que, siempre que se hacen análisis sobre el Partido Popular de Huelva y las instituciones que aún conserva, de un tiempo a esta parte se estén configurando como dos modelos de gestión claramente diferenciados y, en cierta medida, contrapuestos. Por un lado, tendríamos al magno Ayuntamiento de Huelva, con el presidente provincial del PP y parlamentario andaluz, Pedro Rodríguez, a la cabeza y una mayoría de agradecidos incondicionales alrededor. Por el otro, estarían los consistorios metropolitanos de Palos y Gibraleón, bastiones históricos de los populares donde Carmelo Romero y José Luis Rodríguez —este último, con enormes dificultades aritméticas tras el bofetón sin mano de Esperanza Ruiz— siguen ejerciendo de monarcas absolutos, mal que les pese a tantos. La capital pecaría, como siempre, de ombliguismo. Los gobernantes andarían demasiado ensimismados en la resolución de los problemas municipales y, por decirlo de algún modo, no serían capaces de ver más allá del Torrejón. Así, Perico estaría olvidando a menudo el prisma partidista (por ejemplo, en mancomunidades de viejo o nuevo cuño), lo que iría en detrimento de la organización política que le reconoció hace unos meses como su verdadero líder provincial y como el que tiene que sacarle las castañas del fuego en una coyuntura ciertamente complicada. Por contra, quienes estarían siempre pensando en la formación de sus amores desde sus centros de poder respectivos, los que por tanto estarían haciendo partido en el día a día de su gestión —aun velando por los intereses de sus conciudadanos—, serían los dirigentes palermos y olontenses, capitaneados por Carmelo (recuerden su último escorzo: la fallida OPA hostil contra la Mancomunidad de Desarrollo Local del Condado) y por el nunca ausente José Luis, quien con dos años de antelación ha iniciado la campaña electoral de las municipales confiando la suerte de su acta de diputado regional a que el PSOE puede tener aún mucho que perder con un candidato como Juan Serrato. Pero a lo que íbamos: hay quienes parecen muy interesados en marcar distancias respecto al alcalde de Huelva y su visión política de las cosas, sobre todo desde la óptica partidaria y supramunicipal, aunque siempre lo hagan a través de terceros y sin mancharse los trajes. ¡Con lo fácil que habría sido, digo yo, aprovechar el último congreso provincial para presentar una tercera candidatura o sumarse sin vergüenza alguna a la del valiente José Carlos Hernández Cansino para plantar cara ahí donde se debe! Pero no. Como la zorra del cuento, debieron de pensar que las uvas estaban aún algo verdes. Aunque a algunos les quede media hora en política, nada más.

Del archivo de EL MUNDO Huelva Noticias

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal