06 abril 2009

Momento y resultado

Han dicho fuentes socialistas a El País que la vuelta de Chaves a Madrid se cerró hace «varios días», que no son semanas. Eso cuadraría con el hecho de que hace muy poco tiempo también presidiera en el hotel NH Eurobuilding la históricamente deslavazada interparlamentaria andaluza para presumir de musculatura electoral frente al Gobierno central.
Una vez tome posesión como vicepresidente del Ejecutivo de Zapatero, y atendiendo a las responsabilidades que todos los medios le atribuyen, a buen seguro que no le hará mucha gracia que otros barones territoriales (claro que estoy pensando en el iznajeño José Montilla) acudan a la capital del Reino para remedarlo con interparlamentarias incluso más decisivas y exigentes dentro del mapa político nacional, en un concurso digno de la televisión pública canaria por ver quién la tiene más grande. Por eso me da en la nariz que la decisión de Chaves de aceptar marcharse es muy pero que muy reciente en el tiempo, puede incluso que inmediatamente posterior a ese último viaje en un AVE con la sala VIP atestada de cargos institucionales y orgánicos del PSOE andaluz.
Se demuestra, por otro lado, la habilidad política del adulador presidente del Gobierno, el señor José Luis Rodríguez. Ha sabido dar caza al último dinosaurio regional, la pieza orgánica que le quedaba por cobrarse, atacándole por el único flanco expugnable: el del ego personal. Cuando ya has sido diputado nacional, ministro y presidente autonómico, ya sólo se te pueden regalar los oídos con una vicepresidencia estatal. Si encima te autorizan a llevarte a Madrid a quien quieras y a dejar en Sevilla a quien te dé la real gana, pues eso: te sientes efectivamente más poderoso que nunca, aunque en realidad lo único que pretenda el ofertante en el fondo es quitarte de enmedio y que corra por fin algo de aire.
En definitiva, que Zapatero le ha dao a Chaves en to'l bibi, que diría un castizo.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal